Sonido que sana y transforma Entrevista a Snatam Kaur

fran_gealer_2.jpg

La siguiente entrevista fue realizada por el fundador de KundaliniHoy Gurudev Singh el 30 de marzo de 2016 en vísperas del inicio de la gira de Snatam por América Latina.

Gurudev Singh (GDS)- Querida Snatam, gracias por aceptar mi invitación para esta entrevista con KundaliniHoy.

Una de las práctimas más poderosas que hay en Kundalin Yoga es la práctica del sonido y el mantra. El yoga nos enseña que los mantras tienen el poder de invocar un sentido de bienestar, la transformación personal y la sanación propia, y son una de las bases más importantes de nuestras enseñanzas. ¿Podrías decirnos cómo te ha tocado y elevado el sonido?

Snatam Kaur (SK)- He tenido la oportunidad de ver cómo esta corriente de sonido afecta a las personas desde la primera vez que lo experimentan en mis conciertos y en las clases de Kundalini Yoga. Algunas veces veo a personas que llegan al concierto acompañando a alguien sin realmente querer estar ahí. Se sientan con los brazos cruzados y parece que cuentan los minutos para que termine el concierto. Pero después de unos minutos de escuchar la música y los cantos, relajan los brazos y empiezan a sonreír. Es una experiencia real que he visto muchas veces.

También recibo muchas cartas de personas que han experimentado estos cantos o la corriente del sonido y me cuentan cuánto les ha ayudado en la vida. Desde personas que han sentido un alivio y sanado después de la muerte de un ser querido hasta un veterano de la Guerra de Irak que al escuchar el mantra RA MA DA SA logró llorar por primera vez y soltar sus emociones. Esto fue el principio de su sanación. Asi que sé cómo este sonido puede imapactarnos desde la primera vez que estamos expuestos a él.

También estoy descubriendo cómo me impacta en mí en mi vida personal al estar resonando con el matra día con día. El efecto es muy bello y lo describiría como un jardín en el que plantas flores. Con cada año que pasa el arbusto de flores crece y se hace más grande y frondoso. Estos sonidos crean una resonancia que solo crece con el transcurso del tiempo.

GDS Es una forma muy bella de describir esta experiencia del sonido, como una planta que germina y crece. Al principio el sonido te toca con su belleza. Luego, al cultivarlo, esa sensación se vuelve cada vez más fuerte e importante en tu vida.

SK- Precisamente. Hay una sensación de resonancia que crece cada vez que entras en esa experiencia del canto. Regresas a ella el día de mañana y se va volviendo más fuerte y pronfunda dentro de nuestro ser. También impacta la interacción entre las personas que practican y hacen estos cantos juntos. Surje una experiencia y vibración compartida entre tú y la otra persona.

En realidad me di cuenta de esto en un retiro de parejas en el que participamos mi esposo y yo. Al final del retiro tuvimos una ceremonia en la que cada pareja declaraba sus votos uno al otro. Mi esposo y yo elegimos cantar juntos antes de decirnos nuestros votos. Los otros participantes nos vieron y sintieron la belleza que resuena entre nosotros. Yo me di cuente que no todas las personas tienen este tipo de experiencia entre ellas. El canto es algo muy especial que mi esposo y yo tenemos en nuestro matrimonio. Hemos crecido juntos en la corriente del sonido.

Siento que es muy importante que las parejas e incluso las familias canten juntos. Estos cantos elevan la vibración de cómo nos relacionamos unos con otros y profundizan nuestra conexión.

GDS- Estoy de acuerdo. Mencionas la idea de la resonancia y el canto al mismo tiempo. A veces me imagino que tenemos dentro de nosotros cuerdas sagradas y que lo único que tenemos que hacer es cantar correctamente para que esas cuerdas resuenen. Esa resonancia toca nuestra sensibilidad más profunda, nuestras emociones y nuestros pensamientos. Para mí esta experiencia es más real aun cuando cantamos juntos como grupo, porque esa resonancia adquiere un poder mucho mayor. ¿Tú tienes una experiencia similar?

SK- Claro, definitivamente en el sentido de que somos instrumentos. Cuando uno toca la cuerda correcta se escucha la vóz interna, la voz del alma. Esto me sucede especialmente durante mis conciertos. En realidad quedo pasmada por la belleza de escuchar a todos cantando mantras sagrados, porque siento que estoy escuchano la esencia del alma de cada persona y nos convertimos en una sola voz.

