Pero, ¿y qué es realmente la felicidad?

feliz2

“Parece algo muy subjetivo, ¿no?” “¿Es que acaso es malo estar triste o enfadado?” “¿Es algo que siempre estamos tratando de alcanzar?” “Viene a ratos en la vida, así que hay que disfrutarla cuando se tiene” “Con tantas dificultades que hay en la vida, es como difícil, ¿no?”. Seguramente son preguntas o comentarios que pueden pasar por tu cabeza.

De preguntarle a 100 personas qué es la felicidad, obtendríamos definiciones o razonamientos diferentes. Así que ciertamente hay un elemento subjetivo, pero podemos tener una base o denominación común y hablaremos de eso aquí.

Ya que uno de los objetivos en Triunfadores y Felices es precisamente lograr que niños y adolescentes sean felices junto a sus familias y colegios, creo que es importante que definamos cómo entendemos nosotros la felicidad y cómo queremos transmitirla.

Volviendo a las preguntas iniciales, vamos a dar algunas respuestas:

No, no es malo estar tristes o enfadados.

Todas las emociones existen por una razón y tienen un propósito. Lo malo está en la frecuencia en que estamos en emociones que no nos hacen sentir bien y, por ende, las consecuencias que esto produce (¿sabes lo que ocasiona a nuestro cuerpo llenarlo continuamente de emociones tóxicas?, ya hablaremos en otro artículo sobre ello). Además, es importante analizar las causas de esa emoción y cuestionarnos a nosotros mismos ¿de verdad es un motivo para estar… enfadado o triste?, ya que muchas veces son el resultado de cosas que nos inventamos o de una decisión de ver el lado incorrecto de la moneda.

Mucha gente la ve como un objetivo, pero no lo es.

Te sonará haber leído o escuchado que la gente cuando está estudiando dice que será feliz cuando se gradúe, si está soltero quizás que cuando se case, si está desempleado entonces será feliz cuando encuentre un trabajo, si está casado que todo será mejor cuando tengan hijos, si está trabajando se sentirá feliz cuando se jubile. Y así, la vida se nos pasa, en frente de nuestras narices, y sólo estamos esperando la próxima etapa de nuestra vida como excusa para ser felices, y lo triste es que muchas veces esa etapa llega y no era como esperábamos, así que ponemos el foco en la siguiente. La felicidad está en cada día, en disfrutar de las pequeñas cosas, en dar gracias por lo que tenemos; esto requiere muchas veces enfocar de una forma diferente nuestra atención y ser más optimistas.

No es algo que “viene”, es algo que se produce.

No podemos continuar pensando que es algo externo, que no sabemos cuándo viene o cuándo se va. Cierto es que hay circunstancias o sucesos en nuestra vida que nos hacen sentir como que nos vamos a salir, que queremos saltar, abrazar a todos y naturalmente saca una gran sonrisa en nuestra cara; pero es importante diferenciar estos estados de éxtasis o placer intenso de la felicidad.

NotasToma un momento para hacer una lista de las cosas por las que debes ser feliz, seguramente encontrarás unas cuantas, escribe al menos 20 y reflexiona sobre ellas. Puede ser relacionado con lo que eres, con lo que puedes hacer, con cosas que tienes actualmente, con tus sueños o proyectos y también con situaciones bonitas que has tenido la oportunidad de disfrutar, con logros que has conseguido. No descartes nada, no importa si es algo que puedes llegar a considerar pequeño o grandioso, todo vale.

Si lo has hecho, y has tomado unos minutos para pensar sobre ello, te aseguro que en este momento te sientes muy bien. Por lo que esa sensación, puedes generarla cuando quieras, sólo vuelve a revisar esa lista y sonríe. De hecho, te recomiendo leerla cada día e incluso añadir cosas. Enseña esto a tu hij@.

La vida no es vida si no hay retos, dificultades, altibajos. Disfrutémoslos.

No es excusa para no ser feliz, cada uno de esos momentos también hay que disfrutarlos porque quieren decir que estamos a punto de pasar a un siguiente nivel, sabremos más, tendremos más madurez, producirán cambios en nosotros. Ya decía Einstein que de las crisis surgen progresos, creatividad, descubrimientos y que:

“Quien supera las crisis se supera a sí mismo”.

Todos hemos pasado por algún momento difícil y hemos vivido como lo atravesamos hasta que llega un desenlace o esa etapa en la que nos sentimos mejor.

“Después de la tormenta siempre sale el sol”.

Así que es cuestión de ver qué podemos sacar de eso que nos está pasando, qué podemos aprender, cómo lo podemos aprovechar y tener el convencimiento de que pasará. Fluyamos con esos hechos.


Nos quedamos con la definición de felicidad como un estado en el que sientes bienestar, satisfacción duraderos. Está en nuestras manos estar en dicho estado y el enseñar a nuestros hijos cómo.

En posteriores artículos hablaremos sobre estrategias para sentir bienestar y satisfacción, que puedes compartir con tus hij@s. Requiere práctica y acostumbrar a nuestro cuerpo a sentirse así.

 

Marialecia Guada

Autora: Marialecia Guada

Ingeniero en Informática, Máster en Gestión de Negocio. Practitioner en PNL e Hipnoterapia con especialización en niños, adolescentes, padres y maestros. Experta en Mindfulness, Inteligencia emocional y Psicología positiva. Única homologación en España del método británico NLP4Kids y creadora del Programa Triunfadores y Felices.

Web: Triunfadores y Felices

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s