CÓMO LOGRAR QUE LOS NIÑOS MEDITEN

1439937270_0042_830x364.jpg

Cada vez más niños muestran signos elevados de estrés, inquietud y ansiedad desde una corta edad. Nosotros sabemos que la meditación es una gran herramienta para encontrar paz y equilibrio en medio de nuestras agitadas vidas: es por eso que disfrutamos meditar. ¿Qué podemos hacer para que a nuestros hijos también les guste la meditación?

Beneficios para los niños

La revista Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (JAACAP) y los CDC (sigla en inglés de Centros de Control de Enfermedades) han publicado investigaciones que calculan que se diagnosticó trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) a dos millones más de niños en los Estados Unidos entre 2003 y 2012, y que un millón más tomaban medicamentos para controlarlo. Lo más preocupante es que la mayoría de esos diagnósticos se hicieron en niños menores de seis años.

Un estudio llevado a cabo en la Unidad de Investigación sobre Terapias del Royal Hospital for Women en Sydney, Australia, mostró que hubo mejoría significativa en los síntomas del TDAH en niños a quienes se enseñaba a meditar. Sus periodos de atención fueron más prolongados, mientras que su hiperactividad disminuyó.

Otros efectos alentadores enumerados fueron:

  • Mejoría en la relación con sus padres.
  • Aumento de la autoestima.
  • En cincuenta por ciento de los niños que tomaban medicamentos fue posible reducir la dosis o eliminarla por completo, y aun así siguieron mejorando a través de la práctica continua de la meditación.

Presentar a nuestros hijos estas técnicas antiguas pero muy prácticas podría ayudarles a lograr un mejor manejo del estrés y crecer teniendo una vida más sana. Entonces, ¿cómo conseguimos que a nuestros hijos les entusiasme la idea de meditar? He aquí algunos consejos y técnicas de meditación que me han funcionado con mis hijos de tres, cinco y seis años.

Conviértete en el Cambio

Los niños tienden a copiar el comportamiento de sus padres. Así, adentrarlos en el camino de la meditación puede ser tan sencillo como darles el ejemplo. Si tus hijos observan que tú meditas, se establece una atmósfera que ellos pueden aprender. En las mañanas, cuando estoy sentada meditando, mis hijos se despiertan y vienen a sentarse en silencio conmigo (ya sea en mi regazo o cerca), y realmente disfrutan comenzar su día en silencio.

Practica el Silencio

Programa un día, o incluso sólo medio día, dedicado al silencio. Aunque se trate de sólo algunas horas, será una verdadera dicha para ti y una gran lección para tus pequeños.

Puedes plantearlo como un juego: “Vamos a ver quién puede ser el más callado.” Ellos deben verlo como algo divertido.  Luego, cuando rompas el silencio, inventa un juego o canción sobre romper el silencio con palabras amorosas, amables y llenas de buenas intenciones.

Comienza Poco a Poco y de Manera Sencilla

Muchos expertos recomiendan un minuto de meditación por año de edad, comenzando a partir de los ocho. Si han diagnosticado TDAH a nuestros hijos antes de los seis años, quizá debamos comenzar antes. La manera de hacerlo dependerá de la naturaleza y la edad de tu hijo, y tendrás que descubrirla mediante prueba y error. Mi hija, que apenas acaba de cumplir tres años, por lo general permanece más tiempo meditando que sus hermanos mayores.

Pranayama (Ejercicios de Respiración)

La respiración está relacionada con el prana (la energía de la fuerza vital) y oxigena todas las células de nuestro cuerpo. El pranayama ha sido una de las herramientas más importantes para el bienestar de mis hijos, así como para mi propia salud mental. Les ayuda cuando están a punto de ponerse a llorar o cuando están demasiado emocionados como para expresarse con claridad. Sólo tengo que decirles: “Vamos a respirar”, y ellos ya saben exactamente qué hacer.

