La educación de niños pausados…

taburete-reloj-de-arena

El niño apresurado:

Hoy, los niños crecen más rápido. Los tenemos más ocupados con diversas actividades, sobre todo, las extraescolares. Como bien dice David Elkind, psicólogo estaunidense en su obra “El niño apresurado: crecer demasiado rápido demasiado pronto” en 1989, los padres programan en exceso las actividades de los niños, a recargar sus agendas, hacen que los niños no tengan tiempo para ser niños. No les dan un tiempo para relajarse, jugar o dejar que su imaginación divague. No tienen tiempo para la lentitud.

Ésta es una actitud que tienen muchos de los padres de nuestra sociedad. Los niños no nacen obsesionados por la velocidad y por la productividad, sino que, somos nosotros quienes los adiestramos para que sean así.

Los estimulamos a que se conviertan antes en consumidores, a que se cargen de responsabilidades de adultos… Incluso en las escuelas les enseñamos a que se rijan por el reloj y a emplear el tiempo de la manera más eficaz posible. Los maestros cuando programan y desarrollan la programación de aula, lo hacen en muchas de las ocasiones con un criterio temporal: “En el primer trimestre tenemos que ver las tablas de multiplicar del 2, la del 5, y la del 10″.

Además de todo esto, de la premura del tiempo, medimos el éxito en nuestra sociedad a través de la competencia. La competencia en sí no es mala. Se convierte en perniciosa cuando existe una presión por mantenerse en la cabecera. Cuando la escuela se convierte en un campo de batalla donde lo único que importa es ser el primero de la clase, tendremos que pensar que algo mal estamos haciendo.

En Asia Oriental, por ejemplo, el sistema educativo se basa en el principio del “infierno de los exámenes”, donde los niños se pasan horas y horas de estudio para mantener el ritmo. Pues este modelo lo está imitando el mundo anglosajón en una carrera por obtener mejores puntuaciones en las pruebas internacionales. Este modelo conlleva a que los sistemas educativos contemplen la exigencia de llevar deberes para casa, más exámenes y un programa de estudios más rígido.

La necesidad de un aprendizaje más lento:

En relación con el aprendizaje, Kathy Hirsh-Pasek, profesora de psicología infantil de la Universidad Temple de Filadelfia llevó a cabo un estudio con 120 niños en edad preescolar. La mitad iban a guarderías que hacían hincapié en la interacción social y un enfoque divertido del aprendizaje; la otra mitad iban a otra guardería donde los apresuraban hacia los logros académicos. Los que procedían de un entorno más relajado y lento estaban menos inquietos, más deseosos de aprender y más capacitados para pensar de un modo independiente. Además escribió una obra: Einstein nunca memorizó, aprendió jugando donde llega a la conclusión de que el juego es el mejor método para que los niños aprendan. Además de desmontar los mitos que ha difundido la industria del aprendizaje acelerado y las modas de hiperestimulación. “Cuando se trata de criar y educar niños, la creencia moderna de que “más rápido es mejor” y que debemos “hacer que cada momento cuente” es evidente que los niños aprenden mejor y desarrollan una personalidad más completa si aprenden de una manera más relajada, menos estricta, menos apresurada”.

Llevar un estilo de vida apresurado tiene un precio, incluso para los niños pequeños: trastornos estomacales, dolores de cabeza, insomnio, depresión y problemas de alimentación, todo ello debido al estrés. Además, los niños que no duermen bien corren el riesgo de estar por debajo de su peso ideal porque durante el sueño profundo se libera la hormona del crecimiento.

bigstock-Slow-Traffic-Sign-With-Clouds-1373892

Slow Schooling (Escolarización Lenta):

La idea moderna de la infancia como una época de inocencia e imaginación surgió del movimiento romántico, que empezó a extenderse por Europa a finales del S. XVIII. Hasta entonces se había considerado a los niños adultos en miniatura, a los que era preciso dar empleo lo antes posible.

En cuanto a la educación, el filósofo francés Jean-Jacques Rousseau anunció los cambios atacando la tradición de enseñar a los niños como si fueran adultos. En Emilio, el tratado que marcó un hito sobre una escolarización infantil acorde con la naturaleza, escribe:

La infancia tiene su propia manera de ver, pensar y sentir, y nada es más necio que intentar sustituirla por la nuestra”.

En el mundo actual, los educadores y padres están volviendo a tomar medidas para dar a los pequeños la libertad e ir más despacio, de ser niños. Maurice Holt, profesor emérito de educación en la Universidad de Colorado publicó en 2002 un manifiesto en el que pedía un movimiento de alcance mundial por una “Slow Schooling” (Escolarización Lenta). Su manifiesto viene a resumir que volcar sobre los niños información con la mayor rapidez posible es tan nutritivo como engullir un Big Mac. Es mucho mejor estudiar a un ritmo más lento, tomarse tiempo para explorar los temas más a fondo, establecer relaciones, aprender a pensar y no a aprobar exámenes. Si comer con lentitud excita el paladar, el aprendizaje lento puede ensanchar y vigorizar la mente.

El trabajo a conciencia tiene su lugar en la clase lenta, pero en vez de estar obsesionados por los exámenes, los objetivos y los horarios, se debe proporcionar a los niños la libertad de enamorarse del aprendizaje.

Rudolf Steiner fue el pionero en una educación opuesta al aprendizaje acelerado. Steiner creía que nunca debería apremiarse a los hijos para que estudiaran lo que sea antes de que estén preparados para ello. Estaba en contra de enseñarles a leer antes de los 7 años. Creía que debían pasar sus primeros años jugando, dibujando, contando cuentos y aprendiendo cosas de la naturaleza. Rechaza de lleno los horarios rígidos que obligan a los alumnos a saltar de una asignatura a otra porque así lo demanda el reloj, es mejor dejarles estudiar un tema hasta que se sientan dispuestos a pasar a otro.

Fuente: Estilo De Vida Slow

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s