ABRE LA PUERTA AL NUEVO AÑO. CREA TU VIDA

206036_244218645599180_154317147922664_868423_5134251_n

 

“Me merezco lo mejor y lo acepto ahora mismo

Falta poco para que comience el Nuevo Año. Podemos ver en las redes sociales y como nuestro entorno se ha teñido de  miles de bellos deseos que hablan de amor, paz y pYosperidad para todos. ¿Y si te dijera que sí puedes crear toda esta vida de amor y abundancia que vemos estos días en los deseos de Año Nuevo? Porque los deseos son para cumplirlos y está en nuestras manos que esto sea posible.

En esta oportunidad quise dedicar este artículo a Louise Hay. De esta manera siento que le doy gracias al Universo por haberla puesto en mi camino, ya que con sus enseñanzas y sabiduría me ha hecho entender que las respuestas para lograr todo lo que queremos, necesitamos y deseamos en la vida están dentro de nosotros. Afirmando lo que deseamos, podemos lograr que se manifieste.

“Estoy en paz en donde estoy. Todas mis necesidades y deseos son realizados”

Cuando cruzamos por problemas, muchas veces lo más fácil es buscar las soluciones fuera de nosotros. Sin embargo te digo que todo eso que buscas lo encontrarás dentro. Todos poseemos un poder y una sabiduría infinita que nos ayuda a experimentar la vida que tanto anhelamos. Lo importante es confiar y recuperar este poder.

Somos los creadores de nuestra vida, día a día la vamos creando con cada pensamiento, sentimiento, palabra que emitimos. Somos seres ilimitados y el Universo está aquí esperando que estemos listos para aceptar todas las bendiciones que tiene para entregarnos. Abre tus brazos y siéntete merecedor de lo mejor, lo que emites te será dado.

Haz que este nuevo año sea el mejor de tu vida. Afirmando cada día todo lo que deseas y anhelas, al mismo tiempo que te llenas de gratitud por lo que ya experimentas. Conecta con la abundancia y el amor que hay dentro de ti. 

“A mí solo me esperan cosas buenas”

Si estás pasando por un momento difícil o el año que se está yendo no fue muy bueno, recuerda que la llave para que este que viene sea diferente la tienes tú. Nuestros problemas no son más que oportunidades que nos ayudan a crecer, a madurar, si piensas que cada dificultad que se te presente tiene una bella enseñanza para ti, así será. La Vida es hermosa, nos apoya siempre.

El mejor regalo que puedes darte a ti mismo este nuevo año que comienza es amarte incondicionalmente, despertar tu poder interior y saberte capaz de lograr todos tus sueños y deseos. Afirma qué es lo que quieres y confía en que la sabiduría del Universo que es una con la nuestra lo concederá.

“Confío en mí. Confío en el proceso de la Vida. Estoy a salvo y segura”

Algunos ya tendrán conocimiento sobre lo que son las “afirmaciones”, otros tal vez no. Por lo mismo para que entendamos en qué consisten y la manera en cómo funcionan, aquí te dejo un maravilloso material cuya autora es Louise Hay. Sin duda te ayudarán a conectar con tu sabiduría y poder creador y a utilizar las afirmaciones a tu favor. Esta variedad que te entrego puedes utilizarla de diferentes formas y maneras, tú eres el dueño de tu vida y tú decides qué uso darles de manera creativa y entretenida. Disfrútalos.

Y con mucho amor les deseo a todos un ¡FELIZ AÑO NUEVO! 

51Y5z2Ht8sL._SX331_BO1,204,203,200_

“Todos tenemos dentro una Sabiduría Infinita que es capaz de proporcionarnos la mejor vida posible. Aprendiendo a confiar en esa sabiduría interior podemos comenzar a introducir cambios en nuestra vida. Recuerda que el primer paso para sanar tu vida, y el más importante, es sencillamente la conciencia de que necesitas un cambio. Con el tiempo, esta conciencia te permitirá ver la belleza, el amor y el poder que hay dentro de ti” Ve y compra en Amazon

001000447b.jpg

“Seguido fielmente por miles de personas cada año, Louise L. Hay nos acompaña cada día con la inspiración y el estímulo de sus palabras. ABRE LA PUERTA AL NUEVO AÑO. CONSTRÚYETE UNA NUEVA VIDA. Refuerza la confianza en ti mismo y encuentra la armonía, el equilibrio, la flexibilidad y la paz que necesitas para superar todos los obstáculos y cruzar con alegría todos los puentes. Louise L. Hay, autora del bestseller Usted puede sanar su vida, te ofrece una afirmación positiva para cada día del año. Para que día a día, durante doce meses, puedas ser el mejor amigo de ti mismo”. Ve y compra en Amazon

001000448b.jpg

«La serenidad no es estar a salvo de la tormenta, sino encontrar la paz en medio de ella.» Tomás de Kempis, s. XV Esta inspiradora reflexión nos invita a comenzar el año recordando que la vida es cambio constante. Las tormentas en el interior y el exterior del ser humano han existido siempre y debemos aprender a atravesarlas con fortaleza, eje de la serenidad, que es la certeza de que pase lo que pase nada podrá alterar nuestra verdadera esencia. Es fácil dejarse vencer por los acontecimientos externos. Sin embargo, en nuestro interior también transcurre una fuerte corriente de paz y serenidad con la que podemos conectar a través de la meditación, del pensamiento positivo, de ser conscientes de cada momento y vivir el ahora. No podemos cambiar lo que sucede a nuestro alrededor, pero sí nuestra respuesta a lo que ocurre. Te invito una vez más a que recorramos juntas este año y a que pongas en práctica, día tras día, las reflexiones y pensamientos positivos que encontrarás en esta agenda. Cada día encierra nuevas oportunidades y es único e irrepetible, así que vívelo con intensidad. ¡Bienvenidos al año de la serenidad! Ve y compra en Amazon

41qZYeHWyfL._SX331_BO1,204,203,200_ (1) (1)

“Un manual de trabajo para aplicar en nuestra vida cotidiana las enseñanzas de Louise L. Hay. La autora nos propone ejercicios para “limpiar” nuestra mente y nuestra vida de todo cuanto obstaculiza nuestro crecimiento personal.Este manual de trabajo nos permite aplicar los principios de Louise L. Hay a una gran variedad de temas que afectan directamente nuestra vida: la salud, la autoestima, las adicciones, la intimidad, los miedos y las fobias, el dinero y la prosperidad, el trabajo, el sexo, la amistad…Los ejercicios que aparecen en este manual te darán una nueva información sobre ti mismo y podrás hacer opciones nuevas. Si estás dispuesto, podemos crear juntos la forma de vida que tú dices querer.” Ve y compra en Amazon

519v54IRniL._SY492_BO1,204,203,200_

“Louise L. Hay, internacionalmente conocida por su obra Usted puede sanar su vida, ha creado estas sesenta cartas con afirmaciones sobre diversos aspectos de la vida, como el amor, la prosperidad, la salud, el perdón, la creatividad o el éxito laboral, que te ayudarán a lograr satisfacción, dicha y poder en el día a día”. Ve y compra en Amazon

descarga

64 cartas con afirmaciones que te ayudarán a encontrar tu fuerza interior. «Las afirmaciones son como semillas que plantamos en la tierra: necesitan tiempo para convertirse en plantas totalmente desarrolladas. Lo mismo sucede con las afirmaciones: debe transcurrir tiempo desde la primera declaración hasta la demostración final. Ten paciencia». Ve y compra en Amazon

41bP0T1WZSL._SX292_BO1,204,203,200_.jpg

“En el interior de cada uno de nosotros existe un centro de sabiduría mucho más grande y más profundo de lo que creemos. Los textos que presenta esta obra están pensados para conectar con ese centro y potenciar nuestra comprensión de la vida. Si estamos dispuestos a abrir nuestra conciencia a nuevas ideas y formas de pensar, nuestra vida cambiará para mejor.Nuestra manera de empezar la jornada marca el tono de las experiencias posteriores y de nuestras reacciones ante ellas. Una manera adecuada de usar este libro consiste en abrirlo al azar al despertarnos cada mañana. Sea cual sea la meditación escogida, seguro que nos transmitirá el mensaje perfecto para ese día. También es agradable cerrar la noche con pensamientos positivos. Ello nos permite tener sueños plácidos y despertar a la mañana siguiente con la mente despejada. Recuerda que, en la vasta infinitud la vida todo es perfecto, sano y completo… y tú también”. Ve y compra en Amazon

51h33xJaJrL._SX434_BO1,204,203,200_.jpg

“Las afirmaciones positivas son una fuente inmensa de poder personal. Mediante ellas podemos cambiar y mejorar cualquier aspecto de nuestra vida. Cada pensamiento y palabra que pronunciamos es una afirmación. Incluso las conversaciones que sostenemos con nosotros mismos, nuestro diálogo interno, son una cadena de afirmaciones positivas o negativas. Nuestras creencias no son más que patrones habituales de pensamiento aprendidos durante la niñez. Y aunque muchas nos benefician otras pueden limitar nuestra habilidad para crear las cosas que realmente queremos en la vida. Tenemos que reaprender a pensar y hablar de forma positiva para vencer el hábito arraigado de la negatividad.Los principios propuestos por Louise L. Hay, aplicables a temas como la salud, el perdón, la prosperidad, la creatividad, las relaciones, el éxito profesional y la autoestima, te permitirán disfrutar de la vida maravillosa que mereces”. Ve y compra en Amazon

 61HeQhbjW8L._SX373_BO1,204,203,200_

“Primer libro para colorear de la aclamada autora Louise L. Hay, centrado en una de las principales ideas del conjunto de su obra: las afirmaciones. • Trabajar la creatividad se considera una poderosa forma de expresar nuestras emociones y expandir nuestra mente. • Alberta Hutchinson es una ilustradora, diseñadora y autora de numerosos libros para colorear de gran éxito, especialmente de mandalas. Louise L. Hay ha ayudado a millones de personas en todo el mundo a liberarse del miedo, el estrés y la culpabilidad que limitaban sus vidas. Ahora, en este primer libro para colorear, la autora combina el poder transformador de las afirmaciones con los sorprendentes efectos positivos de la creatividad. Esta hermosa obra, realizada en colaboración con la ilustradora Alberta Hutchinson, contiene 44 afirmaciones, cada una de ellas acompañada de una bonita ilustración y una cenefa decorativa. Al colorearlas concentrándonos en la afirmación que las acompaña, activamos nuestro subconsciente y ayudamos a nuestra mente a focalizarse en lo que realmente deseamos en la vida. Una obra indispensable para todos aquellos que quieran llevar su trabajo con las afirmaciones a un nuevo nivel a través de una actividad placentera, relajante y meditativa.” Ve y compra en Amazon

51HKcrKHqvL._SX494_BO1,204,203,200_

“Este título está compuesto por 64 cartas con afirmaciones que te ayudarán a desarrollar tu sabiduría interior”. Ve y compra en Amazon

                                            1932487_10205060856181554_3718532437824620895_n (1) (4) Autora: Evelyn E.

Creadora de la página Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación. 

                                                                 logo

“Cada pensamiento cambia tu biocampo electromagnético”

maxresdefault

Ana María Oliva, ingeniera, doctora en Biomedicina y terapeuta.

Mi célula más vieja tiene cinco años y mi alma es eterna. Soy de Barcelona. Soy ingeniera industrial y doctora en Biomedicina por la UB. Estoy casada y tengo dos gemelos, Rubén y Matías (2). ¿Política? ¡Bien común! ¿Creencias? Si no ves a Dios en todo…, no lo ves en nada

¿Soy luz?
Materia implica energía, mesurable: frecuencias de onda, invisibles unas, visible otras… ¡Luz!

Pues no me la veo.
Su intensidad es baja…, pero podríamos verla si nos entrenásemos.

¿El aura?
Un campo bioelectromagnético. Lo generan los intercambios eléctricos de nuestros átomos y células. Desprendemos biofotones.

¿Está viendo mis biofotones?
No a simple vista, no me he entrenado. Pero podemos verlos mediante este dispositivo.

¿A ver?
Coloque un dedo aquí. Ahora otro. Otro. Ya están los diez, bien. Mire la pantalla, ¿ve?

Una corona luminosa en cada yema.
¿Ve los rayos, unos más largos, otros tan cortos, algunos agujeros…? Indican la energía de sus órganos internos en sus funciones.

¿Todo mi organismo en mis dedos?
Como el universo, eres hologramático: cada parte contiene la información del todo.

¿Y qué hace ahora?
La información arroja el estado de tu biocampo corporal, plasmada en esta fotografía, esta imagen electrofotónica.