GDSEn un sentido es como que tú eres el director de una orquesta.

SK- En cierto sentido sí. Siento que el Guru es sin lugar a dudas es el director en ese momento y que yo solo tengo que seguir la partitura de música frente a mí.

GDS- Es como una sensación de una expansión vasta.

SK- Es tan bello que a veces me salen lágrimas. También puede sorprender porque pasamos tanto tiempo dentro del pequeño mundo de nuestras propias vidas, con nuestros patrones de pensamientos, preocupaciones, deseos, traumas y dramas. Cuando nos juntamos y cantamos juntos nuestras voces se unen y nos nace la sensación de ser uno en el alma. Siempre he sabido que estamos conectados de algún modo, pero el sentir esto en un canto es algo que siempre me sorprende. Es como decir, “Qué maravilla, todos somos uno”.

GDS- ¡Absolútamente! Cuando todos estamos cantando es como que mi pequeño ser, mi pequeño ego se disuelve en la totalidad del grupo. Mi propia voz se disuelve en el canto colectivo y me vuelvo parte ese algo más grande que está sucediendo a mi alrededor.

SK- Si, y pienso que esto se hace posible por la vibración misma de los cantos sagrados que estamos compartiendo con las personas. Esta vibración viene de un linaje de maestros y gurús que le dieron a sus poemas y canciones una frecuencia más allá del ego, de la entrega de uno mismo a lo divino. Así que aunque no entiendas el significado de las palabras, sientes esa frecuencia.

Cuando estoy en casa cambiando de estaciones de radio a música diferente, siento una sensación de alivio y relajación cuando llego a una estación de radio que está tocando música sagrada. Hay mucha música maravillosa, música muy bella, pero encontrar una frecuencia vibratoria en la que uno entrega el ego para permitir que la energía divina entre en nosotros es muy especial y asombroso.

GDS- La música en general me toca de muchas formas distintas. Puedo escuchar jazz y sentirme inspirado. Puedo escuchar a Bach y sentirme movido. Pero cuando escucho la corriente de sonido o naad en música como la tuya, o en Gurbani Kirtan (música sagrada Sikh), tengo una experiencia completamente distinta. ¿Cuál dirías que es la diferencia entre la experiencia que tiene la gente con la música en tu concierto en contraste con ir a un concierto de jazz o de música popular?

SK- Soy una gran fanática de la música y especialmente amo encontrar música que me toca, que me eleva y es positiva. Una cosa que sucede con la música de mantras es que puedes escucharla una y otra vez. No me cansa. En mi experiencia ese no es el caso con todos los mantras o con cada canción, pero cuando encuentras un mantra que realmente es para ti en un momento dado, se convierte en alimento para tu alma y quieres escucharla una y otra vez. Así es que esta música a menudo trasciende la barrera de “si escucho esta canción 2 veces me voy a cansar y quiero escuchar algo nuevo”.

En los conciertos de mantras, como el mio, o cuando estoy enseñando clases de Kundalini Yoga, o estoy tocando en Gurdwara (templo), repetimos una línea una y otra vez, y no se casa uno porque esto alimenta el alma. Hay otros tipos de música que también nutren el alma, pero a menudo se vuelve aburrida al escuchar que se repite. Algunas personas me dirían que lo que estoy haciendo es ridículo. Pero en la música de mantras puedes repetir una línea muchas veces porque no es necesariamente de esta tierra, es un vínculo con otra realidad, con un nivel elemental.

GDS- A veces las personas van a un concierto para entretenerse y sus emociones son estimuladas. Pero en mi experiencia, tus conciertos me invitan a ir a los niveles más profundos de mi propio ser y reflexionar. Lo que emerge es una sensación de realidad de mi verdadero ser. ¿A ti te sucede algo similar?

Snatam_Kaur_1SK- Es comida que alimenta el alma. Esto lo sentimos en los conciertos porque mantenemos estos cantos sagrados en un estado de reverencia. Mi intención es servir ese espacio y tener la oportunidad para que todos los participantes tengan la experiencia de ese espacio. La pregunta fundamental para mi en cada concierto es, “¿llegamos a ese nivel”?

