Yoga Mamá e Hijo (a) en Viña del Mar

42939517_10217580482084377_4246641908828340224_n

¡Quieridas Mamitas!
Este miércoles 10 de octubre a las 16:30 hrs. comenzamos con nuestras clases regulares de Yoga Mamá e Hijo (a), 1 vez por semana, en el Centro “Toque Nativo” ubicado en San José Oriente # 139 -Agua Santa- Viña del Mar.

Las clases son para niños entre 3 y 10 años.

Valores:
-Mensualidad: $24.000 (4 clases al mes)
-Clase de prueba: $6.000
-1 Clase: $8.000
***Lo anterior incluye a mamá e hijo.

El hacer yoga en familia es una bella instancia de comunión y conexión entre papis e hijos. Es bello darse la oportunidad de abrirse a experimentar nuevas cosas con los hijos, y sobre todo si son momentos que les traen numerosos beneficios como lo es practicar yoga en conjunto

Bailamos, cantamos, nos reímos, las mamás vuelven a ser niñas y desde esa conexión con sus niñas internas conectan con sus hijos desde un espacio íntimo y diferente👧💜👦

Nunca es tarde para volver a ser niños y sobretodo si lo harás en compañía de tus hijos. .
Recuerda que para ellos eres su mayor ejemplo

Aprenderán juntos:

-Meditaciones de Comunicación Celestial en pareja (Mantras Musicalizados)
-Entretenidas posturas y/o asanas
-Juegos
-Bailes
-Canciones
-Técnicas de Relajación, respiración y mindfulness en pareja

-Técnica de “Afirmaciones Positivas” y más…

¿Por qué hacer yoga junto a tus hijos?, porque:

-Mejora la comunicación familiar
-Mejora la expresión de sentimientos tanto de niños como padres
-Afianza el vínculo y lazos emocionales
-Estimula la confianza entre padres e hijos
-Potencia la conexión con uno mismo y el otro.

Para reservas, consultas e inscripciones al correo cambiemoslaeducacion33@gmail.com
o al whatsapp +56973901582

¡Te esperamos!

dbd5333ae5a9bc23b76107d31d0e9766 (2)

TALLERES DE YOGA PARA NIÑOS EN VIÑA DEL MAR

clases_yoga_niños_jovenes_kundalini_yoga_zaragoza1-900x600.jpg

Kundalini Yoga constituye una disciplina de trabajo corporal en la que a través de movimientos y posturas físicas (asanas), ejercicios respiratorios (pranayamas), posiciones y movimientos de las manos (mudras) y sonidos o cantos (mantras), se trabaja con el individuo en su totalidad, obteniéndose beneficios a nivel físico, mental y espiritual. De esta forma constituye una enriquecedora herramienta para que en este caso niños y niñas puedan conectar con su esencia, vivir de manera saludable, permitiendo su desarrollo infantil en plenitud  y bienestar.

“Los niños son seres sensibles, personas completas, con antenas de alta potencia que registran cada vibración a su alrededor en forma total y profunda”

Yogi Bhajan

¿Sabes cuáles son los beneficios del yoga en los niños?
Te invito a conocerlos:
A NIVEL FÍSICO:
*Aumenta el tono muscular
*Otorga equilibrio, lateralidad y coordinación motriz
*Potencia la Conciencia corporal
*Mejora patrones respiratorios y posturales erróneros
*Otorga fuerza y flexibilidad

-A NIVEL MENTAL:
*Mejora la atención y concentración
*Disminuye los niveles de estrés
*Desarrolla técnicas de relajación (aprenden a soltar el cuerpo y la mente)

-A NIVEL EMOCIONAL:
*Aumento de la tolerancia a la frustación
*Potencia la motivación hacia el aprendizaje
*Mejora la autoestima
*Estimula la correcta expresión de sentimientos y emociones
*Aumenta la seguridad en las propias habilidades y capacidades
*Estimula la empatía, la tolerancia y el respeto hacia sí mismos y hacia los demás

TODO LO ANTERIOR EN UN ESPACIO DE AMOR Y COLABORACIÓN.
Pues esto es lo maravilloso del yoga, NO ES COMPETITIVO 

Por medio de cuentos y juegos dependiendo el rango de edad del grupo con el cual se trabaja, actividades lúdicas, un ambiente preparado, rutinas específicas y en interacción con otros, los niños conectan con sus talentos y potencialidades, la paz, la alegría y la plenitud de su ser.

“Deja que los niños sean y dales los valores espirituales básicos. Trata con sus espíritus, mantenlos arriba, y dales fe. Esas son las cosas positivas que más necesitan”

Yogi Bhajan

11037319_393096730862459_4226601601404045041_n

INSCRIPCIONES ABIERTAS:

-Clases de Yoga para Niños de 4 a 10 años-
Todos los jueves de 16:30 a 17:30 hrs, en Toque Nativo, Centro de Terapias Alternativas ubicado en San Jose Oriente # 139 -Agua Santa- Viña del Mar.