¿Mi aura…? ¿Y qué ve en ella?
Vigila tu páncreas, tiroides, colon y aparato urogenital. Y veo triste tu corazón.

Vaya… ¿Es un método diagnóstico?
En Rusia está legalmente aceptado, aquí es sólo una técnica de evaluación del estado energético del organismo.

¿Qué cosas ha electrofotografiado?
Cuando un espermatozoide fecunda un óvulo, hay un estallido de luz. Cuando una bacteria muere, un relampagueo. Una señal violeta antecede a toda mitosis celular…

¿Y en el cuerpo?
Hay más desprendimiento biofotónico en enfermedades: el organismo está intentando corregir algo. He hecho experimentos sobre estas variaciones biofotónicas…

¿Por ejemplo?
Si tu móvil recibe llamada, la señal interfiere en tu aura, la merma. Si te cuentan algo agradable, se compensa.

¿En serio?
Sorprendente: si empuñas un vaso con licor, tu aura se resiente. Si lo bebes, más aún.

¿Antes de beber… hay ya un efecto?
Sí. El campo energético del licor altera tu biocampo. Y si alguien te llama “imbécil”, altera también tu bioelectromagnetismo.

¿Lo ha observado?
Medido y fotografiado, ¡incluso si es un insulto sin intención de dañar!

¿Tanto poder tienen las palabras?
Yo antes era muy bruta: por inseguridad, me protegía con un lenguaje duro. Un día, parodiando y burlándome de los que hablan suave, empecé a decir “dime, amor”, “hola, cariño”, “bonita, cielo”… ¡Y… cambié!

¿Cómo cambió?
¡Se dulcificó mi carácter! Ahora llamo a todo el mundo “corazón”… ¡y me hago bien!

Y al otro también.
Si estás junto a una persona serena y armónica, ¡te sientes mejor! Lo habrá notado…

Lo noto ahora.
Escuchar una canción, ver un color, presenciar un telediario, lo que comes…, todo modifica tu biocampo. Y lo que piensas.

¿Ah, sí?
Lo que piensas influye en tu biología. Por eso es importante guiar tus pensamientos. Tu sistema de creencias te construye.

Un ejemplo.
“¡Mira lo que me ha hecho mi novia!”, se me lamentó un joven alumno. Me hinchó la cabeza tanto que medí su biocampo y se lo enseñé: muy alterado y dañado. Entendió: estaba dañándose con sus pensamientos.

¿Qué le había hecho su novia?
Colgar una fotografía sexy en internet.

Bah.
Es muy saludable relativizar tu sistema de creencias, distanciarte y parar de sufrir.

Ojalá fuese tan fácil.
Tras todo sufrimiento hay una creencia equivocada. Nos han enseñado que si alguien sufre…, sufras con él. ¡No! Así sólo duplicas el sufrimiento del mundo. ¡Intenta estar tú bien! Y, sereno, centrado, acude junto al que sufre. Eso sí puede ayudarle.

¿Quiérete a ti mismo, primer mandamiento del bienestar?
Sí. Ámate. Si amas, todo estará bien para todos. Si te gustas mucho haciendo algo, ¡ve por ahí, alimenta eso! Sé fiel a tu corazón. Eres único. Enamórate de ti. Brillarás. Y eso bendecirá a la gente de tu entorno.

¿Una sonrisa cura?
Si sonríes, todo te sonreirá. Cuando más te cueste, ¡sonríe!

¿Cómo es el aura de una persona saludable?
Armónico, homogéneo, sin grandes congestiones, fugas ni agujeros. Lo biográfico deviene biológico.

Pero si te sucede una desgracia…
Pues piensa que todo, aunque parezca malo, ¡es para que aprendas algo! Piensa que todo es para bien. Y lo será. Confía en la vida, y lo tendrás todo.

Bello consejo. Despídame con algún otro.
¡Haz lo que te haga feliz! Y entonces tu luz será muy bonita.

Fuente: La Contra. La Vanguardia

41qZki8M0UL._SX318_BO1,204,203,200_ Para compras e información del libro de Ana María Oliva, entra a este enlace: LO QUE TU LUZ DICE

LA TRAMPA DE LA DEPENDENCIA EN LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS Y EN LA FAMILIA

derechos de los nios.jpg

“Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas
viven en la casa de mañana,
que no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos
semejantes a ti
porque la vida no retrocede
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual tus hijos,
como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinación,
en tu mano de arquero
sea para la felicidad
Pues aunque él ama
la flecha que vuela,
Ama de igual modo al arco estable”.

Kahlil Gibran

 

Creo que más de alguna vez se habrán encontrado por ahí con este bello poema de arriba cuyo autor es  Kahlil Gibran y que aparece en su libro “El Profeta”. Tanto para los que lo conocíamos como para los que no, nos invita a reflexionar y preguntarnos ¿Se puede llevar a cabo lo que este plantea? Pues nos habla de dejar ir, independencia, amor, libertad…,entre la relación de padres e hijos.

Para entender un poco más todo lo que encierra en sí este bello escrito y lo difícil que resulta muchas veces realizar lo que este trasmite,  les comparto un extracto del libro de Wayne Dyer “Tus zonas erróneas”. El cual tiene estrecha relación con este poema, y nos puede ayudar a comprender cuáles son los factores que dificultan muchas veces esta independencia psicológica, este “dejar ir”, que son la base para una relación sana y equilibrada entre los miembros de una familia.

Porque siempre es posible llevar a la acción lo que Kahlil nos expresa en su libro. La decisión está en nosotros.

_____________________________________________________

PROCLAMA TU INDEPENDENCIA

“En cualquier relación humana en la cual dos personas se conviertan en una, el resultado siempre será dos medias personas”.

El abandonar el nido psicológico es una de las tareas más difíciles de la vida. La víbora de la dependencia se entromete de muchísimas maneras; y deshacerse de ella por completo es muy difícil ya que la cantidad de personas que se benefician de la mutua dependencia psicológica es muy grande. El ser psicológicamente independiente quiere decir estar totalmente libre de todas las relaciones obligatorias, e implica la ausencia del comportamiento dirigido hacia los demás. Quiere decir que eres libre de la obligación de hacer algo que de otra manera no elegirías hacer, de no existir esa relación. El asunto del abandono del nido es particularmente difícil porque nuestra sociedad nos enseña que debemos cumplir con lo que se espera de nosotros en ciertas relaciones, que incluyen a los padres, hijos, figuras de autoridad y los seres queridos.

El abandono del nido significa convertirte en ti mismo, en tu propia persona, es decir en lo que en realidad eres, viviendo y escogiendo los comportamientos que tú elijas y deseas. No significa una ruptura en ningún sentido de la palabra. Si disfrutas de tu manera de interactuar con cualquier persona y ésta no interfiere con las metas que te has puesto en tu vida, pues entonces no vale la pena cambiarla sino más bien aferrarte a ella. El depender de alguien psicológicamente, por otro lado, quiere decir que esta relación no implica una elección, sino que es una relación por la cual te sientes obligado a ser algo que no quieres ser y que te ofende el sentirte forzado a comportarte de esa manera. Éste es el meollo de esta zona errónea y es similar a la de búsqueda de aprobación que tratamos en el capítulo. Si lo que quieres es ese tipo de relación, entonces no es malsana. Pero si la necesitas o te sientes obligado a tenerla y luego te molesta y resiente, entonces quiere decir que estás en una zona autofrustrante. De ese modo, la obligación es lo que constituye un problema, más que la relación en sí. La obligación engendra culpa y dependencia, mientras que la libre elección inspira amor e independencia. No hay elección en una relación psicológicamente dependiente, consecuentemente este tipo de alianza provocará siempre indignación y rencores.

 La independencia psicológica implica no necesitar a los demás. No digo no desear tener relaciones con los demás; lo que digo es no necesitarlos. En el momento que sientes esa necesidad te vuelves vulnerable, eres un esclavo. Si te deja la persona que necesitas, o cambia de parecer, o se muere, caerás inmovilizado, te desmoronarás e incluso puedes morirte. Pero la sociedad nos enseña a ser dependientes de una cantidad de gente empezando por los padres; y podría ser que tú sigas aún con la boca abierta esperando a que caigan los gusanos de muchas de tus relaciones más significativas. Mientras pienses que tienes que hacer algo porque es lo que se espera de ti en cualquier relación, y el hacerlo te provoca resentimientos contra esa persona y el no hacerlo te carga de culpa, puedes estar seguro que tienes que ocuparte de esta zona errónea.

Para eliminar la dependencia hay que empezar por la familia, por la forma en que tus padres te trataron cuando eras pequeño y en la que tratas tú a tus hijos ahora. ¿Cuántas formulaciones de dependencia llevas hoy día en tu cabeza? ¿Cuántas les impones a tus hijos?

LA TRAMPA DE LA DEPENDENCIA EN LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS Y EN LA FAMILIA:

Walt Disney hizo hace algunos años una película estupenda y la tituló La trampa del oso (Bear Trap). Narraba la vida de una madre oso y sus dos bebés durante los primeros meses de vida de los oseznos. Mamá osa les enseñó a sus cachorros a cazar, a pescar y a subirse a los árboles. Les enseñó a protegerse cuando se encontraban ante un peligro. Entonces, un buen día, siguiendo sus propios instintos, Mamá osa decidió que había llegado la hora de irse. Los obligó a encaramarse a un árbol, y sin siquiera echar una mirada para atrás, se fue. ¡Para siempre! Dentro de su mente de osa había pensado que ya había cumplido con sus responsabilidades maternales. No trató de manipularlos para que la visitaran alternativamente un domingo sí y otro no. No los acusó diciéndoles que eran desagradecidos, ni los amenazó con tener un colapso nervioso si la desilusionaban en lo que ella esperaba de ellos. Simplemente los dejó. En el reino animal, ser padres significa enseñarles a los hijos a valerse por sí mismos para que puedan ser independientes, y luego, dejarlos. En nuestro caso, en el caso de los seres humanos, el instinto sigue siendo el mismo, esto es, el ser independientes, pero nos domina la necesidad neurótica de poseer y de vivir nuestra vida a través de nuestros hijos y el propósito de educar a un niño para que sea independiente se confunde con la idea de educar a un niño para aferrarse a él.

¿Qué es lo que pretendes de tus hijos? ¿Te gustaría que tuvieran muy buena opinión de sí mismos, y también mucha confianza en sí mismos, que no fueran neuróticos, se realizaran y fueran felices? Por supuesto que sí. ¿Pero qué puedes hacer para ayudarles a que sean así ? Sólo siendo así tú mismo. Los niños aprenden sus comportamientos de los modelos que tienen ante sí. Si tú estás lleno de culpa y no te sientes realizado, y les dices que sean lo contrario, les estás vendiendo un producto fallado. Si el modelo que les presentas es bajo en autoestima, les estás enseñando a tus hijos a adoptar para sí mismos la misma actitud. Y lo que tiene aún más importancia y significación, si haces que ellos sean más importantes que tú mismo, no los ayudas, simplemente les estás enseñando a poner a los demás delante de ellos mismos y quedarse en el asiento de atrás insatisfechos y sin lograr realizarse. ¡Qué ironía! No puedes darles confianza en sí mismos a tus hijos; tienen que adquirirla viéndote a ti vivir de esa manera. Sólo al tratarte a ti mismo como la persona más importante y no sacrificándote a ti mismo por tus hijos, les enseñarás a tener confianza y también a tener fe en sí mismos. Si tú eres de los que se sacrifican, les presentas un modelo de comportamiento sacrificado. ¿Y qué quiere decir un comportamiento sacrificado? Poner a los demás por delante de ti mismo, no quererte a ti mismo o no gustarte, buscar continuamente aprobación y otros comportamientos erróneos por el estilo. El hacer cosas para los demás es algo admirable a veces, pero si se hace a expensas de uno mismo, simplemente enseñarás a los demás a comportarse de una manera que sólo puede engendrar resentimientos.Desde muy pequeños los niños quieren hacer cosas por sí solos. “¡Deja, mamá, que yo puedo hacerlo solito!” “Mírame, papá, no necesito ayuda.,” “Yo como solo.” Una tras otra llegan las señales. Y aunque hay mucha dependencia en los primeros años, existe también desde el primer día un impulso hacia la autonomía.