Éstas son algunas de las técnicas de respiración favoritas de mis hijos:

  • Ujjayi (Respiración victoriosa): Intenta practicar el “sonido del océano profundo” en la parte posterior de la garganta mientras respiras profundamente moviendo el abdomen. En verdad los tranquiliza y asienta su energía. Aprende la versión adulta de Ujjayi.
  • Nadi Shodhana (Respiración relajante): Se dice que equilibra los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro, lo que lleva a un mejor desarrollo cognitivo. Comencé a enseñarles una versión sencilla, tapándose una fosa nasa mientras inhalaban y exhalaban por la otra, y luego cambiando de lado. (Cuando mi hija cumplió cuatro años, ya era capaz de hacer una versión avanzada).
  • Kapalabhati (Respiración de fuego): A los niños les divierte ver el movimiento de su propio abdomen cuando lo contraen al tiempo que expulsan el aire por la boca.  Aprende la versión adulta de Kapalabhati.

Yoga

No hay nada como hacer yoga en familia. Los saludos al sol son una forma divertida y por lo general fácil de practicar yoga juntos. Se dice que estas 12 posturas mantienen los canales de energía del cuerpo abiertos y fluyendo adecuadamente, previniendo así múltiples enfermedades.

El yoga es meditación en movimiento; hay que enfocarse en la práctica misma, la respiración y las posturas. Asegúrate de que tus niños respiren de manera uniforme a lo largo de toda la práctica.

Visualizaciones

Ésta es una gran rutina para antes de dormirse. Yoga Nidra es una práctica antigua que lleva la conciencia a distintas partes del cuerpo mientras uno está acostado y en quietud. Me gusta dar suaves pellizquitos a mis hijos y decirles que se trata de un mágico polvo dorado de hadas que cae sobre distintas zonas de su cuerpo. Esto es excelente para trabajar la conciencia corporal, además de brindar a sus mentes algo en qué enfocarse. Es muy relajante y de gran ayuda para tener lindos sueños.

Cantar Mantras Juntos

A los niños les encanta cantar. Hacerlo mejora el enfoque y la concentración, además de tener efectos poderosos en el desarrollo cerebral. He aquí algunas de mis recomendaciones de mantras y algunos consejos para aprovechar la experiencia al máximo:

  • El Gayatri mantra tiene 24 sílabas, cada una de ellas conectada a una parte del cerebro distinta. Se ha utilizado para mejorar la inteligencia y la intuición. También es una hermosa canción y un muy buen ejercicio para la memoria.
  • OM es el sonido del universo y de la inteligencia divina, y ciertamente los niños pueden conectarse con eso. Permite a tus pequeños jugar con el tono y el volumen de sus OM e ir a su propio ritmo. El sonido podría ir desde un singular y armonioso coro hasta el ruido de los diferentes animales de la selva.
  • Entonación de los chakras: Cuelga un diagrama o ilustración de los chakras (los siete principales centros de energía del cuerpo). Señala el chakra y haz que tus niños se imaginen el color correspondiente en esa zona de su cuerpo. Haz que canten el mantra asociado con ese chakra. También pueden hacer sonidos similares sólo con vocales, como: ooo, ouu, aaa, aii, eii, iii.

Después de entonar los mantras, diles que mantengan los ojos cerrados un rato y noten cómo se sienten. Ésta es una poderosa herramienta de meditación que puede ayudar a los niños a tomar conciencia de los efectos de utilizar mantras.

Masaje

Además de los incontables beneficios para la salud que brinda, un masaje constituye una de las más maravillosas maneras de lograr que a tus hijos les ENCANTE la meditación. No sólo fomenta la conciencia corporal, sino que crea un espacio de amorosa y profunda conexión entre tu hijo y tú. Pídeles que te digan en qué zonas se siente bien el masaje (muy probablemente serán los pies, las manos, la cabeza y el rostro, como a la mayoría de nosotros). Te recomiendo utilizar un aceite orgánico de coco.

