Tranquilos y atentos como una rana: La meditación para niños…Con sus padres

 

41sKQnJI0+L

Antes de comenzar a escribir el artículo, mi mente divagaba por todos lados. Es verdad que a veces se nos hace difícil mantenernos conscientes y estar presentes. Tener plena conciencia de nosotros, nuestro cuerpo, nuestra respiración, de lo que estoy haciendo y experimentando en el aquí y en el ahora.

Yo en particular estoy agradecida, porque es gracias a que ya hace un tiempo empecé a practicar la meditación, que logro ver cuando mi mente se esparce y se va a pasados y/o futuros, que me hacen perder la conexión conmigo misma, soy consciente de esto, respiro y vuelvo a mi presente. A veces es difícil, porque la mente se va y se va y sin querer nos vamos con ella, perdiéndonos sin darnos cuenta. ¿Te ha pasado que muchas veces no te has dado ni cuenta como has hecho algo?, algo cotidiano, cualquier cosa como: caminar hasta el trabajo, conversar con alguien, cocinar…, llega un momento y dices: “No me di ni cuenta cómo lo hice”. No nos percatamos porque vamos en  piloto automático, sin sentir ni experimentar lo que estamos haciendo en el momento.

El estar presente, no es estar solamente físicamente en un lugar determinado. Podemos decir que pasamos tiempo con nuestra familia, con nuestros hijos, amigos, nuestra pareja; ¿pero es así realmente?, ¿estamos presentes?, ¿estamos conectados? O simplemente hacemos como que estamos. ¿Nos damos el tiempo para sentirnos a nosotros mismos y sentir al otro? ¿Hacer conexión a partir de la conexión que he hecho conmigo mismo primero?

En ocasiones no es tan fácil lograr lo que planteo arriba, no se nos ha enseñado a estar conectados con el aquí y el ahora. Hasta a veces creo que la sociedad ve como algo normal: que mientras me estoy duchando en la mañana, tengo la cabeza en el trabajo; o cuando estoy almorzando, tengo mis pensamientos planeando ya lo que compraré en el supermercado para comer los próximos días; cuando estoy descansando el fin de semana, no logro estar presente pensando en todo lo que me queda por hacer la semana que viene; cuando es lunes ya estoy esperando el viernes. Y así se nos va la vida, porque nuestra vida está aquí, ahora, esperando por nosotros, en este preciso instante, pero la postergamos, pensamos: cuando me asciendan seré feliz, cuando tenga aquella casa estaré tranquilo, cuando apruebe el examen celebraré, cuando me vaya de viaje, disfrutaré, descansaré.

 Toda esta vida de prisas y de vivir en “subjuntivo y futuro”, de  estrés, angustia, se la estamos traspasando a nuestros niños. Porque sí podemos planificar, tener objetivos, metas, pero que todo esto no nos quite la magia de disfrutar del camino, no les quitemos esta magia a nuestros niños también.

Muchos padres se dirán: “Es que no logro una conexión con mis hijos”, y yo me digo a mí misma, cómo esperamos hacer eso si ni siquiera nos damos el tiempo para conectar con nosotros mismos. O vemos niños ansiosos, estresados, desconcentrados, y cómo no esperarlo si los llenamos de actividades, obligaciones, tareas, ni tiempo para el juego tienen, y a veces la mejor solución y la “más rápida” es un especialista; porque el niño no atiende, no logra concentrarse, es como si estuviera pensando en otras cosas.

He aprendido y comprobado que la angustia, la prisa, la ansiedad y el estrés vienen, aparecen, cuando vivimos alejados de nosotros, desde afuera, esto quiere decir siguiendo ritmos externos, deseos y necesidades externas. Porque cuando me desconecto de mí, cuando no sigo mi brújula interna, viene el miedo que es el origen de todas estas ansiedades y angustias.  Nosotros en esencia somos paz, somos amor, por lo tanto si logro ser consciente de esta desconexión y vuelvo a mí mismo nuevamente, todo temor y angustia desaparece…

¿Cuál es la educación que queremos dar a nuestros hijos? Una educación llena de prisas, estrés…, o quieres que aprendan a disfrutar de su vida, de cada instante, que se sientan vivos , que digan: “¡Es lunes, qué maravilloso, porque cada día es maravilloso para mí!  ¡Amo lo que hago en cada instante de mi vida!

Podemos enseñarles y podemos aprender junto a ellos, que ya no se nos pase nuestra vida por delante, detengámonos, respiremos, hagamos conexión, estemos presentes.

En este libro que te muestro a continuación que se titula: “Tranquilos y Atentos como una rana”, puedes encontrar una guía para que junto a tus hijos te adentres en el mundo del “Mindfulness”, la atención plena, el estar presentes. Trae una serie de ejercicios y meditaciones dirigidas a los niños junto a sus padres. Su autora es Eline Snel, una conocida formadora de mindfulness para niños. Si quieres saber más sobre ella y su trabajo, te invito a que visites estos enlaces en el blog:

“A los niños no se les enseña a concentrarse” , ELINE SNEL

Entrevista a Eline Snel, formadora de mindfulness para niños: ¿Mi consejo a los padres? “¡Escucha, escucha, escucha a tus hijos!”

“El mindfulness les da desde pequeños una visión de cómo funciona su cabeza, de cómo se distraen y de cómo pueden influir en su propia mente para estar más tranquilos y ser más conscientes. También aprenden cómo manejar los momentos de estrés. Algunos niños rumian muchos las cosas y tienen pensamientos dolorosos. El mindfulness les ayuda a concentrarse en su respiración, en vez de estar preocupándose”. Eline Snel

rana

“Los niños de hoy suelen ser inquietos y dispersos. A algunos les cuesta conciliar el sueño, otros están incluso estresados. ¿Cómo ayudarlos a calmarse y relajarse? ¿Cómo lograr que se concentren en lo que hacen? La meditación es una herramienta sencilla y eficaz, que se adapta perfectamente a las necesidades de los pequeños y les puede aportar beneficios inmediatos. Este libro ofrece historias y ejercicios simples y breves que los niños podrán practicar a diario. Está dirigido a niños y niñas de 5 a 12 años y a sus padres, que pueden acompañarlos en su práctica. La autora ha basado sus técnicas en el método de mindfulness desarrollado por Jon Kabat-Zinn. Los resultados han demostrado que los niños que practican estos ejercicios duermen mejor, están más concentrados y serenos y se sienten más seguros. Tranquilos y atentos como una rana se ha convertido ya en un éxito de ventas en Holanda y Francia y ha sido traducido a numerosos idiomas”. Ve y compra en Amazon

De esta manera junto a tus hijos y/o alumnos podrás darte un tiempo para conectarte, estar presente y aprender de los placeres que nos da la vida en el Aquí y el Ahora. 

3fda2bc124656a7213ab5d08d8be2268

Y recuerda siempre: “Respira, TU VIDA ES HOY”…

 

 1932487_10205060856181554_3718532437824620895_n (1) (4) Autora: Evelyn E.

Creadora de la página Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación. 

                                                                 logo

Anuncios

2 thoughts on “Tranquilos y atentos como una rana: La meditación para niños…Con sus padres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s