A los cuatro años, la pequeña Roxana siempre acude a su padre o madre cuando se hace daño o tiene necesidad de un apoyo emocional de cualquier clase que sea. Ella, cuando tiene ocho o diez años, se desahoga con ellos. Y aunque quiere que la consideren como a una niña grande (“Ya sé ponerme el abrigo, ¡déjame!”), quiere también el apoyo de unos padres cariñosos y responsables. (“Mira, mamá, me raspé la rodilla y me está sangrando.”) Está desarrollando el concepto de sí misma a través de la visión que de ella tienen sus padres y la gente importante de su vida. De pronto Roxana tiene catorce años. Llega a casa llorando porque ha peleado con su “novio” y corre a encerrarse en su dormitorio pegando un portazo. Mamá sube tras ella y con su modo afectuoso de siempre le pide que le cuente todo. Pero ahora Roxana le contesta en forma terminante: “No quiero hablar de esto; déjame en paz”. Mamá en vez de comprender que esta pequeña escena es una prueba de que ella ha sido una buena madre y que la pequeña Roxana, que siempre le ha contado todos sus problemas, ahora está enfrentándose con sus problemas por su cuenta (independencia emocional), se desconcierta. No está lista para abandonar el terreno, para dejar que Roxana se las arregle a su manera, independientemente. Sigue viendo a Roxana como al polluelo recién nacido que era hace aún tan poco tiempo.  Pero si mamá insiste y obliga a su hija, se expone a recibir una fuerte dosis de resentimiento de parte de Roxana.

El deseo de la niña de abandonar el nido es muy grande, pero cuando la posesión y el sacrificio han sido los lubricantes que hacían marchar la máquina familiar, el acto natural del hombre de irse por su cuenta se convierte en una crisis. El abandono del nido en una atmósfera psicológicamente sana no implica ni crisis ni disturbios o problemas: es la consecuencia natural de una vida eficiente y positiva. Pero cuando la culpa y el miedo a desilusionar a los padres marcan el hecho de abandonar el nido, estos sentimientos siguen influyendo en la gente durante toda la vida, hasta tal punto que a veces la relación matrimonial se convierte en una relación filial, más que en una relación en la que dos individuos comparten una vida en condiciones iguales.

¿Cuáles son pues tus metas como padre o en la elaboración de una buena relación con tus propios padres? La familia es ciertamente una unidad importante en el proceso del desarrollo, pero no debe ser una unidad permanente. No debería ser nunca un vehículo para la culpabilidad y la neurosis cuando uno de sus miembros hace un movimiento en dirección de la independencia emocional. Algunos padres han llegado a decir, puede que los hayas oído: “Tengo derecho de hacer que mi hijo sea lo que yo escoja para él”. Pero ¿cuál es la retribución que ofrece una actitud tan dominante? Odio, resentimiento, furia y culpa frustrante cuando el niño crece. Si observas las relaciones eficientes y positivas que existen entre algunos padres e hijos que no están ligadas por requerimientos y obligaciones, verás que se trata de padres que tratan a sus hijos como amigos. Si un niño desparrama la salsa sobre el mantel, no le larga la clásica “¿Por qué no te fijas en lo que haces? Eres tan torpe”. En cambio observarás que lo tratan como lo harían con un amigo en el caso que éste derramara algo. “¿Puedo ayudarte?” Nada de ofenderlo porque te pertenece, más bien respetarlo por su propia dignidad de niño. Descubrirás también que los padres eficientes estimulan más los instintos de independencia que de dependencia y no hacen escenas por la expresión de deseos tan normales como los de ser autónomos.

DIFERENCIAS ENTRE FAMILIAS DIRIGIDAS A LA INDEPENDENCIA Y LAS DIRIGIDAS A LA DEPENDENCIA

En las familias dirigidas a la independencia, los impulsos dirigidos hacia la autonomía y el ser uno mismo son considerados normales y no un desafío a la autoridad de uno de sus miembros. No se hace hincapié en la necesidad de los demás ni en el aferrarse a ellos. Igualmente, tampoco se exige la eterna lealtad del niño a su familia simplemente por pertenecer a ella. De esta actitud resultan las familias que les gusta reunirse en vez de sentir la obligación de hacerlo. Existe también un respeto por la intimidad de los demás más que una exigencia de compartirlo todo. En familias como ésta, la esposa tiene una vida propia aparte de la de esposa y madre. Es así un modelo positivo para sus hijos en vez de vivir su vida para ellos y a través de ellos. Los padres sienten que su propia vida es de una importancia capital porque sin ella no puede haber armonía familiar. Así los padres se ausentan ocasionalmente sin sentirse obligados a estar siempre para sus hijos. La madre no es una esclava porque no quiere que sus propios hijos (especialmente las niñas) se conviertan en esclavos. No siente que ella tiene que estar allí todo el tiempo para atender a todas las necesidades de sus niños. Ella piensa que puede apreciar a sus hijos y viceversa tanto o más cuando ella se está realizando y contribuyendo a la vida de su familia, de su comunidad y de su cultura en un pie de igualdad con el hombre en este mundo.

En este tipo de familia no existen manipulaciones sutiles por medio de la culpa o amenazas para mantener a los hijos dependientes y bajo la responsabilidad de los padres. Cuando los hijos crecen, los padres no quieren que los visiten por obligación. Además, los padres están demasiado ocupados en sus propias cosas para pasarse la vida esperando que sus hijos o nietos aparezcan para darles una razón de vivir. Los padres como éstos no creen que deben ahorrarles a sus hijos los sinsabores y dificultades que pasaron ellos, porque reconocen que el hecho mismo de trabajar para sobreponerse a las dificultades fue lo que les dio confianza en sí mismos y la estima correspondiente. Ellos no desean privar a sus hijos de experiencias tan importantes.

Estos padres se dan cuenta de que el deseo de sus hijos de luchar por sí mismos con la ayuda y no bajo el dominio de padres, es algo sano que no hay que negarles. El Demian de Hesse habla de la variedad de caminos hacia la independencia:

Tarde o temprano todos, cada uno de nosotros, tiene que dar el paso que lo separará de su padre, de sus mentores: tenemos que pasar todos por experiencias crueles, solitarias… Yo no había abandonado a mis padres y a su mundo, el mundo “luminoso” con una lucha violenta, sino que gradualmente, casi imperceptiblemente, me había alejado de ellos. Me apenaba que tuviera que ser así, y por eso muchas de las horas pasadas en casa de mis padres cuando iba a visitarles fueron desagradables.

Tú puedes hacer que todas tus visitas a la casa de tus padres sean experiencias afectuosas si te aferras con fuerza a tu propia lucha por independizarte de ellos. Y si tú presentas ante tus hijos un modelo de  autoorgullo y de autovaloración positiva, ellos a su vez abandonarán el nido sin causar tensiones ni problemas a nadie”.

51bu7v1QH7L._SX328_BO1,204,203,200_ (1) Para más información y compras del libro de Wayne Dyer, entra a este enlace: “Tus zonas erróneas”

                                1932487_10205060856181554_3718532437824620895_n (1) (4) Autora: Evelyn E.

Creadora de la página Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación. 

                                                                 logo

“El amor a uno mismo es el sentimiento más malentendido y olvidado”

timthumb.jpg

Verónica Andrés y Florencia Andrés son madre e hija, y más allá de su relación personal, han unido fuerzas para invitarnos a observar de qué modo nos movemos por el mundo, a ser más conscientes de las motivaciones y efectos de nuestros actos, o a tomar las riendas de nuestro presente. Las autoras argentinas aportan en el libro: Confianza totalinformación sobre coaching, inteligencia emocional, liderazgo, motivación y neurociencias. Nos revelan también el poder que tienen nuestros pensamientos, palabras y emociones, y nos brindan ejemplos y estrategias para aprovechar nuestro tiempo de otra manera e intentar vivir mejor. La fórmula parece fácil de asimilar, eso sí, el paso decisivo será saberla aplicar a nuestra vida diaria.

-Vamos primero al concepto global del libro. ¿Qué entienden ustedes por confianza total?
-Florencia Andrés: Es un conjunto de habilidades que se pueden sintetizar en la habilidad para creer en uno mismo, para superar miedos, para usar el poder de los pensamientos y de las emociones a nuestro favor y para transformar sueños en metas alcanzables. Lo interesante es ver, que este concepto de confianza total, es algo con lo que todos hemos nacido, es innato, y eso quiere decir que si lo hemos perdido, lo podemos recuperar.

-Está claro que la pregunta es, ¿cómo recuperarla? En su libro, dejan claro que hay una gran parte de trabajo interior. ¿Es esa la llave de todo?
-Verónica Andrés: Lo que nosotros le queremos devolver al lector es el poder que le ha otorgado al exterior, a la opinión de los demás y a sus comentarios negativos. Le queremos devolver el poder que tienen sus propios pensamientos, mucho más allá de lo que sucede en el mundo externo. Los hechos, los acontecimientos, no dependen de nosotros, pero sí que depende de nosotros la interpretación que le demos a esos acontecimientos. Y eso es lo que cambia el resultado. Fíjate que esto no es nada nuevo, alguien podría decir, ahora está de moda con estos del coaching como dicen ustedes. Quien dijo “no podemos cambiar nuestras circunstancias, pero sí que podemos elegir cómo responder frente a ellas” fue Epíteto, que era un esclavo romano que vivió en el silgo I, y que llegó a ser luego un consejero del mismísimo Marco Aurelio. Siempre hubo a lo largo de la historia de la humanidad personas que supieron utilizar las circunstancias a su favor. Hay un espacio que es la libertad de elegir cómo responder frente a lo que me sucede. Y eso es lo que nosotros proponemos a las personas a lo largo del libro, libertad para elegir lo que pienso, libertad para elegir lo que digo, libertad para elegir mis acciones y para modificar el curso de la vida que vas llevando por los acontecimientos externos.

-Quedémonos con la palabra “elegir”. Exponen en el libro que hay dos paradigmas en el mundo que lo mueven todo y que son el amor y el miedo. ¿Por qué somos tan autodestructivos y siempre solemos quedarnos con los segundo?
-Verónica: En piloto automático, cuando las cosas salen mal y el peligro te acecha, lo que responde en nuestro cerebro, es una parte muy antigua de la que estamos dotados desde que el hombre estaba en la selva. Es el cerebro reptiliano, el centro de las funciones autónomas. Esa parte del cerebro que tenemos en común con los reptiles, prepara todas las reacciones automáticas de huir o luchar frente a un peligro. Es la parte de nuestro cerebro que no siente, reacciona.

-¿Cuándo se activa?
-Verónica: El mundo moderno nos presenta diferentes situaciones que pueden ser vividas como peligrosas, que a veces son peligros reales, pero que otras veces son peligros imaginarios. Eso nos coloca en una situación defensiva o violenta. Puede servirnos en caso de que haya un peligro muy real, pero normalmente no necesitamos de esa reacción tan automática que podemos necesitar si viene un ladrón y nos persigue. Nosotros necesitamos conectar más el cerebro emocional con el cerebro pensante, que cuando trabajan en armonía nos llevan a tomar las mejores decisiones.
-Florencia: Uno de los frutos del paradigma del miedo, y que tiene mucho que ver con ser autodestructivo, es el perfeccionismo. El perfeccionismo es un camino de infelicidad garantizada, porque nadie es perfecto. Es mejor buscar la excelencia.

-¿Cuál es la diferencia entre alguien que busca el perfeccionismo y el que busca la excelencia?
-Florencia: Su actitud frente al error. El perfeccionista cada vez que se equivoca sufre y se siente mal consigo mismo, y si trabaja con otros hace sentir mal a los demás. Quien busca la excelencia frente al error, siempre se hace la pregunta de, ¿qué aprendí de él? Y capitaliza sus errores, y allí es cuando el error se convierte en oportunidad de aprendizaje y dejamos de ser tan duros con nosotros mismos.

-¿También en épocas de crisis?
-Verónica: Frente a las crisis es importante conocer este doble significado de ver que la crisis es la oportunidad de despertar talentos que estaban dormidos.

-Filosofía oriental total…
-Verónica: Sí, filosofía oriental pero fíjate que la teoría del desafío como concepto la acuñó un inglés, Arnold J.Toynbee, describiendo lo que hacían los egipcios con los desbordes del Nilo, “o sucumbían o se agrandaban”. Descubrieron como encauzarlo y transformaron el desierto en la base fértil del Nilo que permitió florecer su civilización. En realidad las crisis vienen a nosotros, y lo hacen de todos los tamaños y colores para que nosotros nos superemos, siempre y cuando nos demos cuenta de que en la crisis está la oportunidad. De lo contrario, sucumbimos.