Yo misma empiezo por tener que superar todo aquello que me ha sucedio ese día en particular y entrar en ese lugar interior en el que escucho la voz y la devoción de mi alma. Este es mi reto. Así que inicio cada concierto entonándome con ONG NAMO GURUDEV NAMO porque aunque yo no pueda penetrar en ese espacio, al menos tenemos ese mantra como una póliza de seguro que nos mantiene dentro de esa conciencia.

Es como enseñar una clase de Kundalini Yoga en el que el maestro tiene que permancer presente y conciente. Siempre y cuando permanezca presente, y siga el ejemplo increible que nos mostró Yogi Bhajan las clases a las que asistí, todo sale bien. Para mi la prioridad más importante es mantener el espacio abierto para que la gente tenga esa experiencia.

GDS- Así que la experiencia no se trata de un espectáculo, como en un concierto normal, es más una invitación a tener una experiencia personal y grupal profunda.

SK- Sí, es una invitación para entrar en una experiencia devocional que podemos tener juntos.

GDS- El mundo te conoce por tu música bella, sutil y elevadora. ¿Cómo desarrollaste este regalo tan especial que tienes para combinar mantra, sonido, melodía y rítmo de una manera tan maravillosa y bella?

SK- Me llegó de muchas experiencias, muchas influencias y, por supuesto, de ser estudiante en las clases de Yogi Bhajan y experimentar el poder del Tantra Yoga Blanco. Todas estas fueron experiencias muy profundas en mi vida. También tuve la oportunidad de conectarme con la comunidad sikh a través del gurbani kirtan (cantos sagrados). Muchos de mis amigos son sikhs del Punjab y ellos me enseñaron. Puede viajar a la India y vivir junto al Templo Dorado. Estudié con uno de los grandes músicos que tocaban en el Templo Dorado de manera regular, el famoso ragi Hari Singh.

También vi a mi mamá en sus cantos devocionales de kirtan y cómo usaba esos cantos para sanarse a si misma y para despertar la sensación de coraje en los tiempos en que mis padres se estaban divorciando. Realmente empecé desde que era adolecente, cuando me di cuenta que me podía pasar cualquier problema al sentarme y cantar en la sala de meditación de la familia, o en el gurdwara. A veces cuando era adolescente hacía esto un par de horas hasta que cambiaba la energía. Siento que es ahí donde empezó mi carrera musical, porque las bases de mi carrera son el invocar la sanación y el abrir la experiencia a nuestro verdadero ser.

GDS- Es muy inspirador y espero que otros jóvenes en todo el mundo sigan su propio camino y exploren el poder de hacero esto, porque es muy bello y poderoso

SK-

GDS- ¿Hay algo más que quieras compartir con la gente en Sudamérica?

SK- Quisiera compartir una cosa más. Cuando estaba en las giras me di cuenta que la gente me miraba y pensaba, “que maravilla, ella tiene acceso a esta luz y a darnos esta experiencia”, pero no se sienten facultados para tener esta experiencia por sí mismos. Me volví una apasionada de empoderar a las personas para que puedan aprovechar este espacio. Así que escribí un libro que se llama The Original Light (La Luz Original), el cual trata sobre la sadhana acuariana, nuestra práctica de meditación matutina. Es un libro de instrucción con muchas de mis historias y experiencias personales. Me alegra tener algo que puedo compartir con las personas.

A menudo la gente viene a mi concierto o taller queriendo una transformación en su vida así que me concentré en aspectos del sadhana acuariano desde el principio hasta el fin. Yo misma llegué a tener una comprensión más profunda de esta práctica así que me emociona compartir estas reflexiones en mi nuevo libro. También cree un curso en línea que será ofrecido a finales de octubre de 2016. Espero que toda la gente en América Latina se sienta invitada y bienvenida para ser parte del curso. Nos focalizaremos en ayudar a que la gente integre las enseñanzas del libro en sus vidas y en cómo sostener una práctica espiritual.

GDS- ¿Tu libro está disponible en español?

SK- Estamos trabajando en eso. Estamos invitando a algunas editoriales en español a nuestros conciertos a lo largo de América Latina y esperamos que podamos tenerlo en español. Estamos haciendo todo lo posible para hacer que esto sea una realidad. El curso en línea será en inglés. También quiero comunicarle a todos que estaremos gragando un álbum en vivo en esta gira por América Latina. He preparado una serie de canciones que típicamente canto en inglés que serán cantadas en español en esta gira.