Sé Creativa

Aquí tienes otras formas creativas de incorporar la meditación a la vida de tus hijos:

  • Prepara el espacio para meditar. Reúne una piedra (tierra) que haya recogido alguno de tus hijos en el campo, llena un vaso con agua, prende una vela (fuego) y utiliza algo como una pluma para representar el elemento aire. Coloca estos objetos en el centro de una habitación. A los niños en verdad les gusta esto y de alguna manera saben que así se está creando un espacio sagrado. Siéntense en círculo alrededor de los elementos y comiencen la meditación.
  • Haz que observen una vela encendida durante un lapso de tiempo, lo que puede ser una práctica de meditación para el enfoque y la disciplina (el fuego es lo bastante interesante como para captar la atención de los niños).
  • Jueguen a ver qué tan lento y conscientemente pueden caminar de un lado a otro de una habitación con un libro que hayas puesto sobre su cabeza.

Lo principal de todo esto es no obligar a tus hijos a meditar, sino despertar su curiosidad y acostumbrarlos a hacerlo. Haz de la meditación una experiencia positiva y divertida durante su infancia, de manera que sea más probable que continúen practicándola al crecer.

por: Bess O’Connor

Fuente: choprameditacion.com

“El sentido de la vida es crecer y dar frutos como una tomatera”. Claudio Naranjo

LV_20130227_LV_FOTOS_D_54367835100-992x558@LaVanguardia-Web.jpg

Claudio Naranjo, doctor en Medicina, psiquiatra, pionero en la psicología transpersonal

Tengo 80 años. Soy chileno. Viudo, mi único hijo murió. La política se sirve a sí misma y al mundo económico. En el fondo lo que hay es juego, es ganar, ese es el espíritu del poder. Las religiones son distintos sistemas simbólicos y creo que se trata de un camino personal.

Sabiduría individual

Psiquiatra, investigador y buscador, ha desarrollado maneras de conocerse a uno mismo y es referente mundial en la terapia Gestalt, pionero en la psicología transpersonal y profesor de Berkeley. También ha sido aprendiz de grandes maestros espirituales. Desde finales de los años noventa ha brindado muchas conferencias sobre educación y ha influido en la transformación del sistema educativo en varios países, convencido de que nada es más esperanzador que el fomento colectivo de la sabiduría individual, la compasión y la libertad. De eso habla en su último libro,La Revolución Que Esperábamos. La Fundación Claudio Naranjo Barcelona imparte cursos para educadores.

Usted tenía un hijo…

Murió a los 11 años. Se me abrió el corazón.

¿A qué se refiere?

Di un salto espiritual, asomé la cabeza al cielo, y la tuve ahí unos tres años, en los que estuve en un retiro. Después caí rudamente.

¿Cuánto duró la caída?

Unos treinta años. Había abierto una escuela (en la década de los setenta) donde impartía un proceso de autoconocimiento, el programa SAT, que fue muy exitoso. Pero empecé a perder la inspiración y decidí cerrarla. Me dediqué a refinar, pasándolo por el intelecto, lo aprendido de maestros muy elevados.

Pasados veinte años reabrió su escuela.

Sí, con un programa integral de formación para terapeutas. El contacto con la gente me enseñó que podía más de lo que creía aun sin esa inspiración que veinte años atrás me hizo tan brillante. Abrí el SAT a educadores, gente de empresa, y me enfoqué en sanar: autoconocimiento,  tomar contacto con uno mismo. La gente no sabe estar quieta, decía Pascal, y es cierto.

¿De qué estamos enfermos?

De habernos perdido a nosotros mismos, de estar respondiendo a voces y a órdenes que no son las propias, de no saber nutrirnos de la vida en nosotros.

Esto que ha dicho es difícil…

Entrar en el presente y reconocerse: existo, soy. El  vacío de nosotros mismos nos lleva a vampirizar a otros en busca de amor, de aplausos, de placer…

¿No se libra nadie?

Todos tenemos una necesidad neurótica, para unos es la intensidad, para otros la ambición o el miedo al dolor… La escuela se ocupa de que uno no tenga tiempo de estar consigo mismo, de que se olvide de sí mismo y que no diga lo que realmente le pasa.

Y usted ¿qué enseña?

Tres formas del amor y tres de conocimiento. El amor al prójimo; el amor a los valores: belleza, verdad, todo eso que se ha perdido. El sistema de notas tiene mucho que ver. No se aprende por amor al conocimiento, por curiosidad, sino por el triunfo de la buena nota, de estar entre los considerados listos.