-¿Tener miedo puede ser positivo?
-Florencia: Decimos que todas las emociones vienen con un mensaje concreto a nuestra vida. Cuando aprendemos a escuchar qué mensaje traen, es cuando las emociones nos empiezan a jugar a favor y se puedan convertir en una brújula para saber qué acción tomar. Muchas veces el miedo sano nos puede estar indicando que hay algo real que proteger, que nos tenemos que preparar más, que nos faltan recursos para que ese miedo baje. Si lo escuchamos y lo atendemos, estamos haciendo que bajen las posibilidades de que suceda aquello que tememos. Si no atendemos a ese miedo es cuando podemos caer en estados de ansiedad, o de desmotivación. Al prepararnos, ese miedo pierde su fuerza.

-¿Estamos faltos de una educación emocional que nos enseñe a acompañar el miedo en lugar de intentar combatirlo?
-Verónica: No solamente no nos enseñan, sino que en realidad lo que nos enseñan es el camino contrario. Me quedé pensando en tu pregunta anterior y en porqué somos tan autodestructivos. La investigación ha demostrado que a un niño se le dan un promedio de 45 comentarios positivos por día, contra más de 400 negativos. Está documentado. Imagínate, si de temprana edad lo que empezamos a recibir son comentarios negativos hacia nosotros mismos, qué vamos a interiorizar con respecto a nosotros mismos. ¿Por qué somos tan duros con nosotros? De todos los juicios que recibimos los seres humanos a lo largo de nuestra vida, el más duro es el que hacemos nosotros con nosotros mismos. Esa es la mala noticia, la buena es que es algo que podemos modificar. Nosotras decimos en el libro que nos han enseñado todo al revés, que la letra con sangre entra, que no le digas a alguien que lo ha hecho bien porque se agrandará, y es todo lo contrario. Los seres humanos estamos preparados para funcionar bien con emociones positivas. Nuestro cerebro es como un paracaídas, no funciona si está cerrado. ¿Qué lo cierra? Las emociones negativas. ¿Qué lo abre? Las emociones positivas. El reconocimiento, la alegría, la celebración. También darle la bienvenida a la tristeza, al enojo. Pero hemos descartado lo positivo por temor a crear seres arrogantes. Todo lo contrario, la celebración y el reconocimiento en justa medida nos devuelven de nosotros mismos una buena imagen, que es lo que necesitamos para ponernos metas y atravesar desafíos.

¿Qué diferencia hay entre la confianza y la autoestima?
-Verónica: La autoestima es un juicio de valoración que hacemos acerca de nosotros mismos. Todos tenemos una imagen de nosotros mismos cuando miramos hacia dentro, cómo nos sentimos con respecto a esa imagen es la medida de la autoestima. La confianza es la fuerza interior con la que nacemos y que nos permite atravesar retos y desafíos. Están relacionadas, decimos que la autoestima es la confianza que no se puede fingir. Podemos tener mucha confianza, pero si de verdad no tengo autoestima, es decir, una sana valoración de la persona, no habrá meta que me alcanza. La autoestima no debe depender, ni de mis aciertos ni de mis desaciertos. Tengo un valor intrínseco. ¿Por qué? Porque soy ser humano.

-¿Pueden describirme algunas acciones que nos sirvan para cultivar nuestra autoestima de manera diaria?
-Florencia: La autoestima se reconstruye reconociendo lo que hacemos bien, nuestros talentos, nuestros logros. Es algo que también recomendamos en nuestros cursos, hacer una lista con los cien logros que hayas tenido en tu vida. Un logro no tiene porque ser grandes cosas, puede ser aprender a cocinar tal cosa, o ir de viaje a tal sitio. Es importante hacer una lista con cien logros para subir tu autoestima.
-Verónica: Sí, reconocer cuáles son mis talentos, hacer una lista simultánea de cuáles son los talentos que tenemos. Estamos más acostumbrados a pensar en lo que no sabemos hacer que en lo que sabemos hacer. Eso hace que demos por sentados los talentos que tenemos.
-Florencia: Y luego tres cosas muy cortitas. Dejar de compararnos, no sirve para nada y siempre nos comparamos con alguien que está en mejor posición. Dejar de quejarnos, la queja parece aliviadora pero no soluciona nada. Y dejar de escondernos, que tiene que ver con reconocer cuáles son nuestros talentos.
-Verónica: Y tiene que ver también en proponernos tener un sueño. En el momento en que yo empiezo a pensar cuál es mi sueño, salgo al mundo, corro las cortinas y digo “aquí estoy”. Atravesando el miedo que va a venir con la meta nueva, pero sabiendo que voy a crecer dentro de este sueño, y eso hace que aumente tu autoestima.

-¿Por muy mal que esté la situación? Se lo digo porque puede haber lectores que estén atravesando por momentos personales duros y no vean la luz del túnel desde hace tiempo…
-Florencia: Dos cosas, primero recordar que no podemos elegir nuestras circunstancias externas, es cierto, si se enferma un familiar, me echan del empleo, o me deja mi pareja, son cosas que no podemos elegir. Pero siempre podemos elegir cómo responder a eso, cómo interpretarlo. Y si lo interpreto como una desgracia, o como el fin del mundo, lo será. Si decido preguntarme, ¿cuál será la oportunidad que hay en esta crisis? Quizás la encuentre, o por lo menos sospechar. ¿Habrá una oportunidad en esto que estamos atravesando? Eso hace que mi cerebro busque. Hay que recordar que los momentos de incertidumbre pueden despertar talentos en nosotros que no sabíamos que teníamos y que nunca se despertarían si todo estuviera bien.

-¿Sabemos perdonar y quitarnos piedras de encima?
-Verónica: No sabemos, porque no nos damos cuenta del peso que nosotros mismos estamos acarreando. Muchas veces no perdonamos porque creemos que perdonar es ser condescendiente con lo que el otro ha hecho, y hay cosas que no puedo perdonar, claro que sí. Tenemos que ser conscientes de que perdonar es liberarme a mi mismo del peso que voy acarreando, y de un resentimiento que me estanca y no me permite fluir. Eso genera un estado de ánimo negativo. En el momento en el que yo decido perdonar, me alivio y entro en paz, y esa paz me da energía para seguir viviendo alegre y feliz, con nuevas metas. Todos necesitamos de perdón, porque no hay ningún ser humano que no se haya equivocado, así que cuando perdono al otro, en el algún punto estoy perdonando algo de mí.

-Aseguran en su libro que los pensamientos tienen mucho poder. ¿Cómo podemos cambiar los pensamientos negativos por positivos?
-Verónica: Convirtiéndonos en observadores de nuestros pensamientos, nosotras decimos que tenemos que silenciar al crítico interno. El crítico que está todo el día diciéndome que esto no me va a salir, o no lo podré hacer. Hay que dar lugar a que salga el observador, ¿cómo observo lo que estoy pensando? Escuchándote a ti mismo, y haciéndote estas preguntas, ¿este pensamiento me sirve? ¿Me abre los caminos o me los cierra? ¿Me hace sentir bien o mal? Porque si no me abre los caminos, me hace sentir mal y no me da ninguna posibilidad, ¿qué hago? Sabiendo que los pensamientos no son verdades absolutas, los pensamientos son pensamientos, y por lo tanto hay que elegir uno que me haga sentir bien, que me abra los caminos y que me de posibilidades.

-Ya no es un secreto que socialmente no está muy bien visto expresar las emociones, especialmente las negativas, como la tristeza o el dolor. ¿Estamos logrando cambiar esta tendencia y darle la importancia que merecen las emociones?
-Florencia: Sí, a partir de la neurociencia y de las escuelas de negocios que han demostrado que el 75% del éxito laboral depende de factores ligados a la inteligencia emocional, y sólo el 25% tiene que ver con el coeficiente intelectual. A partir de este tipo de descubrimientos, hay mucha más conciencia de la importancia de saber manejar las emociones con inteligencia. Para ello, hay que conocerlas, a veces no sabemos ni lo que sentimos. Tenemos que saber a qué me invita esta emoción. La neurociencia ha demostrado que nuestros cerebros están diseñados para contagiar emociones, quiera yo o no. Las emociones han dejado de ser parte de tu vida privada, si voy a una reunión enojada, acabaré contagiando a los demás. La buena noticia es que las emociones se propagan como un virus, pero las que más rápido lo hacen son la alegría y la cordialidad.

-Un tabú establecido desde hace tiempo es el de que la gente no cambia. Ustedes parecen no estar de acuerdo en su libro…
-Verónica: Sí, hay una frase muy famosa en un tango argentino que dice, “si soy así, qué voy a hacer”. Como diciendo, yo soy así, no puedo cambiar, es muy pesimista. El nuevo paradigma, que tiene que ver con la investigación, afirma que el lenguaje no solamente describe al mundo, crea al mundo. De manera que los seres humanos sí que podemos cambiar si nos damos permiso, y si empezamos a ser conscientes de que lo que decimos crea una realidad, la pregunta es, ¿qué realidad quiero crear?

-Se han convertido durante todos estos años en observadoras de la actitud del ser humano ante la vida, ¿cuál dirían que es la más común?
-Verónica: Hay ciertos temas que son universales, y lo que más ha fallado es el amor por nosotros mismos, es el sentimiento más mal entendido, el más difícil de todos, el más olvidado. Creo que ese es el gran tema y la gran necesidad de los seres humanos. A partir de aquí, todo lo demás es posible. Como decimos nosotras: ¿Imposible? Yo, soy posible, y a partir de aquí, todo es posible.

9788408080473Para compras e información del  libro de Verónica Andrés y Florencia Andrés , entra a este enlace: Confianza total

Fuente: La Vanguardia

 

Mandalas para niños y grandes una forma de meditar activamente

foto-mandala1

Hoy les hablaré de los “mandalas”, término que creo ya les es familiar, ya que cada día se dan a conocer los beneficios que poseen para chicos y grandes. Existe mucha literatura y libros en el mercado que pueden ayudarnos a experimentar y participar de sus aportes. Libros para adultos, también para niños, de los cuales te daré algunos datos más abajo.

En primer lugar el término mandala tiene su origen en la india, viene del sánscrito y significa “círculo sagrado”. El crearlos, pintarlos y muchas veces solo observarlos nos aporta muchos beneficios desde sanadores hasta meditativos.  Son una herramienta eficaz a la hora de conectarte contigo mismo, tu mundo interno, tu esencia, tus estados emocionales y mentales, darles forma y expresarlos.

Carl Jung conocido psiquiatra, manifestó que los mandalas eran representaciones de nuestra mente consciente e inconsciente. Por  lo mismo los utilizaba con fines terapéuticos con la finalidad de detectar desordenes emocionales y sanarlos.

A mí en lo particular me encantan los mandalas y ya he experimentado el pintarlos, fue en un momento de mi vida que atravesaba por muchos cambios y sin siquiera pensarlo un día comencé a pintar…, me entretenía, me relajaba, sentía que me expresaba. Ahora lo he dejado, pero creo que ha llegado el momento de retomarlo.

Buscando más información sobre el tema, encontré esta entrevista, realizada por el sitio “Básico con estilo” que te adjunto textual, para que de esta forma entendamos un poco más sobre los mandalas, y podamos nutrirnos de esta técnica y su infinidad de beneficios a veces desconocidos.

_____________________________________________________

¿Qué son los mandalas?

La palabra Mandala viene del sánscrito, que significa “círculo sagrado” y son círculos que nos llevan a nuestra esencia, a la totalidad e integración. Desde miles de años, los humanos hemos diseñado y pintado Mandalas con distintos objetivos. Lo usaron los Egipcios, Celtas, Chinos, Judíos, pero fueron los Tibetanos quienes les dieron un significado sagrado, como una herramienta de trabajo al camino de la sabiduría. En una época más contemporánea, Carl Jung, siquiatra suizo, investigó sobre el efecto de los Mandalas en el comportamiento de los hombres, siendo él su primer paciente. Jung se fascinó al ver que en sus propios sueños y en el de sus pacientes aparecen Mandalas, casi siempre cuando intentaban establecer la unidad interior.

Hoy, es una poderosa herramienta de autoconocimiento que nos permite realizar una meditación activa. Nos conecta ambos lados de nuestro cerebro a través de sus formas y colores, provocando cambios significativos en nuestro autoconocimiento y en la forma en que comenzaremos a ver nuestro mundo.

¿Cuál es el beneficio de pintar mandalas?

Son muchos los beneficios que obtendremos al pintar mandalas, comenzando por: Eleva nuestra alma y promueve la apertura de conciencia, tanto de uno mismo como de la vida. Nos facilita la meditación. Generan buena salud y bienestar. Aumenta la concentración y centra la conciencia. Ayuda a superar bloqueos y patrones erroneos en tu vida diaria.  Equilibra ambos hemisferios del cerebro. Ayudan a alcanzar todo nuestro potencial. Estimulan tu pensamiento creativo y tus habilidades innatas para resolver problemas.  Alinean tu cuerpo, mente, corazón y espíritu en armonía.