GDS- Maravilloso. Gracias, Snatam, por tu tiempo y apreciamos mucho tus palabras.

SK– Gracias por invitarme y verdaderamente aprecio el trabajo que estás haciendo tú en América Latina, es asombroso.

Fuente: Kundalinihoy

51s+J+NUiLL._AC_US218_.jpgPara acceder a compras e información de la discografía de Snatam Kaur entra a este enlace: Mantras Sagrados

“Hay que centrarse en fortalecer la salud y no en la enfermedad”

Matthias Girke, médico antroposófico, creó el hospital General de Havelhöhe, Berlín

Tengo 62 años. Nací y vivo en Berlín. Casado, tengo dos hijos. Es importante que cada voz se pueda escuchar, y en el ámbito de la salud, que cada cual pueda escoger el tipo de medicina que quiere, que no lo decida el Estado. La medicina es inseparable de la concepción espiritual que cada ser humano tiene.

“Hay que centrarse en fortalecer la salud y no en la enfermedad”

Yo trabajaba en un gran hospital de Berlín. Mi especialidad era la medicina oncológica y pronto comprobé que reparar el cuerpo no significa curar.

¿En que consiste curar?

La curación de enfermedades crónicas está relacionada con la transformación de la persona y con dar soporte a sus fuerzas autocurativas.

¿Qué fuerzas son esas?

Las defensas del cuerpo: una amigdalitis, una gripe, una fractura se curan solas. La medicina convencional no da suficiente apoyo a esta capacidad de remisión; por ejemplo, cortamos la fiebre cuando en realidad tiene una importancia enorme en el proceso de curación.

¿…?

Aumenta la respuesta inmune. Sabemos que la neumonía tiene un mejor pronóstico si la fiebre es alta, y que personas que han tenido muchas enfermedades de carácter inflamatorio tienen menos posibilidades de desarrollar cáncer. La inflamación es un proceso opuesto al cáncer. No necesitamos una medicina que suprima la fiebre sino que respete al organismo.

¿Y hacia dónde dirigió su búsqueda?

No quería dedicarme a la medicina alternativa, sino ampliar la medicina alopática y que pudiera ejercerla en un hospital público, pero sabía que era esencial hallar la manera de ayudar al paciente en su proceso de autocuración, darle apoyo anímico y tratar a cada cual en su individualidad.

¿Y lo encontró?

Sí, en la medicina antroposófico-integrativa cuyos principios son los que le he descrito. Me formé, y a partir de ahí mi gran deseo fue crear un hospital con este enfoque en Berlín.

¿Misión imposible?

Fue el propio Ayuntamiento de Berlín el que me solicitó crearlo hace veinte años. Reconvertimos un hospital público de 358 camas y 700 trabajadores que desconocían por completo la medicina antroposófica y los formamos.

Un Ayuntamiento con inquietudes.

Hoy contamos con un importante departamento de cardiología, un servicio de cuidados intensivos, otro de ginecología. Traemos al mundo alrededor de 1.200 bebés al año a los que nuestros pacientes les hacen gorritos de lana. Y somos uno de los centros de la asociación para el cáncer de Alemania. Nuestro centro oncológico es uno de los más importantes.

¿Por qué?

Ampliamos la medicina oncológica habitual con otras terapias y medicinas naturales como el muérdago, que mata las células cancerígenas y estimula el sistema inmunológico. Hacemos quimioterapia con este compuesto natural, sobre el que se han hecho ya amplios estudios.

¿Qué otros tratamientos incorpora la medicina antroposófico-integrativa?

El médico, el psicólogo y la enfermera que se encargan del paciente deciden junto con él qué terapias complementarias le convienen. Utilizamos la arteterapia, la musicoterapia y la euritmia, que es la terapia del movimiento.

Póngame un ejemplo de cómo se aplican.

El estrés y la tensión debilitan el sistema inmunológico. A un paciente estresado la musicoterapia le ayuda a soltar la tensión. La euritmia creativa es como una meditación en movimiento, y sus efectos fisiológicos están hoy muy documentados.

¿Por qué la euritmia y la arteterapia y no el yoga o la risoterapia?

Cada disciplina se ajusta a la persona y la enfermedad. Una persona con diabetes debe estar activa con las manos, y es muy bueno que haga modelado, mientras que a un paciente depresivo le ayudará pintar con colores luminosos.