22448266_1568119246544965_3256305839940101739_n.jpg

Valores: $20.000 mensuales (4 clases al mes)

                $7.000 una clase

                $4.000 clase de prueba ( el valor de esta clase puede estar sujeta a modificaciones, dependiendo de lagunas promociones)

30740424_1759946120695609_1017901111643734016_n

¿Qué hacemos en una clase de yoga? 

-Trabajamos diversas y entretenidas asanas (posturas) a través de cuentos, canciones y/o juegos según la edad.
-Ejercicios de respiración y mindfulness (atención plena)
-Técnicas de relajación acorde a la edad de cada niño.
-Meditaciónes de Comunicación Celestial, a través de bellos mantras musicalizados.
-Técnica de “Afirmaciones Positivas” para fomentar la autoestima y autoconfianza. Con la ayuda de nuestro amiguito Aldo que nutre las mentes de los más peques de pensamientos positivos y poderosas creencias…

28379660_1710349068988648_2252569677993622404_n.jpg

 

¡Regálale la oportunidad a tu hijo a que se nutra de los innumerables beneficios del yoga!

Asistencia con previa inscripción o reserva en el correo: cambiemoslaeducacion33@gmail.com

dbd5333ae5a9bc23b76107d31d0e9766 (2)

Taller Yoga Mamá e Hijo (a) próximamente en Viña del Mar

mama-e-hija-haciendo-yoga
¡Hola queridas amigas!
 
Quiero contarles que próximamente comenzaremos con las clases de Yoga Mamá e Hijo (a) en el Espacio “Toque Nativo” en San José Oriente #139 en Agua Santa, Viña del Mar. 
 
Las  clases serán para niños entre 4 y 10 años.
 
Les informo que las clases serán 1 vez a la semana,  entre lunes y viernes, de 16:30 a 17:30 hrs. Aún no decido el día exacto, pues debo ver aún algunos detalles.
 
El valor mensual de estas clases será de $24.000 correspondientes a 4 clases al mes. Esto incluye a madre e hijo (a)
 
En cada clase podrán disfrutar junto a sus hijos de:
-Meditaciones de Comunicación Celestial en pareja
-Entretenidas posturas y/o asanas
-Mantras
-Juegos
-Bailes
-Canciones
-Técnicas de Relajación, respiración y mindfulness en pareja
-Técnica de “Afirmaciones Positivas” para la confianza y autoestima y más…
 

¿Por qué hacer yoga junto a tus hijos?, porque:

-Mejora la comunicación familiar
-Mejora la expresión de sentimientos tanto de niños como padres
-Afianza el vínculo y lazos emocionales
-Estimula la confianza entre padres e hijos
-Potencia la conexión con uno mismo y el otro.

Y por muchos motivos más, y el más importante que te das un espacio de comunión con tu hijo en que los dos están totalmente compenetrados el uno con el otro.
Sin duda es una bella instancia en que podrán aprender en la compañía de sus hijos, herramientas que los ayudarán a afianzar su vínculo aún mas.  
 
Si estás interesada, puedes ya reservar tu cupo. Pues te cuento que por tema de espacio los cupos son ¡LIMITADOS!
Un abrazo de luz
SAT NAM
dbd5333ae5a9bc23b76107d31d0e9766 (2)

Posturas de yoga con poderosas afirmaciones positivas para niños

nina-yoga-euroresidentes.jpg

En este artículo quiero compartir con ustedes dos posturas de yoga recomendadas para niños y sus beneficios. Además doy a conocer algunas afirmaciones positivas para que los niños digan mientras las practican. Lo anterior permitirá que se apropien de la postura en cuerpo, mente y espíritu, repitiendo mensajes positivos que harán que la esencia, la verdad de cada niño aflore y sea expresada.

Sabemos que son nuestros pensamientos, sentimientos y actitudes las que crean y moldean nuestra realidad, qué mejor entonces que estimulemos a los más pequeños desde temprana a edad a pensar de manera positiva acerca de ellos mismos y el mundo.

Dentro de cada niño hay un potencial y un tesoro inmensos, seamos nosotros los adultos sus guías para que su luz brille y la totalidad de sus capacidades sean expresadas.

Postura “El árbol” :

1. Comienza parado en ambos pies, firme, sintiendo como la tierra te sostiene. Puedes decir: 
“HUNDO MIS BELLAS RAÍCES MUY HONDO EN LA TIERRA. ME SIENTO FIRME”

2. Lleva la planta del pie derecho al interior de la pierna izquierda y apóyala en el muslo o en la pantorrilla. Puedes decir:
“ESTOY CONCENTRADO, CENTRADO Y ESTABLE”.