¿Cuál es la función que cumple en la meditación?

Nos ayuda a una meditación activa, a calmar nuestra mente y aquietar nuestras emociones, controla estados de stress y ansiedad, nos tranquiliza, logrando sentimientos de felicidad. Por lo anterior, podemos deducir que lo importante no es el fin, si no, el proceso de pintar el mandala.

¿Cómo debo pintarlos? Debo seguir alguna indicación especial o bien dejar fluir?

Eso siempre dependerá de lo que quieres lograr con el mandala. Mi recomendación es que elijas un mandala con el que te sientas más cómodo, sentarse en un lugar tranquilo, idealmente con música, prender alguna vela, incienso o algún aroma, todo lo anterior nos ayuda a preparar nuestro interior y empezamos a conectarnos con el que será nuestro mandala.

Podemos pintar con los materiales que más nos gusten, lápices de colores, lápices de cera, plumones, acrílicos,etc. Comenzaremos a pintar desde el centro hacia afuera, de forma ordenada e iremos eligiendo los colores en forma intuitiva, dejando fluir nuestros pensamientos. Al finalizar, les recomiendo colocar la fecha en que lo terminaron y un título.

¿Es recomendable para todas las edades?

Por supuesto. A los niños les ayuda aumentar la concentración, por lo que es muy bueno para los que tienen déficit atencional. Trabaja la capacidad de asombro y amplía su creatividad encontrando soluciones a los desafíos que se les presentan. Mejora la autoestima, la relación consigo mismo y con los demás.

Para los adultos mayores se utiliza para ayudar en la prevención del Alzheimer, ya que ejercita el cerebro a través de las formas, colores  y la conexión de los adultos con sus recuerdos. Se ha demostrado que la realización de esta tarea favorece la psicomotricidad fina, la relajación y el sentimiento de utilidad y autoestima.

Quisiera aprovechar para recomendar a los padres, pintar mandalas con sus hijos. La relación y la comunicación mejora. Se desarrolla un lenguaje especial y distinto entre ambos, facilitando la expresión de sentimientos entre ambos.

¿Qué consejo podrías darnos a la hora de querer trabajar con mandalas?

Antes que nada, sentir que lo hacemos desde el corazón, pensando que cada línea y cada color es parte de nosotros, de lo que tenemos dentro y que a veces, ni nosotros conocemos. Es importante utilizar materiales y mandalas con los que nos sintamos cómodos. Finalmente, dejar que todo fluya, los colores y las formas. www.mandalaschile.cl

________________________________________________________________________________

Ahora para finalizar, como te había indicado más arriba, te dejo algunos libros de mandalas para adultos y niños.

Mandalas para niños:

Mi primer libro de Mandalas Ve y compra en Amazon

C_Mandalas.indd

Taller De La Calma. (Colección libros con mandalas y temas específicos) Ve y compra en Amazon

978846960459 (1)

Para Despertar La Creatividad De Los Niños Taller De Mandalas Ve y compra en Amazon

51ljwCO7UVL._SX463_BO1,204,203,200_ (1)

 Haciendo clic en este enlace podrás acceder a muchos más con diversos temas y diseños entretenidos. Tú junto a tus hijos podrán elegir según sus preferencias: Libros Mandalas para Niños

Mandalas para adultos: 

En esta categoría quiero mencionar a  Claudette Jacques , autora de diversos libros de mandalas, cada uno enfocado a trabajar temas específicos  como: La autoestima, el amor, superar los miedos, cultivar la alegría, atraer la abundancia, para acompañar la sanación, acompañar el embarazo, aceptar los cambios, para vivir en el momento presente, para desarrollar la gratitud…, y muchos más.

En este enlace puedes acceder a compras y más información de su colección: Mandalas de Claudette Jacques

20120906041138

Y aquí te dejo más libros para elegir: Libros mandalas para adultos

Espero que toda esta información te haya ayudado a entender un poco más el maravilloso mundo de los mandalas.

Entonces…, lo único que necesitas son ganas y dejarte llevar. Te invito a que crees y pintes tu mundo junto a tus hijos.

                                          1932487_10205060856181554_3718532437824620895_n (1) (4) Autora: Evelyn E.

Creadora de la página Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación. 

                                                                 logo

 

 

Cuentos infantiles de Félix Torán. La Magia y el Poder están en ti

810m1LpA8KL.jpg

A veces me pregunto como sería el mundo si todos nos decidiéramos desde ya a educar a nuestros niños, las nuevas generaciones, en el control de su mente y sus emociones, a que tomen conciencia del poder de sus pensamientos y sus palabras, a que se sepan capaces de lograr todo lo que se proponen…sabiendo que este poder, esta varita mágica está dentro de cada uno de nosotros. Porque el pensamiento y la emoción son energía creadora.

Hay una cita de Louise Hay, que me gusta mucho, de su libro  Usted puede sanar su vida

“Mi deseo más profundo es que algún día el tema de cómo funcionan los pensamientos sea lo primero que se enseñe en la escuela. Jamás he entendido qué importancia tiene hacer que los niños memoricen las fechas de una serie de batallas. Me parece un total desperdicio de energía mental. En cambio, podríamos enseñarles cosas realmente importantes: cómo funciona la mente, cómo invertir dinero para tener seguridad financiera, cómo ser padre o madre, cómo tener buenas relaciones y cómo crear y mantener sentimientos de autoestima y de apreciación de uno mismo. ¿Se imagina cómo sería una generación de adultos a quienes en la escuela, además del plan de estudios normal, se les hubieran enseñado estos temas? Piense cómo se manifestarían esas verdades. Serían seres humanos felices, que se sentirían en paz consigo mismos, no tendrían dificultades financieras y enriquecerían la economía con inversiones prudentes de su dinero, personas que tendrían buenas relaciones con todo el mundo, que se sentirían cómodas en el papel de padres y crearían otra generación de seres humanos que se sientan bien consigo mismos. Y, dentro de todo esto, cada persona seguiría siendo un individuo y expresando su propia creatividad.

Yo comparto su deseo…

Sé que todos necesitamos ayuda en este camino y si podemos colaborar unos a otros, ¿por qué no?

Creo en el poder que tienen los cuentos y libros infantiles. Si nos diéramos el tiempo de leer cada noche, o a cualquier hora del día, por lo menos un cuento a nuestros hijos sería maravilloso. Cuentos con bellos mensajes, enseñanzas, lecciones de vida, valores. Porque cada palabra, cada mágica palabra calará hondo en sus cabecitas y corazones, lo cual será una maravillosa reserva para cuando crezcan y se conviertan en adultos.

Es por esto que hoy les dejo tres libros infantiles del autor Félix Torán. Escritor y conferencista con énfasis en temas de superación y motivación personal, de reconocido prestigio en España, Latinoamérica y Estados Unidos. Entre algunos de sus libros podemos encontrar “Ley De La Autocreacion”, “El tiempo en tus manos”, “El arte de ser y estar”. Si quieres saber más información entra a este enlace y lee una de sus entrevistas: “Para ser feliz, basta con dejar de ser no feliz”

La colección de hoy está recomendada para niños a partir de los 7 años. Donde tus hijos podrán aprender temas como la paciencia, la actitud mental positiva, la práctica de la alegría empática, la proactividad, trabajar las resistencias interiores, la meditación…, con la ayuda de un lenguaje ameno y entretenido. Sin duda un aporte y una ayuda maravillosa. Espero los disfrutes…

9788416054794.jpg

La Varita Mágica:

“Carly y Adry son dos niños muy felices que juegan en el colegio con Mely, una amiga que dice tener poderes extraordinarios, y se gana el respeto de todos sus compañeros. Carly se siente muy triste por no poseer un poder mágico… Por consejo de su madre, habla con su abuelo Juan, un anciano muy sabio que les revela algo que cambiará sus vidas para siempre. Carly y Adry descubren que en su interior reside un gran poder: lograr que sus deseos se hagan realidad.
El abuelo Juan les entrega dos varitas mágicas, divididas en cuatro trozos. Para ganar cada trozo deberán superar un reto, que les ayudará a aprender uno de los pasos clave para hacer realidad sus sueños. Descubrirán temas tan apasionantes como el poder de la visualización, cómo meditar para calmar su mente, el poder de dar, y muchos otros conocimientos transformadores.
Una lectura amena y repleta de sabias enseñanzas para el crecimiento personal de los más pequeños, que no solo divertirá y transmitirá enseñanzas e inspirará a los más pequeños, sino también a los padres y profesores.
¿Te atreves a descubrir el gran poder que reside en tu interior? ¡No te pierdas esta aventura! Ve y compra en Amazon

513QONRZ5aL._AA280_PIkin4,BottomRight,0,11_AA280_SH20_OU30_.jpgç

La vitamina P:

“Carly y Adry son dos niños muy felices, que tienen una familia maravillosa y disfrutan aprendiendo y jugando en el colegio. Mely es una amiga que dice tener el poder de conseguir todo lo que se propone, y tiene por objetivo ganar el sorteo de un maravilloso patinete que todos los niños anhelan. Finalmente, lo consigue, y esto hace que Carly y Adry se sientan tristes e incapaces de conseguir ganar ningún sorteo. Por consejo de su madre, hablan con su abuelo Juan, un anciano muy sabio que les revela algo que transformará sus vidas. Con la ayuda del abuelo Juan, descubren que es posible conseguir las cosas sin esperar a que les toquen en un sorteo. Su abuelo les descubre las cualidades necesarias para lograrlo gracias a lo que él llama “la vitamina P”.Vive con Carly y Adry esta emocionante aventura de crecimiento personal para los niños, donde descubrirás cómo desarrollar cualidades como la actitud mental positiva, la proactividad, la paciencia y la alegría empática.
¡No te pierdas esta aventura! Si conocías “La varita mágica”, ¡no puedes perderte este libro, donde los personajes viven una nueva aventura de transformación personal! Si no lo habías leído, ¡esta obra te atrapará!” Ve y compra en Amazon

los-pequencc83os-lideres.jpg

Los pequeños líderes: 

“Carly y Adry son dos niños muy felices, que tienen una familia maravillosa y disfrutan aprendiendo y jugando en el colegio. Carly es elegida en clase para ser la líder de la excursión de fin de curso (el evento más esperado del año por todos los alumnos de su clase).
Carly piensa que ser líder consiste en ser famosa, ganar el respeto de todos sus compañeros y poder dar órdenes (que tienen que ser obedecidas). Pero pronto las cosas empiezan a salirle mal…
Gracias a su abuelo Juan, Carly y Adry aprenden lo que es realmente el liderazgo, y cómo convertirse en unos buenos líderes. Gracias a cinco retos, consiguen descubrir los errores típicos del liderazgo y cómo superarlos, convirtiéndose en auténticos líderes.
Acompaña a Carly y Adry en esta emocionante y divertida aventura, donde los niños comprenden el verdadero significado del liderazgo y aprenden a convertirse en pequeños líderes del presente, que serán los grandes líderes del futuro.Una lectura amena y repleta de sabias enseñanzas para el crecimiento personal de los más pequeños, que no solo divertirá y transmitirá enseñanzas e inspirará a los niños, sino también a los padres y profesores. Ve y compra en Amazon

Para acceder a información y compras de todos sus libros entra aquí: Félix Torán (Amazon.es)

                              1932487_10205060856181554_3718532437824620895_n (1) (4) Autora: Evelyn E.

Creadora de la página Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación. 

                                                                 logo

“Para ser feliz, basta con dejar de ser no feliz”

entrevista-felix-toran-680x365_c.jpg

Para ser feliz, basta con dejar de ser no feliz.

Bonita frase.
Nos pasamos el día creando causas que van en contra de nuestra propia felicidad y que al final se anclan en el subconsciente convirtiéndose en resistencias que operan continuamente.

No tengo tiempo de nada.
Ese mantra nos programa precisamente para eso. No lo repita más y aprenda a gestionar el tiempo.

¿Por dónde empezamos?
Separando lo importante de lo no importante. La mayoría no sabe hacerlo porque no tiene un criterio para ello.

¿Cuál es el criterio?
Saber dónde queremos llegar, cuál es nuestra visión y nuestra misión en la vida, de la que se derivan valores y metas. Todo lo que vaya a favor de eso es importante; lo que nos separe de ello es un ladrón de tiempo.

¿…?
Puede ser una persona, una tarea, una situación. Cada persona tiene sus ladrones de tiempo, pero hay algunos muy extendidos, como las interrupciones, reuniones y llamadas no deseadas, el desorden, la multitarea.