¿Han comprobado la efectividad?

Por supuesto. Incluso sabemos que es de enorme importancia cómo está pintado un hospital. Para las personas que sufren anímicamente, el color tiene un significado muy importante. La arquitectura de un hospital tiene que estar orientada al ser humano.

Entiendo.

El cuarto campo que abordamos es la psicooncología, donde los pacientes aprenden a manejar el cáncer como un reto y a encontrar el sentido de su enfermedad en su biografía.

¿Y tienen éxito?

Cada dos o tres años se realizan encuestas para puntuar los 2.000 hospitales de Alemania, y nosotros siempre estamos entre los mejores. Atendemos a 10.000 pacientes al año.

Al inicio, no todos los médicos del hospital debían de estar por la labor…

Nadie estaba motivado, eran 150 médicos tradicionales y reacios. Comenzamos a hacer formación y práctica y más práctica, y viendo los resultados acabaron entusiasmados, no hemos tenido que prescindir de nadie.

Los médicos suelen ser reacios a la medicina no ortodoxa.

Los valores de los estudiantes de medicina de primer curso son la empatía con el paciente, pero al final de la carrera todos lo han olvidado. Casi la mitad acaban por no ejercer de médicos y escogen la investigación o la industria.

¿Por qué?

Se necesita una gran fuerza interior para conservar los ideales. Ahora en Alemania se está introduciendo un nuevo método de trabajo en las universidades enfocado a la salutogénesis.

¿Partir de la salud y no de la enfermedad?

Sí, ese es el nuevo paradigma, centrarse en lo que fortalece la salud en lugar de en la enfermedad. Una visión integral del ser humano.

Nuevos paradigmas

Lo que aquí es una rareza en Alemania es tendencia, y tendencia impulsada desde el gobierno. Otro mundo. La medicina antroposófico-integrativa cuenta allí con diez hospitales. El doctor Girke, especialista en medicina interna, diabetología, medicina paliativa y medicina antroposófica; director de la sección médica en el Goetheanum (Dornach, Suiza), fue el artífice de la transformación del hospital General de Havelhöhe de Berlín en hospital antroposófico-integrativo. Ha venido a España para impartir conferencias sobre la práctica de esta medicina en el marco hospitalario en el Colegio de Médicos de Madrid, en el de Barcelona (invitado por la sección de médicos naturistas) y en la casa Rudolf Steiner de Barcelona.

Ima Sanchís | Inmaculada Sanchís Jost

Afirmaciones Positivas para Mujeres: Dentro de ti hay un poder infinito, permítelo salir.

Claudia Tremblay _artodyssey (5).jpg

Hola amadas amigas. En esta oportunidad digo “amigas”, ya que este artículo va especialmente dirigido a mis amigas las mujeres, entregándoles de este modo un hermoso regalo por la celebración del “Día Internacional de la Mujer” hoy 08 de marzo.

Este es un regalo lleno de Amor, Inspiración, Empoderamiento, Sabiduría, que te guiará a encontrar todas las respuestas, todo lo que necesitas en tu interior. No olvides nunca que la magia, el saber, la fuerza, la inspiración, están dentro de ti. Eres una mujer maravillosa y valiosa tal y como eres.

Entonces te dejo este obsequio. Son afirmaciones positivas que aparecen en el libro: “El Mundo te está esperando” de Louise Hay, un libro especialmente para mujeres que te recomiendo totalmente. Cada una de estas afirmaciones te harán conectar con tu ser, con tu poder y con la vida maravillosa que tanto mereces.

Disfrútalas y hazlas parte de tu vida.

¡Feliz Día! ❤

“Ten presente: las afirmaciones son declaraciones positivas que reprograman
conscientemente la mente para aceptar nuevas maneras de vivir. Elige afirmaciones que te den poder como mujer. Cada día afirma algunas de las siguientes”.

Louise Hay

-Recupero mi poder femenino ahora.
-Estoy descubriendo lo maravillosa que soy.
-Veo en mi interior un ser magnífico.
-Soy sabia y hermosa.
-Amo lo que veo en mí.
-Elijo amarme y disfrutar de mí misma.
-Soy independiente.
-Gobierno mi vida.
-Expando mis capacidades.