Nos queda el tercer amor.

El goce. Desde muy niños anteponemos el deber al placer. Todo pasa por un filtro de excesivo control y perdemos la capacidad de entrega. Somos seres domesticados.

Seres culturales, no me parece tan mal.

Tener una mirada neutra, de desapego, nos da una fuerza superior que pone las cosas en orden, integra los opuestos.

¿Cómo se llevan el desapego y la parte animal, la instintiva?

Son compatibles. El perro furioso no tiene apego por su vida, por eso tiene coraje. La fuerza de la vida es desapegada y para entregarse al río de la vida hay que desapegarse de uno mismo, de sus ilusiones, de sus cálculos. La generosidad es darse, y en eso hay un fondo de renuncia, uno confía en la vida. Estar en paz requiere ese desapego.

¿Y el desapego se enseña?

Tenemos una educación perversa en sus efectos. Los niños van perdiendo originalidad, libertad, nos vamos encogiendo a medida que crecemos.

¿Cuál es el error?

Educar es acompañar en el proceso de descubrimiento y crecimiento; inyectarles cosas prefabricadas (prejuicios, dogmas, respuesta) sirve para tener profesionales, pero no buenos seres humanos. La educación sin su aspecto humano, como mero mecanismo de transmisión de información, deshumaniza, les roba la vida a los jóvenes.

Así llegamos a una sociedad que trabaja sólo por dinero y las mejores energías del mundo se pierden porque no existe el concepto de vocación; hay que ayudar a descubrir a cada niño qué tesoro trae al mundo.

No es tarea fácil.

Me parece discutible la jerarquización de las materias, ¿Por qué la ciencia es más importante que el arte? Más valdría que nos ocupásemos en seguir a cada niño para ayudarlo a hacer aquello para lo que nació; así se aprovecharían las energías de la naturaleza humana y tendríamos un mundo mejor.

La base de su vida ha sido comprender quiénes somos.

Somos misterio, tenemos una profundidad insondable con la que hemos perdido contacto por la vida tan superficial que llevamos. Al ser humano no lo conocemos, y me parece que tiene diversas dimensiones.

¿Aquí y ahora?

El ahora está hecho de sensaciones, emociones, pero potencialmente podemos sentir la propia existencia, aunque cuando lo intentamos descubrimos que estamos vacíos. Es como si nos hubieran robado el alma. Y nos hemos vuelto vampiros, seres necesitados de llenarnos con lo que nos ofrecen el mercado y las personas. El sentido de la vida es crecer y dar frutos como una tomatera.

Hay que tratar de ser auténtico y más amoroso. Recuperar la conciencia del presente y conocerse. Si uno no entiende la propia vida, está parasitado por los problemas de la propia vida.

Entrevista relizada por LA VANGUARDIA. La Contra

Fuente: EL BLOC DEL JOAN 

41-FJQWjoQL._AC_UL115_.jpg Para acceder a compras y más información de los libros de Claudio Naranjo, entra a este enlace: Libros de Claudio Naranjo

“El hombre se pierde por no saber utilizar sus propios recursos mentales”. Entrevista a José González, psicólogo experto en programación mental positiva

Tengo 73 años, pero no creo en la edad cronológica. Soy profesor de Pedagogía Terapéutica y psicólogo clínico. De joven me sentí viejo y ahora me siento joven. Nací en Ourense. Llevo 50 años en Barcelona. Estoy casado y tengo 4 hijos y 5 nietos. Creo en un Dios no punitivo y en el poder de la mente para alcanzar todo lo uno que se proponga.

¿Por qué de joven se sintió viejo?
Empecé mis estudios tarde y tuve que luchar contra la dislexia, que me hacía suspender ciertas asignaturas. Hice la mili cuando mi quinta estaba licenciada y me vi como el viejo de la compañía. Monté una empresa, que otros hicieron zozobrar, lo que me sumió en una profunda depresión, acompañada de litiasis, hiperplasia de próstata y de unas deudas insalvables. En una palabra, me sentí acabado.