Lo de tener una visión suena esotérico.
La visión es el propósito en la vida, en qué queremos convertirnos a largo plazo. El hecho de ponerlo por escrito nos cambia la vida, nos da un marco de referencia; si no, nos pasamos la vida en prueba y error.

¿Y lo de la misión?
Como mínimo es la de ser feliz. Se trata de un proceso de autodescubrimiento. Hay que cuestionarse tres cosas: quién soy, cuáles son mis talentos, qué voy a hacer con ellos y a quiénes voy a dirigirme. Si no sabemos por qué hacemos lo que hacemos, perdemos la motivación.

Cierto.
Mucha gente vive en el mundo de lo urgente y hace cosas que no son importantes para ellos, sino para otros, y encima eso les produce estrés. Hay que salir de esa zona. Estar ocupado no es malo, siempre y cuando estemos hablando de trabajo y no de esfuerzo.

Alto ahí.
Si lo que haces está alineado con tu misión y disfrutas haciéndolo, puedes estar muy ocupado, pero no agotado.

Deme más herramientas.
Dedique un tiempo a cada tarea y huya de la procrastinación.

Latinajo.
Significa dejar para más tarde. Yo soy partidario del hágalo ya. En el momento en que se te ocurre una idea, el universo entero está en la mejor configuración para que la pongas en marcha. Si estás inspirado la acción fluye sola, parece que todo encaja.

Dígame las tres cualidades básicas de un buen gestor del tiempo.
Son personas proactivas: no esperan que las cosas pasen, sino que hacen que las cosas pasen. En el universo rige la ley de causa y efecto: toda causa da lugar a un efecto.

La ciencia se fundamenta en ello.
Por tanto, si yo no hago nada nuevo, nada nuevo va a pasar. Si quieres conseguir algo, debes considerarlo un efecto y así empezar a crear las causas. La persona reactiva espera que las cosas pasen mágicamente.

Entendido.
El cóctel de la buena gestión del tiempo consiste en cuatro partes de disciplina y una de improvisación. Y hay que conocer el concepto del tiempo, saber que existe el tiempo verdadero y el falso.

Curiosa distinción.
El tiempo verdadero es el instante presente; el falso tiempo necesita de la mente (programar tareas, recordar…), muy útil, pero si nos excedemos deriva en estrés y enfermedad. En cambio, la conexión con el instante presente la usamos muy poco y es lo que nos hace felices y productivos.

¿Productivos?
El súmmum de la gestión del tiempo es la atención plena, cualidad milenaria que nos permite estar en contacto con el presente incluso usando la mente. Otro aspecto esencial es gestionar bien la energía.

No estar siempre agotado.
Hemos de ser conscientes de cómo fluctúa nuestra energía durante el día para dedicar a las tareas importantes nuestros momentos de máxima energía.


La concentración es otro punto importante. Es una cualidad que se desarrolla mediante la meditación. Si aprendemos a concentrarnos en la respiración, desarrollamos la capacidad de no dejarnos llevar por distracciones. Y no hay que olvidar nuestro personal departamento de ayuda: el subconsciente.

¿Cómo conseguir su ayuda?
Si somos capaces de crear una imagen mental clara de lo que queremos lograr y lo asociamos a emociones (que ayudan a que el contenido se grabe con más fuerza), empezaremos a percibir las oportunidades. Pero es fundamental eliminar las creencias limitantes (“yo no valgo…, no merezco…”), que operan sin que seamos conscientes.

Deme algún truco para poner a trabajar al subconsciente.
Escriba en un papel su objetivo (por el que ya estamos luchando, aquí no hay magia) y hágalo de manera correcta (en presente, en voz activa). “Quiero encontrar trabajo” implica carencia; escriba: “Encuentro trabajo”, imagine que ya lo tiene. Y aprenda a leer en su cuerpo, en sus sensaciones, porque es como se expresa el subconsciente.

Fuente: La Contra. La Vanguardia
etm_portadaPara compras e información del libro de Félix Torán, entra a este enlace: El tiempo en tus manos

Evânia Reichert: También los adultos deben conocer sus límites a la hora de educar y relacionarse con la infancia.

La-paz-en-el-mundo-empieza-en-_54156343437_54026874601_600_226

Evânia Reichert es escritora, periodista y profesora del Programa SAT, creado por Claudio Naranjo. Se declara de izquierdas y ecologista pero está convencida de que la auténtica revolución empieza por educar bien y que la inteligencia no depende tanto del adn como de los besos y abrazos que recibimos en la infancia -y también a lo largo de la vida. Lo explica en detalle en su libro “Infancia, la edad sagrada”, de Ediciones La Llave.

¿Cómo influye en la construcción del cerebro el afecto que se recibe en la primera infancia?

Aunque la investigación que llevo a cabo sobre el desarrollo del niño es esencialmente interdisciplinar, creo que también es importante poner de relieve este tipo de información. Sobre todo porque la neurociencia aporta una contribución muy concreta, comprensible para cualquier persona, y también para satisfacer a los que necesitan “evidencias científicas” para entender la urgencia de la prevención biopsicológica, el binomio salud-educación y la interacción entre el cuerpo, la psique y el ambiente.
El contacto corporal afectivo genera bienestar y esa sensación agradable libera una hormona que estimula la sinapsis, las conexiones entre las neuronas y la formación de redes neuronales, promoviendo aún más el desarrollo temprano del cerebro. Del mismo modo, también la hormona del estrés, el cortisol, puede ser crucial para la promoción de la poda de las sinapsis, causando déficit en el desarrollo y las matrices de la depresión y la ansiedad, algo que puede marcar negativamente la constitución psíquica de una persona. En las últimas décadas, la neurociencia ha demostrado con pruebas de tecnología punta la relación directa entre el afecto, el desarrollo temprano del cerebro, el estrés y la depresión. Pero nada de esto es nuevo. De hecho, el psicoanálisis y sus herederos siempre hablaron de todo esto, en el campo de la subjetividad. Lo importante es que hoy en día tenemos más evidencia de que en los primeros años de vida la maduración biopsicológica, alimentada por el afecto, da lugar a virtudes como la capacidad afectiva y el sentido humanista, el reconocimiento mutuo y la alegría. Estas contribuciones abren, aún más, nuevas vías para el trabajo de prevención de los trastornos biopsicológicos, incluso entre personas que no tienen en cuenta la subjetividad de los niños como un tema importante. Desde el año 2000, la Organización Mundial de la Salud ha insistido en la urgencia de la prevención en la infancia como una manera de hacer frente al crecimiento de la depresión y la hiperactividad en la infancia, la adolescencia y la vida adulta.

¿Qué transmitimos en la gestación?

En el pasado se creía que el útero era un lugar seguro y tranquilo, pero hoy se sabe que muchas veces el ambiente uterino puede ser un lugar de tensión y ansiedad. La gestación es el período de la formación del temperamento carácter, que es innato, una mezcla de la genética y las condiciones emocionales del ambiente uterino. Lo ideal sería que el embarazo fuera muy tranquilo porque el bebé recibe a través de la placenta, toda la carga de ansiedad y el estrés que vive la madre. Del mismo modo, el niño en formación recibirá las sensaciones océanicas de tranquilidad y bienestar, siempre que la madre esté saludable y tranquila. Este no es un compromiso sólo de la madre, sino todo el entorno social: el respeto y el celo con el estatuto especial de una mujer embarazada, por el simple hecho de que lleva una nueva vida en su vientre.

¿Qué transmite específicamente la madre?

El bebé siente lo que siente la madre. Una mujer embarazada puede transmitir muchas cosas a su hijo, tanto positivas como negativas. El feto, el bebé y el niño pequeño son expertos en captar el inconsciente parental, la energía del ambiente, la tensión o la paz que está en el aire. La madre transmite su amor a su bebé, su paz, la aceptación de que se le desea, las conversaciones de amor con él, los nutrientes y la atención a la dieta y la salud en este período. Del mismo modo, una madre ansiosa también pasa al feto la ansiedad, y más tarde en la lactancia, la leche también puede perderse debido a la tensión emocional vivido en la familia. Un bebé en gestación en un útero muy agitado tiende a estar muy agitado después, insertándose este rasgo en su carácter. El autismo también puede venir del embarazo, aún no se sabe cuáles son sus causas, si son genéticas o ambientales, pero es un comprometimiento que se da en el inicio de la vida, así como también la psicosis.

¿Qué transmite el entorno?

El entorno afecta a la unidad materno-infantil, promoviendo la tranquilidad y el bienestar o la angustia y la tensión. Todos en la familia, en la guardería, la escuela o en el medio social, deben velar por el desarrollo inicial de un niño como algo sagrado.

La llegada a este mundo, ¿es un entorno inhóspito, por mucho que lo dulcifiquemos?

Podría no ser inhóspito, pero aún así, la mayoría de las veces aún lo es. Yo digo que sigue siendo inhóspito, porque creo que un día estas conductas sin humanización serán vistas como una limitación, como algo impensable que sucedió en el pasado. En la mayoría de los hospitales, al menos en los países que siguieron el paradigma estadounidense de medicalización del parto – como es el caso de Brasil – los procedimientos de rutina del personal del hospital se realizan inmediatamente después del nacimiento, incluso si el bebé es fuerte y está bien , aunque no es una necesidad vital. Antes de que el bebé se quede con la madre, el equipo médico practica los procedimientos de rutina: el peso, la aspiración repetida de la vías respiratorias, exposición al ruido, tacto grosero y abrupto, etc. Es decir, la subjetividad del niño y su madre no es prioridad, incluso cuando está bien. En Europa, el paradigma ha sido siempre el nacimiento con un mayor respeto a la madre y el bebé. Sin embargo, el aumento del número de partos por cesárea en muchos países europeos es alarmante y muestra un cambio, yo diría un retroceso. Por todas estas razones, es importante y urgente que se hable de la humanización del parto y del periodo postnatal. Hay nacimientos, aunque el riesgo sea el normal, que se convierten en un momento de violencia impresionante, porque no hay una conducta de humanización. El momento del nacimiento es el primer registro – somático – de cómo es el mundo al que llegamos. Es necesario reducir al máximo el impacto del pasaje entre el espacio intrauterino y el extrauterino, ya que este momento es ya de por sí impresionante. Humanizar el parto significa no sólo la reducción de las cesáreas, sino la humanización de todo el proceso de nacimiento, respetando la subjetividad de la madre y del bebé. Este es un momento sublime. Quien se dedica a atender partos, también debe mirar este momento desde un nuevo paradigma: el de la humanización. Vivimos en un tiempo magnífico en el que podemos desarrollar la humanización tanto en lo que respecta al personal médico y comadronas como también a la tecnología y recursos médicos, cuando sean necesarios.

¿Cómo facilitar la adaptación del bebé a la vida fuera del útero materno?

En el primer mes, sobre todo en los primeros diez días de vida, es necesario el respeto al estado de extrema sensibilidad del bebé, que aún se encuentra en un estado similar al intrauterino. Por supuesto, es un momento de fiesta y alegría para toda la familia, pero para cultivar la autorregulación y el respeto biopsicológico hacia este nuevo ser, hay que preservarlo de todos los excesos, porque todavía es muy sensible. Creo que los padres deben acordar con amigos y familiares que las visitas se pospongan, o se reduzcan y organicen para después de los 15 primeros días, de modo que la casa tenga intimidad, tranquilidad y, sobre todo el silencio. Hasta 28 días de vida el bebé es todavía un recién nacido. Este tiempo también hace posible que la madre y el padre puedan apropiarse del intenso proceso que es aprender a cuidar a su bebé y entenderlo. Como ya decía Winicott, es en el silencio y la relajación donde el bebé comienza la integración gradual de soma y psique. Poco a poco, el bebé va a adaptándose y saliendo de su interior hacia el otro. La visión de Wilhelm Reich entiende que el núcleo psicótico se forma a temprana edad, debido a la imposibilidad de la integración y la falta de contacto profundo entre el bebé y la madre, o con la persona que cumple la función materna.

¿Cómo podemos transmitir confianza en el bebé para afrontar la vida más tarde, en la infancia y en la etapa adulta?