-Soy libre para ser todo lo que puedo ser. Tengo una vida fabulosa.
-Mi vida está llena de amor.
-El amor de mi vida comienza por mí misma. Tengo dominio sobre mi vida.
-Soy una mujer poderosa.
-Soy digna de amor y respeto.
-No estoy sometida a nadie; soy libre.
-Estoy dispuesta a aprender nuevas formas de vivir. Vuelo con mis propias alas.
-Acepto y uso mi poder.
-Me siento en paz sin pareja.
-Soy feliz y disfruto donde estoy.
-Me amo y disfruto conmigo misma.
-Quiero, apoyo y disfruto con las mujeres de mi vida. La vida me satisface plenamente.
-Exploro todas las avenidas del amor. Me encanta ser mujer.
-Me agrada vivir en este momento del tiempo y del espacio.
-Lleno de amor mi vida.
-Acepto el regalo de este tiempo sola.
-Me siento totalmente sana y completa. Me doy lo que necesito.
-Estoy segura y a salvo creciendo.
-Estoy a salvo y todo está bien en mi mundo.

Imagen: Claudia Tremblay

 

                                1932487_10205060856181554_3718532437824620895_n-1-4 Evelyn Elorza H.

                                          Educadora Diferencial

                              Líder de Talleres  Heal Your Life® , basados en la filosofía de Louise Hay
             
                            Creadora de:
                           “Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación”
                            https://cambiemoslaeducacion.wordpress.com

 

Educando en el pasado

nina-hojas

Dice el coach Raimon Samsó que el 65% de los alumnos actuales de Primaria van a estudiar carreras para puestos de trabajo que no existirán.

No lo dice ahora, ya en su libro “El código del dinero” sobre libertad financiera y cambio personal lo dejaba claro hace años afirmando que si el trabajo que haces lo puede hacer una máquina u otra persona por menos estás perdido. En el que libro ya trata sobre de la diferencia entre vender tu tiempo a cambio de un sueldo o aportar tu valor y ser tu propio jefe.

Hace tiempo que entramos en otra era, pero parece que no nos hemos dado cuenta o no queremos porque nos asusta demasiado asumir el poder de llevar las riendas de nuestras vidas. Fingimos que todo es como antes, trabajos seguros, vidas estáticas… Y nada es así ni lo será. Estamos abocados a  trabajos de subsistencia que no te permiten subsistir o a tomar la decisión de apostar por nosotros mismos y por la excelencia, por aportar el talento y dar un plus… Esos trabajos que tienen que ver con la creatividad, con innovar y servir a los demás son la única baza que tenemos para vivir las vidas que merecemos y encontrar nuestro sitio.…

No educamos a nuestros hijos para que ocupen su lugar en el mundo y entiendan que tiene poder sobre su vida. Les educamos para pelear hasta el absurdo, hasta la extenuación, por algo que ni tan solo saben si desean.

Me decía mi hija el otro día que desde hace un tiempo en la escuela “ya no crea nada nuevo” seguramente porque se hace mayor y han dejado de lado la experimentación para pasar a la fase de almacenaje de datos puros y duros. Y eso que en su escuela transmiten mucho más, están abiertos y los profesores son personas que ponen el alma en lo que hacen, pero lo hacen con las herramientas que les dan y ceñidos a un programa establecido… La verdad es que conocer  es importante, pero no como mero acto de almacenar para luego volcar en un examen sino para comprender y crecer a partir de lo que eso te sugiere. Sabemos mucho de historia, pero está claro que no la hemos interiorizado porque nos dedicamos a repetir los mismos errores…  Hay que aprenderlo, no nos va mal  la gimnasia mental y saber  el origen de todo, pero hay que revisarlo porque hay que trascender la teoría y entusiasmar.  Hace falta incentivar a crear, a cuestionar, a buscar otras maneras, a despegar, a despertar la curiosidad…

Y eso no es sólo trabajo de la escuela, es un trabajo de toda la sociedad, empezando por lo que ven y oyen en casa.

No podemos vivir vidas a medias y esperar que nuestros hijos sepan lo que son vidas enteras.

No podemos conformarnos con pensar dentro de un recuadro y esperar que nuestros hijos entiendan que pueden ir más allá y romper moldes.

Estamos ante un nuevo paradigma y de nada sirve esconder la cabeza y esperar que a que pase, porque no pasará. Hay que enseñarles a pensar y decidir, a asumir, a comunicar, a aceptar y encontrar el aprendizaje, a empatizar con otras personas y a liderar sus vidas.

