Digamos no a la propaganda que avala el castigo físico…

Es increíble la variedad de propaganda que circula en las redes sociales que valida la violencia y que ve como algo natural  propiciar  golpes a los niños. Y lo insólito y peor no es la propaganda en sí, sino que los comentarios de la gente, que falta poco para que celebren el hecho de que tuvieron una infancia donde el castigo físico era la manera que sus padres adoptaron para “educar”, “poner límites”, teniendo la intención que en un futuro fueran adultos “de bien”. He llegado a ver comentarios como: “Los papás de antaño sí que sabían hacerse respetar”. ¿De qué respeto hablan?, ¿desde cuándo el golpear a un niño fue sinónimo de respeto?

lacroqueta.com_1401131247

Sé que muchas de las personas que aún ven como algo normal recurrir al castigo físico como método de educación, tratan de convencerse de su efectividad diciendo: “Mi mamá me pegaba y aquí estoy, no soy ni traumado, ni tengo problemas”, “gracias a que mi mamá me pegó no soy ni vago, ni delincuente”. No obstante, les digo que no todo lo que se puede ver a simple vista es la realidad. Para darnos cuenta y tomar conciencia de todo lo que llevamos en nuestra “mochila” de experiencias, hay que darnos el tiempo de sumergirnos en nuestra historia de manera “consciente”.

No es un trabajo fácil. Una vez te embarcas en el viaje salen a flote un sinnúmero de heridas que cada uno de nosotros lleva. Heridas de distinto tipo, unas más intensas que otras. Lo fundamental es hacernos conscientes de estas para su posterior sanación. Asimismo la aceptación y el perdón juegan un rol fundamental.

11156342_1565976660319729_8394592209267426761_n

Con este artículo mi intención no es juzgar a aquellos padres que recurrieron a dichos métodos a la hora de proporcionar “educación” a sus hijos, una educación que creían era la correcta. Muchos de estos padres solo siguieron modelos impuestos y quizás no tuvieron la capacidad de tomar conciencia y pensar que tal vez existían otros paradigmas educativos basados en el respeto. ¿La causa?, puede que hayan sido sus estilos de crianza (basados en golpes), la sociedad, la presión, la falta de información…, pueden ser muchas; aunque para mí ninguna justificable.

Es por eso que cuando aún veo circulando estas imágenes y fotos, me digo ”Cuánto nos queda aún por sanar, por tomar conciencia”.

Sé que hoy en día más que escuelas para niños necesitamos escuelas para “padres”, y no solo para padres sino escuelas para TODOS. Escuelas que nos ayuden a “desaprender” y “reaprender”. Que nos reeduquen y nos ayuden a replantearnos nuestras creencias. Que nos ayuden a tomar conciencia de nuestros condicionamientos. Porque somos una sociedad condicionada, es la verdad. Condicionada por la familia, la sociedad, la educación, la cultura… Escuelas que nos ayuden a SANAR. Siempre he dicho que los que requerimos urgentemente una educación liberadora e integradora somos “nosotros” los adultos.

Como una vez leí de Chamalú:

“Precisamos escuelas para desaprender para adultos, liberarlos de tantas creencias  falsas y hábitos inoportunos”.

A veces sueño y me imagino a padres de la mano de sus hijos caminando felices en dirección a sus escuelas. Escuelas donde los hijos descubren y aprenden poco a poco su rol y/o misión en la vida, y escuelas donde los padres reaprenden y toman conciencia de su rol como padres, guías, maestros, amigos. Ustedes me dirán, ¿pero actualmente dónde están estas escuelas para padres? Yo les respondo y los invito a hacer un simple ejercicio: Llama a tu hijo, míralo a los ojos, de manera sincera, entregada, ya verás que al cabo de segundos podrás darte cuenta que por el momento…, él es tu mejor escuela.

Digamos no a los golpes contra nuestros niños. Digamos no a la propaganda que no hace otra cosa que avalar el castigo físico como método educativo. 

Al conectarnos verdaderamente con nosotros y por consiguiente con nuestros peques, se darán cuenta que  los golpes y métodos poco conscientes de educación serán algo del pasado, lejano…, será solo algo necesario de aceptar, sanar y perdonar, pero nunca de MANTENER y PERPETUAR.

Por Evelyn E.

Este libro puede ser de tu interés: “Las cinco heridas que impiden ser uno mismo”

 O artículos como este: Las 5 heridas de la Infancia.

5 pasos para sanar nuestras heridas emocionales.

Anuncios

One thought on “Digamos no a la propaganda que avala el castigo físico…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s