La confianza, que es la fe en sí mismos y en la vida, es la primera virtud que desarrollamos ya en el inicio de la vida. Eric Erikson trajo este mapa correcto y orientativo sobre la crisis normativas de cada edad. Indicó que la confianza básica se constituye en el primer año de vida, como resultado de la atención temprana y buenos vínculos entre los padres y los bebés. Su polaridad, la desconfianza básica, puede llegar a ser dominante cuando el niño no ha sido cuidado y atendido en sus necesidades emocionales básicas. Estos son puntos clave que deben ser conocidos y fortalecidos en el sentido común, a nivel popular. Cada vez es más urgente trabajar con la prevención de los trastornos biosicológicos. Actualmente, tenemos un crecimiento significativo de los episodios psicóticos, y en veinte años, según la OMS, la depresión será la enfermedad dominante en todos los países, superando el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Cuando la sociedad entienda que la matriz de la depresión es oral, o sea, que ya está inscrita como enfermedad desde el inicio de la vida, la prevención biopsicologica pasará a ser un asunto muy urgente para evitar la agravación de esta que ya es una calamidad mundial. En los primeros años de vida si el niño tiene la suerte de recibir un buen trato, y cuidadores suficientemente buenos, podrá formar una especie de fondo de reserva para el resto de las etapas de la infancia, la adolescencia y la vida adulta.

 ¿Cómo acompañar en el desarrollo a lo largo de la infancia?

Me encanta la metáfora “los árboles no dejan ver el bosque”. Creo que esta es una buena frase para que nos trabajemos. Ver sólo el árbol, o ver al otro de forma reducida, es nuestro gran problema hoy en día: no vemos la totalidad, la totalidad de las cosas. Por lo tanto, es urgente educar a los adultos, porque realmente reproducen las marcas de su infancia en sus modos de educar. Wilhelm Reich creó el primer proyecto de prevención de las neurosis, en 1920, en Austria, y dijo que el adulto tiene que autoconocerse para no ser tan automático en esta reproducción de los patrones recibidos de la familia de origen. Claudio Naranjo aportó después todo un estudio completo sobre el legado del patriarcado que cargamos en nuestro propio legado de educación.
Debemos tener la humildad y la grandeza de reconocer esto, si no, no vamos a salir de esta crisis. La escasa importancia que se le da a la subjetividad de un niño, desde el momento del nacimiento hasta la edad adulta, es la manifestación más clara de cuán adentro estamos aún de una sociedad patriarcal. Está en quiebra y en colapso, por suerte, pero todavía en vigor. El cuidado de los niños es una cuestión de ciudadanía. Para cambiar el nivel de conciencia de los adultos con respecto a la determinación del cuidado biopsicológico con las nuevas generaciones, para pensar en la construcción de un mundo más humano y menos violento, es necesario aprender lo que necesita un niño, en qué se está formando en cada edad desarrollo, de modo que se pueda estimular en la medida justa, cultivando la autorregulación en la educación.

¿Se puede “enseñar” a ser una buena persona, a amar, a confiar en la vida?

Creo que esto puede ocurrir a través del cultivo del respeto biopsicológico, el respeto al tiempo del niño y de buenos vínculos en la relación adulto-niño, niño-niño, adulto-adulto. Los niños amados y respetados realmente se convierten en buena gente y serán buenos padres, buenos cuidadores. El fondo de reserva recibido en el inicio de la vida, el reconocimiento mutuo y la afectividad desarrollada serán pilares para convertirse en seres humanos humanizados y no brutalizados.

¿Cuáles son los principales errores que deberíamos evitar en la educación en la infancia?

Las recetas y consejos sobre lo que está bien o mal, hablando en la educación y cuidado de los niños, son un peligro. Este es uno de los grandes males de nuestro tiempo, creo: los recetas y la desconexión con el conocimiento esencial. Tenemos miles de publicaciones que son recetas para la pronta resolución de los problemas educativos. Literalmente hablan de cómo educar a un niño de un año, dos años, cinco años, 12 años. Cómo hacer que coma, cómo hacer que duerma, cómo hacer que amen… Las recetas de aplicación generalizada, sin tener en cuenta la subjetividad de cada niño, cada familia, cada cultura, pueden ser muy perjudiciales. Un ejemplo absurdo que circula por ahí es la peligrosa frase: “deje que el bebé llore hasta que se duerma, para que aprenda a dormir solo.” Un bebé, un recién nacido o un niño de cinco o seis meses, es incapaz de explicar el desgaste psicológico que esto le provoca. Tiene que ser servido en sus necesidades. Si le dejamos llorar, va a terminar durmiendo, pero sólo después de haber llorado mucho, de haberse colapsado. El bebé va a registrar que no tiene sentido pedir más, que no va a ser atendido en su necesidad. O bien se agitará hasta el extremo, cuando necesite algo. Es importante saber que cada niño tiene su propia historia y ninguna regla se aplica a todos. Las recetas sirven solamente para resolver un problema inmediato y no para pensar en la formación integral de la persona. El otro inconveniente es que, a través de dichas recetas, se evita que los padres piensen, estudien y tomen posesión de su sabiduría maternal y paternal, que conoce desde las entrañas y el corazón lo que es mejor para su hijo. Yo creo que conociendo las etapas de la infancia, cultivando la autorregulación en materia de educación, trabajando para no reproducir de forma automática las neurosis del adulto en el más pequeño, acertaremos más y nos sentiremos menos culpables de la violencia cotidiana que ejercemos con nuestros hijos. O incluso, de la violencia que los niños ejercen con los padres y profesores, fortaleciendo el filiarcalismo que a veces se ejerce en el interior de los hogares. Esta es otra manifestación del fracaso de prácticas educativas sin consistencia, que sólo hacen lo contrario de lo que vieron, andando al revés. En lugar de simplemente querer hacerlo bien, lo mejor es sensibilizarse, aumentar la conciencia, crecer como persona, buscar maneras de construir una nueva maternidad, y paternidad que cultiven el respeto biopsiocológico y el amor como una pedagogía relacional.

La disciplina, tener en cuenta a los demás, ¿dificulta o desarrolla la sensación de libertad?

Los niños respetados son pacíficos y respetuosos. Los pequeños necesitan mucha libertad para expresarse, pero también de límites amorosos que promuevan el sentido de autorregulación biopsicológica en sus aspectos organísmico, psicoafectivo y psicosocial. Los límites son esenciales para que exista respeto personal e interpersonal. Este es el gran problema hoy: la falta de respeto por sí mismo, el otro, a la naturaleza, entre muchas otras cosas. Sin embargo, cabe señalar que antes de hablar sobre los límites a los pequeños, tenemos que hablar acerca de los límites de los adultos. Estos, en su mayoría no han aprendido todavía a tener límites en su modo reactivo de tratar a los niños y niñas. Movidos por sus heridas de la propia infancia, los padres y los educadores tienden a ser muy reactivos y automáticos en sus formas de actuar y entender al niño, sin tener en cuenta la subjetividad de los niños en cada edad. Wilhelm Reich dijo que los adultos tienen una compulsión a educar, lo que traduce muy bien el comportamiento promedio de los padres y educadores, incluso en nuestros días. Hay una cierta pretensión adulta de hallarse siempre en lo correcto en relación con los niños. Reich afirmó y, más recientemente, Claudio Naranjo también: hay que educar al educador – ya sea madre, padre, maestro o cuidador -, pues el adulto reproduce las marcas de su infancia en su manera de educar. La expresión “dosis óptima”, procedente de Reich, se refiere al cultivo de la autorregulación en la educación de un niño, lo que requiere que el adulto y el entorno social también se autorregulen.

 ¿Cómo ayudar al niño o a la niña a que construya una imagen de sí misma positiva sin que acabe siendo esclava de esa imagen?

Comprendiendo que la autoestima se forma a lo largo de las fases de la infancia, desde el primer año de vida: en primer lugar surge la confianza en sí mismo, y después la autonomía, la estima por su identidad sexual, operacional y existencial. Yo creo que la discriminación entre los valores fundamentales y valores pseudosociales es determinante para que el niño aprenda la diferencia entre el amor propio y la vanidad, el consumismo y la necesidad real, la cooperación y la competencia, por ejemplo. Apoyarse en los valores fundamentales da consistencia a la estima personal. El cultivo de la autorregulación en la educación, es decir, el respeto biopsicológico y vínculos suficientes buenos, aliados con los propósitos de la educación para el ser y el convivir, propuestos por Edgar Morin, son una buena manera segura de llegar a un mundo más humano, más justo y menos enfermo. Como dice Claudio Naranjo, en este momento histórico el renacimiento se dará por la vertiente de lo psicológico. Y esto parece cada vez más claro,  pues la crisis actual es de naturaleza psicológica y de proporciones sin precedentes. Basta con mirar el creciente consumo de drogas psiquiátricas, el impresionante aumento de episodios psicóticos, la adicción a las drogas alarmante, la depresión y la crisis existencial de este tiempo.

 ¿Cómo ayudar a una criatura para que esté abierta, en el presente y en el futuro, a los cambios de la vida y de sí misma?

Promoviendo el desarrollo del ser, la libre expresión respetuosa, la autenticidad, la creatividad, las relaciones humanas. Permitiendo que el niño entienda que las pérdidas son parte de la vida. Permitiendo que sufra, cuando eso se deriva de los hechos de la vida, dejando que exprese su dolor y acogiéndolo. Una vez más, insisto en esto: no existen modelos o recetas a seguir. Tanto un niño sano, como un niño enfermo o un hijo discapacitado o un adolescente o un joven o un adulto o un anciano, todos nosotros siempre necesitamos lo mismo: ser vistos y reconocidos en nuestra individualidad, sin estigmas, con respeto y amor.

 ¿Cómo transmitir unas creencias y actitud flexibles (contra la rigidez de pensamiento), de amor y confianza en la vida?

La rigidez en el pensamiento y en las relaciones es la propia rigidez del carácter. Cuanto más patológico es el carácter de una persona, más rígido es. Cuanto más autorregulada y saludable, más flexibles serán sus creencias y actitudes. Podemos hacer mucho por la apertura y la flexibilidad biopsicológica de las nuevas generaciones si nos fijamos en la infancia con un sentido de la prevención de los trastornos psicoafectivos y psicosociales. La prevención comienza desde el nacimiento por medio del respeto a la subjetividad de la madre y del bebé. La fluidez es una habilidad desarrollada cuando hay respeto biopsicológico, cultivo de la autorregulación y buenos vínculos entre el niño y la familia en todos los años de la infancia. Hecho esto, los años siguientes serán más fluidos, aunque las condiciones de vida se vuelvan difíciles. Después de todo, hay un fondo de reserva, hay una base psicoafectiva para seguir adelante.

Por Marié Morales.

Fuente: crecejoven

infancia_edad_sagrada.jpg Para compras e información del libro de Evânia Reichert , entra a este enlace: “Infancia, la edad sagrada”

El Lenguaje del Adiós. Reconectándonos con nosotros mismos

wallpaper-1900777
No sé si has escuchado alguna vez o has sentido en ocasiones que tu tarea y misión en este mundo es “recordar quién eres” o “recordar aquello que ya sabes”.

A mí me pasa esto cuando escribo, hay oportunidades en que me dejo llevar por las ideas, emociones que fluyen, y les doy forma al escribir muchas veces sin pensar mucho, sino que sintiendo, experimentando, y así todo fluye y es liberado más rápido. Por eso digo que cuando escribo no hago otra cosa que recordar lo que ya sé.

En ocasiones me ha pasado también cuando leo algunos libros, leyendo algunas frases o párrafos me digo: “Es exactamente como yo pienso” ,“Es como si esto lo hubiera escrito yo”; y es aquí cuando comprendo que no estoy leyendo algo nuevo, sino algo que yacía dentro de mí y sólo necesitaba ser experimentado, recordado. ¿Te ha pasado a ti? Es aquí dónde debemos estar atentos, abiertos y escuchar, porque la sabiduría que habita en nosotros nos puede estar hablando de muchas maneras.

 Para mí no hay casualidad en todo esto, he llegado en un momento de mi vida donde creo que las casualidades no existen, sino que somos nosotros quienes creamos todo en nuestra vida, todo lo que nos pasa, hasta la lectura de un libro, algo que puede parecer muy simple a simple vista, un libro que te ayude, como me ha pasado a mi, a recordar y experimentar lo que ya sabes.

Creo que todos manejamos un lenguaje universal, y que nuestra tarea es recordarlo. Cada uno lo hace y lo hará a su ritmo, porque todos tenemos un camino a seguir que es único.

Es por esto que hoy les expongo “El Lenguaje del Adios”

5179yr4oxEL._SX320_BO1,204,203,200_

Ve y compra en Amazon

Un libro de Melody Beattie. Está conformado por meditaciones diarias. Cada una de estas meditaciones te ayudará a pasar unos cuantos momentos al día recordando y reviviendo en tu ser más íntimo lo que ya sabes. Habla de la importancia del “autocuidado”, del “amor a nosotros mismos”. Te ayudará también entre otras cosas a dejar actitudes “codependientes”. Una persona codependiente suele olvidarse de sí misma, su vida gira y se centra en la vida de otros, ya sea hijos, pareja, amigos, en una persona, o lugar fuera de sí mismo. De esta manera olvida y deja en segundo plano sus necesidades, sus emociones, deseos para dedicarse al otro. Dando más importancia a los demás que a ellos mismos.