No podemos educarles como a ovejas y esperar que sean pastores.

Debemos enseñarles a entender a las personas y cooperar con ellas… Eso es el futuro. Las personas… Lo que sueñan y lo que necesitan.

Hay algo que pueden hacer nuestros hijos que otras personas necesitan y pagarán por ello. Hay que darles alas para que lo descubran y desplieguen su valor, para que pongan en práctica sus dones y se enamoren de lo que son capaces de hacer, que lo vivan y lo contagien.

Para que descubran cómo dar servicio a las personas. Cómo entretenerlas, cómo hacerlas pensar, cómo conmoverlas, cómo entusiasmarlas, cómo cuidarlas cuando están enfermas, cómo calmarlas cuando están desesperadas, cómo ayudarlas a planificar su futuro, cómo construir casas mejores para ellas, cómo acompañarlas …

cometa

Como dice  Samsó, cualquier cosa que no haga una máquina.

Cualquier cosa que suponga poner tu talento y tu actitud a su servicio. Que te haga útil y te diferencie de lo que ofrecen los demás. Nuestros hijos triunfarán en sus vidas si reconocen sus diferencias y las ponen a trabajar… Sin embargo, es difícil que lo hagan si nos pasamos la vida inculcándoles que es mejor encajar y pasar desapercibido. Si cuando alguien es distinto, le señalamos con el dedo.

Nos tenemos que plantear ya enseñar a nuestros hijos a tener el poder sobre sus vidas, cómo administrarlas, darles cultura financiera, gestión emocional… Nos falta mostrarles cómo cambiar los dogmas y darles la vuelta, cómo despertar y disolver todas sus creencias limitantes. Aunque tal vez para eso, primero debemos aprenderlo nosotros porque nos movemos como autómatas y vivimos con el piloto automático puesto…

La verdad es que hemos delegado nuestra  tarea como padres porque estamos ocupados pensando cómo sobrevivir y trabajando mil horas para un suelo de miseria… Y eso es lo que ven nuestros hijos… Cansancio, negatividad, pensamientos en bucle corrompidos por ideas que ya eran caducas cuando nacieron porque hablaban de una forma de ver la vida con miedo… Ansiedad, desesperanza, queja constante… Nuestros hijos ven como comemos sin notar que comemos, como dormimos sin dormir, como se nos pasa la vida sin vivirla como merecemos.

Y aprenden a creer que no se merecen más. Y cuando crees que no lo mereces, no lo consigues porque ya no no forma parte de tu vida, porque ya no lo imaginas posible.

No les educamos para quererse a ellos mismos… Cuando un ser humano no se quiere a sí mismo, se conforma con migajas y tolera lo intolerable para él y para otros. No les dejamos experimentar, ni caer, ni ensuciarse ni hacer nada al revés, a ver qué pasa…

Estamos educando a nuestros hijos para tener miedo, con miedos prestados, los nuestros, los de siempre, los de nuestros padres y los padres de nuestros padres.  No les enseñamos a imaginar otros mundos, otras posibilidades, a hacerse preguntas impertinentes… No les enseñamos a crear las oportunidades que necesitan, no les hemos dicho que su vida dependerá de cómo ellos sepan crearla. Les educamos para que sean personas tristes y desesperadas con un futuro triste y lleno de desesperación.

Y en la escuela, les enseñan a ser hombres y mujeres del siglo XX.  Les educan para el pasado… Para ser personas limitadas y determinadas, sin saber gestionar ni sus emociones ni su economía,  con una cultura  basada en callar y obedecer.

Nos obsesiona que dominen la técnica, que sepan qué botón apretar. Y no nos damos cuenta de que cuando sean mayores todo el mundo sabrá qué botón apretar (de hecho, ya casi nadie apretará botones) pero no les preparamos para aguantar la presión que supone apretarlo, decidir cuándo, llevar un equipo de personas, gestionar sus emociones, confiar en sus capacidades, vivir con la actitud necesaria para sentirse capaces de lo que sueñan, ser quienes verdaderamente son y no limitarse.

