Autoestima, Educación Consciente

La mejor herencia de una madre a su hija es haberse sanado como mujer

“La mejor herencia de una madre a su hija es haberse sanado como mujer”
Christiane Northrup

Hoy quiero invitarte a que juntas reflexionemos sobre la importancia que tiene que una madre sea el mejor ejemplo de amor, valoración y autocuidado para su hija. Pues si ven en ti a una mujer que cada día trabaja en aceptarse, respetarse… Una mujer que ha aprendido o por lo menos intenta escucharse, que satisface sus necesidades, que cree en ella misma. Que en resumidas cuentas ella misma irradia todos aquellos hermosos valores que quiere entregarle, será el mejor legado que podrías darle y dejarle. Pues, no puedes darle, no puedes enseñarle algo que nos has sabido darte a ti misma primero.

Por lo mismo te compartiré algunas citas y frases que de verdad llaman a la reflexión e inspiración de la Doctora Christiane Northrup. Ella es una experta y escritora a nivel mundial en el ámbito de la salud y bienestar de mujeres. Es ginecóloga y obstetra y en sus libros expone la importancia que tiene que cada mujer reconecte con su sabiduría femenina, que se ame y cuide a sí misma, que aprenda a vivir en salud y equilibrio integral, sabiendo escuchar a su cuerpo sin dejar de lado su mente y emociones. Aquí te adjunto otro artículo del blog donde puedes conocer más acerca de ella “Entrevista con la Doctora Christiane Northrup”

Y recuerda…, nunca es tarde para sanarte y trabajar en ti misma.

La principal responsabilidad de una madre es tener como prioridad cuidarse a sí misma y satisfacer sus necesidades de plenitud y disfrute.”

Debemos hacer el trabajo de sanarnos a nosotras mismas. Es un trabajo del alma”

Celebra a tu hija, escúchala y haz que sienta cuáles son sus habilidades naturales, dale la oportunidad de sobresalir haciendo lo que se le da bien. No limites a tu hija a hacer cosas “de niñas” dile que puede hacer lo que ella quiera.”

Ya antes de nacer, la madre nos da la primera experiencia de cariño y sustento. Ella es nuestro primer y más potente modelo del papel femenino. De ella aprendemos qué es ser mujer y el cuidado de nuestro cuerpo.”

Para tener salud y felicidad óptimas, cada una de nosotras debe tener claro de qué modo la historia de nuestra madre influyó en nuestro estado de salud, nuestras creencias y nuestra manera de vivir la vida, y continúa haciéndolo. Cada mujer que se sana a sí misma contribuye a sanar a todas las mujeres que la precedieron y a todas aquellas que vendrán después de ella.”

Ninguna otra experiencia de la infancia es tan irresistible como la relación de la niña con su madre. Cada una de nosotras asimila a nivel celular cómo se siente nuestra madre por ser mujer, lo que cree acerca de su cuerpo, cómo cuida de su salud y qué cree posible en la vida. Sus creencias y comportamiento imponen el tono para lo bien que aprendemos a cuidar de nosotras mismas en la edad adulta. Entonces transmitimos esta información, consciente o inconscientemente a la siguiente generación.”

“Nada es más importante para una hija, que tener una madre que se sienta sana y plena con su vida”
Christiane Northrup

La salud de la mujer es el terreno sobre el que crece toda la humanidad. Mejorar la salud de una mujer fertiliza y aprovisiona este terreno para todos, hombres, mujeres, niños, animales, plantas, y el propio planeta. El vínculo madre-hija, en toda su belleza, dolor y complejidad, forma el cimiento mismo del estado de salud de una mujer. Esta relación primordial deja su huella en todas y cada una de nuestras células, para toda la vida.

Cuando una mujer pone en segundo plano sus necesidades personales y emocionales, o se olvida de que las tiene, disminuye inevitablemente la energía de su cuarto chakra a causa de resentimiento, rabia, aflicción, anhelos, deseo de contacto y cansancio. Ésta es la forma de energía que atrae la aparición de problemas de mamas, hombros, corazón y pulmones. Y las enfermedades en esas zonas son la causa de la mayoría de las muertes y discapacidad entre las mujeres.”

En el instante en que la mujer decide que es digna de amor y cuidado, comienzan a cambiar las cosas. Una mujer que tiene el valor de romper el ciclo de martirio asegura su propia salud y contribuye a que su hija u otros seres queridos hagan lo mismo.”

La única manera de enseñar a la hija a reconocer y expresar sus necesidades emocionales es hacerlo uno. Y cuando la hija vea esto, tendrá menos probabilidades de llevar la carga de su madre en su vida.”

Para información y compras del libro “Madres e Hijas” de Christiane Northrup:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s