¿Terminaron ya sus desventuras?
Absolutamente todas.

¿De qué modo lo ha logrado?
Cuando tenía 40 años y estaba en medio de la tormenta, conocí al Sr. Silva, que me instruyó en su “Mind Control”, que empecé a poner en práctica con entusiasmo. Me gustó tanto, que lo profundicé, amplié y adapté para que se pueda aplicar a cualquier persona en toda circunstancia.

¿Es válido para todo tipo de personas?
Las personas positivas lo tienen más fácil; a las que no lo son, les hago trabajar el auto-concepto y la autoimagen, que, de ordinario, traen bajo mínimos; una vez se ven con la capacidad y el cambio se va operando en ellas, se apuntan al éxito, que, antes o después, todas esperan alcanzar.

¿En qué consiste?
En aprender, en estado de relajación profunda, a programar la mente para conseguir el objetivo que uno se proponga, visualizando el resultado final alcanzado.

¿En concreto, qué hace Ud. para tener salud y sentirse joven?

Además del ejercicio y la dieta, como recomienda, por ejemplo, el Dr.Izquierdo (Univ.Navarra) y las investigaciones del gerontólogo Dr. Willcox en el “Programa Okinawa”, ciudad en la que viven los más viejos del planeta, hago mi programación mental diaria para tener salud y sentirme joven, visualizándome joven y haciendo lo que hacen los jóvenes, dentro de lo que es prudente y razonable. Hoy por hoy, me siento considerablemente mejor que cuando tenía los 40 años. Cuesta creer que la mente pueda influir de esa manera sobre el propio cuerpo.

El Dr. Joe Dispenza, que sufrió un accidente tan grave en sus vértebras dorsales, que, según todos sus colegas, lo relegaría de por vida a una silla de ruedas, es un ejemplo vivo de la capacidad de la mente humana: hoy consulta, hace ejercicio físico como un deportista y da conferencias por el mundo.El hombre se pierde por no saber utilizar sus propios recursos mentales.

¿Cómo lo consiguió?

Estudioso de la neuroplasticidad o capacidad del cerebro para modificar los circuitos que conectan las neuronas, (coautor del film “Y tú qué sabes” y autor de “Desarrolla tu cerebro”), asegura que los pensamientos provocan reacciones químicas que influyen directamente en la salud y contribuyen a crear una nueva realidad.

¿Y si uno no consigue visualizar?
El visualizar, el imaginar o el pensar en lo que quieres obtener, estando relajado, tiene el mismo valor; pero no solo es posible obtener resultados viendo el efecto, sino también limpiando la causa que lo produce.

¿?
Sí. Se llama Ho´oponopono y es el sistema que usaban los chamanes hawaianos y que aprendió y propagó el Dr. Ihaleakala Len, que tan impresionantes resultados le ocasionó en el Hospital del Estado de Hawai.

¿Cómo retira la causa que produce el problema?
En el subconsciente está todo lo culturalmente heredado y todo lo experimentalmente vivido por cada uno, con todos los conceptos erróneos, imaginaciones equivocadas y conductas desatinadas, que dan lugar, tanto en nosotros como en los demás, a carencias, conflictos y limitaciones. Se trata de barrer del inconsciente toda la basura que nos impide alcanzar la meta.

¿Se pueden simultanear los dos?
Efectivamente. Eso significa apuntalar el efecto, con la visualización creativa, y, al mismo tiempo, barrer la causa que lo ha originado, con lo que se acorta el plazo para la consecución del objetivo.

¿Qué hago del miedo al fracaso?
El miedo a fracasar es impensable, o usas el poder de tu mente positiva o eres pasto de tu mente negativa, que atrae hacia ti lo que quieres evitar. El poder negativo de la mente nadie nos lo ha de enseñar, es de común dominio; por eso hemos de saber usar el poder mental positivo y tener fe en nuestra programación.

9788441428331.jpg Si quieres acceder a compras y más información sobre el libro de José Silva entra  a este enlace: Método Silva De Control Mental

Fuente: El Blog Alternativo