Les educamos para sufrir como nos educaron a nosotros. Como si sufrir fuera la forma de conseguir lo que quieres, como si sufriendo se acumularan puntos y al final de la partida los pudiéramos canjear  por… ¿felicidad? no, nunca, cuando sufres por algo nunca consigues paz… Tal vez una falsa sensación de perdón o de dejar la culpa un rato. La felicidad es vivir en paz cada día y saber que estás de tu parte, que confías en ti y en la vida, que sabes quién eres y actúas de forma coherente a cada momento.

Falla el sistema, que educa para bajar la cabeza y resignarse. Para pasarse la vida luchando por muy poco y quejándose por no llegar a la cima a pesar de esforzarse al máximo… Nos educan para cargar culpas y obedecemos sin rechistar, nos educan para pensar que no conseguiremos nunca nada y no conseguimos nunca nada…

Nos despojan de nuestro poder al nacer y nos obligan a intentar derribar muros macizos en lugar de decirnos que los podremos saltar si nos dejamos llevar por nuestras ganas e imaginación… Y nos golpeamos una y otra vez porque no sabemos que hay alternativas.

Nos educan para que pensemos que el trabajo es un privilegio y que hay que sufrir mucho en él… Y no disfrutamos haciéndolo porque no nos identificamos… No nos hace sentir que valemos, que aportamos…Y no en consecuencia, no llega la magia que se crea cuando amas lo que haces y brillas.

Triunfar requiere trabajo, cierto, pero con amor, con felicidad, con entusiasmo, con emoción… Se trata de un trabajo interior sobre todo. Eso que hace que parezca un suspiro y cuando llega el lunes estés pensando en el montón de cosas maravillosas que tienes por hacer…

El futuro no debe dolernos… Y para ello no nos debe doler el presente. No tenemos porque ser infelices para ganar una miseria… Seamos felices haciendo lo que amamos y que eso sirva para que otras personas sean felices.

Y mi hija me pregunta… ¿Cómo sabré  qué quiero ser yo de mayor, mamá?

Complicado, pero si te escuchas a ti misma, lo sabrás. Porque es algo que te saldrá solo. Algo a lo que dedicarás horas sin darte cuenta y te sentirás satisfecha. Algo que harías sin cobrar,  pero que tiene mucho valor para los demás y merece el dinero que cobrarás y aún más… Algo que será bueno para otras personas y les aportará beneficios. Algo que te hará vibrar y que te dejará tiempo para ser millones de otras cosas en la vida… Algo que te hará feliz a ti y a demás… Algo que te llenará tanto que no te quedará duda alguna que es tu misión, lo que has venido a hacer a este mundo… Lo sabrás porque todo lo que haces, en el fondo, es lo que tú eres.

MERCÈ ROURA

Fuente: Merceroura la rebelión de las palabras

Cómo esperas darle a tus hijos, lo que no te has dado a ti primero

8fa0c2852d19fcaf4e97003ab7f16a4d.jpg

Cómo esperas cuidar de tus hijos, si no cuidas de ti primero.
Cómo esperas respetar a tus hijos, si no te respetas a ti primero.
Cómo esperas escuchar a tus hijos, si no te escuchas a ti primero.
Cómo esperas entregar conciencia a tus hijos, si no eres consciente de ti primero.
Cómo esperas criar en libertad a tus hijos, si no te concedes libertad a ti primero.
Cómo esperas guiar a tus hijos, si tú no has encontrado tu rumbo primero.
Cómo esperas inspirar a tus hijos, si no has encontrado inspiración en ti primero.
Cómo esperas hablar de la verdad a tus hijos, si no has encontrado la verdad en ti primero.
Cómo esperas darle confianza a tus hijos, si no has confiado en ti primero.
Cómo esperas ver felices a tus hijos, si tu no te has permitido ser feliz primero.
Cómo esperas aceptar tal como son a tus hijos, si no te has aceptado a ti primero.
Cómo esperas perdonar a tus hijos, si no te has perdonado a ti primero.
Cómo esperas AMAR a tus hijos, si no te has amado a ti primero.
Recuerda que no puedes dar lo que no te has dado a ti primero.

Arte: Claudia Tremblay

                                1932487_10205060856181554_3718532437824620895_n-1-4 Evelyn Elorza H.

                                          Educadora Diferencial

                              Líder de Talleres  Heal Your Life® , basados en la filosofía de Louise Hay
             
                            Creadora de:
                           “Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación”
                            https://cambiemoslaeducacion.wordpress.com