“Una persona codependiente es aquella que ha permitido que la conducta de otra persona la afecte, y que está obsesionada con controlar la conducta de esa persona. La otra persona puede ser un niño o adulto o un amante o un cónyuge, un hermano o hermana, un abuelo o abuela, un cliente o un amigo íntimo. Estas personas pueden ser alcohólicas, drogadictas, gente mental o físicamente enferma, una persona normal que de vez en cuando tiene sentimientos de tristeza, o una de las personas mencionadas anteriormente. Pero el núcleo de la definición y de la recuperación no está en la otra persona, no importa cuánto lo creamos así, está en nosotros mismos, en la manera en que permitimos que la conducta de otra persona nos afecte y en la forma en que tratamos de afectarla a ella: en los cuidados obsesivos, controladores, “ayudadores”, en la baja autoestima que raya en el odio hacia uno mismo, en la autorepresión, en la abundancia de ira y de culpa, en la peculiar dependencia de gente peculiar, en la atracción por y en la tolerancia de lo bizarro, en el estar centrado en otro que conduce al abandono de uno mismo”. Melody Beattie

En resumidas cuentas es un libro maravilloso. Cada una de sus meditaciones te ayudarán a conectarte contigo mismo, sentirte, valorarte, respetarte, reconocerte, a amarte. Cada día te irás desprendiendo y estarás diciendo  Adiós a muchas conductas insanas, de las cuales a veces no somos plenamente conscientes. Te invito a que te sumerjas en este viaje de Sanación,  Liberación y Amor…

Te dejo algunas de sus meditaciones:

Diciembre 8: VALOREMOS NUESTRAS NECESIDADES

Cuando no pedimos lo que queremos y necesitamos, nos menospreciamos a nosotros mismos. Merecemos algo mejor.
Quizá los demás nos enseñaron que no era educado o apropiado que habláramos por nosotros mismos. La verdad es que, si no lo hacemos, nuestros deseos y necesidades insatisfechos en último término vendrán a rondar nuestras relaciones. Podemos terminar sintiéndonos enojados o frustrados, o podemos empezar a castigar a alguien más por no averiguar lo que necesitamos. Podemos terminar la relación porque no satisface nuestras necesidades.
La intimidad y la cercanía solamente son posibles en una relación donde ambas personas pueden decir lo que quieren y lo que necesitan. Una intimidad sostenida así lo exige.
A veces podemos tener que exigir incluso lo que queremos. A eso se le llama fijar un límite. No hacemos esto para controlar a otra persona, sino para ganar el control de nuestra vida.
Nuestra actitud hacia nuestras necesidades también es importante. Debemos valorarlas y tomarlas en serio si esperamos que los demás nos tomen en serio. Cuando empecemos a darle valor e importancia a nuestras necesidades, veremos un cambio notable. Empezarán a satisfacerse nuestros deseos y necesidades.

“Hoy respetaré los deseos y necesidades míos y de los demás. Me diré a mí mismo, a los demás y a mi Poder Superior lo que quiero y necesito. También escucharé lo que ellos quieren y necesitan”.

Diciembre 9: PIDAMOS AYUDA

Está bien pedir ayuda.

Una de las cosas más absurdas que nos hacemos a nosotros mismos es no pedir la ayuda que necesitamos de un amigo, de un miembro de la familia, de nuestro Poder Superior o de la fuente adecuada.
No tenemos por qué batallar solos con sentimientos y problemas. Podemos pedir la ayuda de nuestro Poder Superior y pedirle apoyo y aliento a nuestros amigos.
Ya sea que lo que necesitemos sea información, aliento, una mano, una palabra, un abrazo, alguien que nos escuche o un empujón, podemos pedirlo. Podemos pedirle a la gente lo que necesitemos de ella. Podemos pedirle a Dios lo que necesitemos de El.
Es autodestructivo no pedir la ayuda que necesitamos. Nos mantiene atorados. Si lo pedimos durante el tiempo y con la energía suficiente, si dirigimos nuestra petición a la fuente adecuada, tendremos la ayuda que necesitamos.
Hay una diferencia entre pedirle a alguien que nos respete y pedirle a alguien en forma directa la ayuda que necesitamos de él o de ella. Podemos ir al grano y dejar que los otros elijan si nos ayudan o no. Si la respuesta es no, podemos lidiar con eso.
Es autodestructivo insinuar, lamentarnos, manipular u obligar a la gente a que nos ayude. Es molesto acudir a la gente en plan de victimas y esperar que ellos nos rescaten. Es sano pedir ayuda cuando lo que necesitamos es ayuda.
“Mi problema es la vergüenza”, dijo una mujer. “Quería pedir ayuda para lidiar con esto, pero me daba demasiada vergüenza. ¿No es una locura?.
Nosotros que estamos ávidos de ayudar a los demás podemos aprender a permitirnos a nosotros mismos recibir ayuda. Podemos aprender a hacer tratos limpios acerca de pedir y recibir la ayuda que necesitamos.

“Hoy pediré ayuda si la necesito, de la gente y de mi Poder Superior. No seré una victima, esperando impotente a que me rescaten. Mi petición de ayuda la haré especifica y al grano y le daré espacio a la persona para que elija si me quiere ayudar o no. Ya no seguiré siendo un mártir rehusándome a recibir la ayuda que merezco en la vida, la ayuda que hace la vida más fácil. Dios mío, ayúdame a dejar ir mi necesidad de hacerlo todo solo. Ayúdame a usar el vasto universo de recursos que tengo a mi disposición”.

Diciembre 10: DÉMONOS PODER

Tú puedes pensar. Puedes tomar buenas decisiones. Puedes tomar alternativas adecuadas para ti.

Sí, todos cometemos errores de vez en cuando. Pero nosotros no somos errores.
Podemos tomar una nueva decisión que tome en cuenta una nueva información.
Podemos cambiar de manera de pensar de vez en cuando. Ese también es nuestro derecho.
No tenemos que ser intelectuales para tomar buenas alternativas. En la recuperación, cada uno de nosotros tenemos a nuestra disposición un regalo y una meta. El regalo se llama sabiduría.
La demás gente puede pensar también. Y eso significa que ya no nos tenemos que seguir sintiendo responsables de las decisiones de otra gente.
Eso también significa que nosotros somos responsables de lo que escogemos.
Podemos acudir a los demás para que nos retroalimenten. Podemos pedirles información. Podemos tomar en cuenta sus opiniones. Pero es nuestra labor tomar nuestras propias decisiones. Tenemos el placer y el derecho de tener nuestras propias opiniones.
Cada uno de nosotros es libre de aprovechar y de disfrutar el tesoro de nuestra propia mente, intelecto y sabiduría.

“Hoy guardaré como un tesoro el regalo de mi mente. Yo pensaré solo, decidiré mis propias alternativas y valoraré mis opiniones. Estaré abierto a lo que piensan los demás, pero asumiré la responsabilidad de mí mismo. Pediré ser guiado por la Divina Sabiduría y confiaré en que lo estoy siendo”.

1932487_10205060856181554_3718532437824620895_n (1) (4) Autora: Evelyn E.

Creadora de la página Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación. 

                                                                 logo

 

Pero, ¿y qué es realmente la felicidad?

feliz2

“Parece algo muy subjetivo, ¿no?” “¿Es que acaso es malo estar triste o enfadado?” “¿Es algo que siempre estamos tratando de alcanzar?” “Viene a ratos en la vida, así que hay que disfrutarla cuando se tiene” “Con tantas dificultades que hay en la vida, es como difícil, ¿no?”. Seguramente son preguntas o comentarios que pueden pasar por tu cabeza.

De preguntarle a 100 personas qué es la felicidad, obtendríamos definiciones o razonamientos diferentes. Así que ciertamente hay un elemento subjetivo, pero podemos tener una base o denominación común y hablaremos de eso aquí.

Ya que uno de los objetivos en Triunfadores y Felices es precisamente lograr que niños y adolescentes sean felices junto a sus familias y colegios, creo que es importante que definamos cómo entendemos nosotros la felicidad y cómo queremos transmitirla.

Volviendo a las preguntas iniciales, vamos a dar algunas respuestas:

No, no es malo estar tristes o enfadados.

Todas las emociones existen por una razón y tienen un propósito. Lo malo está en la frecuencia en que estamos en emociones que no nos hacen sentir bien y, por ende, las consecuencias que esto produce (¿sabes lo que ocasiona a nuestro cuerpo llenarlo continuamente de emociones tóxicas?, ya hablaremos en otro artículo sobre ello). Además, es importante analizar las causas de esa emoción y cuestionarnos a nosotros mismos ¿de verdad es un motivo para estar… enfadado o triste?, ya que muchas veces son el resultado de cosas que nos inventamos o de una decisión de ver el lado incorrecto de la moneda.

Mucha gente la ve como un objetivo, pero no lo es.

Te sonará haber leído o escuchado que la gente cuando está estudiando dice que será feliz cuando se gradúe, si está soltero quizás que cuando se case, si está desempleado entonces será feliz cuando encuentre un trabajo, si está casado que todo será mejor cuando tengan hijos, si está trabajando se sentirá feliz cuando se jubile. Y así, la vida se nos pasa, en frente de nuestras narices, y sólo estamos esperando la próxima etapa de nuestra vida como excusa para ser felices, y lo triste es que muchas veces esa etapa llega y no era como esperábamos, así que ponemos el foco en la siguiente. La felicidad está en cada día, en disfrutar de las pequeñas cosas, en dar gracias por lo que tenemos; esto requiere muchas veces enfocar de una forma diferente nuestra atención y ser más optimistas.

No es algo que “viene”, es algo que se produce.

No podemos continuar pensando que es algo externo, que no sabemos cuándo viene o cuándo se va. Cierto es que hay circunstancias o sucesos en nuestra vida que nos hacen sentir como que nos vamos a salir, que queremos saltar, abrazar a todos y naturalmente saca una gran sonrisa en nuestra cara; pero es importante diferenciar estos estados de éxtasis o placer intenso de la felicidad.

NotasToma un momento para hacer una lista de las cosas por las que debes ser feliz, seguramente encontrarás unas cuantas, escribe al menos 20 y reflexiona sobre ellas. Puede ser relacionado con lo que eres, con lo que puedes hacer, con cosas que tienes actualmente, con tus sueños o proyectos y también con situaciones bonitas que has tenido la oportunidad de disfrutar, con logros que has conseguido. No descartes nada, no importa si es algo que puedes llegar a considerar pequeño o grandioso, todo vale.

Si lo has hecho, y has tomado unos minutos para pensar sobre ello, te aseguro que en este momento te sientes muy bien. Por lo que esa sensación, puedes generarla cuando quieras, sólo vuelve a revisar esa lista y sonríe. De hecho, te recomiendo leerla cada día e incluso añadir cosas. Enseña esto a tu hij@.

La vida no es vida si no hay retos, dificultades, altibajos. Disfrutémoslos.

No es excusa para no ser feliz, cada uno de esos momentos también hay que disfrutarlos porque quieren decir que estamos a punto de pasar a un siguiente nivel, sabremos más, tendremos más madurez, producirán cambios en nosotros. Ya decía Einstein que de las crisis surgen progresos, creatividad, descubrimientos y que:

“Quien supera las crisis se supera a sí mismo”.

Todos hemos pasado por algún momento difícil y hemos vivido como lo atravesamos hasta que llega un desenlace o esa etapa en la que nos sentimos mejor.

“Después de la tormenta siempre sale el sol”.

Así que es cuestión de ver qué podemos sacar de eso que nos está pasando, qué podemos aprender, cómo lo podemos aprovechar y tener el convencimiento de que pasará. Fluyamos con esos hechos.


Nos quedamos con la definición de felicidad como un estado en el que sientes bienestar, satisfacción duraderos. Está en nuestras manos estar en dicho estado y el enseñar a nuestros hijos cómo.

En posteriores artículos hablaremos sobre estrategias para sentir bienestar y satisfacción, que puedes compartir con tus hij@s. Requiere práctica y acostumbrar a nuestro cuerpo a sentirse así.

 

Marialecia Guada

Autora: Marialecia Guada

Ingeniero en Informática, Máster en Gestión de Negocio. Practitioner en PNL e Hipnoterapia con especialización en niños, adolescentes, padres y maestros. Experta en Mindfulness, Inteligencia emocional y Psicología positiva. Única homologación en España del método británico NLP4Kids y creadora del Programa Triunfadores y Felices.

Web: Triunfadores y Felices