3. Estira tus brazos hacia arriba como ramas. Puedes decir:
“MIS MANOS, TODO MI SER TOCA EL CIELO

4. Lleva tus manos juntas por encima de tu cabeza y estira los brazos.
Puedes decir:
“SOY UN HERMOSO Y MARAVILLOSO ÁRBOL.ME SIENTO SEGURO Y CONFIADO”

5. Repite todo con la otra pierna.

posturadelarbol.jpg

Beneficios:

Esta postura ayuda a los niños a adquirir confianza, estabilidad y seguridad. Los dota de concentración y enfoque en sus tareas y objetivos. Los ayuda a avanzar firmes y seguros.
Si ves que tu hijo (a) o alumno (a) en un momento dado se siente inseguro y desconfiado, y disperso también, prueben a hacer juntos está postura con las afirmaciones que se indican, todo como un bello y entretenido juego; verás que la confianza, concentración y seguridad vuelven.

Postura “La Cobra”

1.- Tiéndete boca abajo en el suelo. Pon tus manos debajo de los hombros. Imagina que estás a punto de despertar. Puedes decir: “HOY ES UN NUEVO DÍA, CON ALEGRÍA Y OPTIMISMO ME PREPARO A EMPEZAR”

2.-Levanta lentamente tu cabeza y presionando de manera firme el suelo con tus manos, levanta lentamente el pecho, arqueándote suavemente hacia atrás. Puedes decir: “SOY UNA HERMOSA , FUERTE Y FLEXIBLE COBRA, ESTOY LISTA PARA MOVERME Y AVANZAR”.

4.-Para terminar, levanta aún más tu pecho hasta que tus brazos estén casi estirados. Puedes decir: “DESDE AQUÍ ARRIBA VEO AL MUNDO, LE ABRO CON ENTUSIASMO MI CORAZÓN, ENTREGANDO TODO MI AMOR”.

posturacobrayoga.JPG

Beneficios:

Esta postura ayuda especialmente a expandir las cualidades de nuestro 4º chakra del corazón “Anahata”, ubicado en el centro de nuestro pecho, relacionado con el amor incondicional y la compasión. Por lo tanto ayuda a nuestros niños a que conecten con su esencia que es amor universal. Ayuda a la expresión de sentimientos. Estimula su seguridad, su autoestima, su confianza, el amor y la compasión hacia ellos mimos y del mismo modo hacia los demás. Igualmente,  como es una posición que trabaja la flexibilidad de la columna, esto hace que aumente nuestra flexibilidad mental y la capacidad de ser flexibles y fluir fácilmente con la vida.

Espero que les hayan gustado estas dos posturas de yoga. Pueden practicarlas con sus hijos o alumnos en la escuela de manera regular, o en ocasiones especiales en las que necesiten trabajar cada uno de sus beneficios específicos.

Tengan en cuenta que estimular una actitud positiva ante la vida desde pequeños es primordial.

En otro artículo les hablaré de otras asanas con sus respectivas afirmaciones.

Sat Nam ❤

dbd5333ae5a9bc23b76107d31d0e9766 (2)

 

 

 

 

 

Ejercicios de respiración para niños

Una correcta respiración es fundamental, no sólo para sentirse vivo, sino también para mantener la tranquilidad alejando el estrés. Los niños también padecen en muchas ocasiones de este problema ya sea por inconvenientes en la escuela o alguna situación en el hogar. Por esta razón, es importante que enseñes a los más pequeños a respirar correctamente.

Es importante que los niños aprendan a conectarse con ellos mismos a través de la respiración. Eres la persona indicada para guiarlos en su camino, así que presta atención a los ejercicios de respiración que te entregaré.

Ejercicios de respiracion para ninos 4

Imagina que hueles una flor

Todos hemos apreciado el perfume de una bella flor, es una sensación relajante y placentera, y este sencillo ejercicio es importante para los niños. Motívalo a que imagine que huele una flor, dile que inhale por la nariz y exhale por la boca, liberando una gran cantidad de aire. Sí, justo como si estuvieras suspirando. Bien, con este movimiento de respiración el niño podrá liberarse de cualquier tipo de tensión.

 Ejercicios de respiracion para ninos 2


Respira y silba

Guía al niño a que respire por la nariz, inhalando profundamente y exhalando por la boca soltando una especie de silbido lento y muy largo. La acción de exhalar largamente va a permitir que el pequeño frene su velocidad interior si tiene algún sentimiento de rabia o ira. Esta clase de respiración es magnífica para calmarlos y tranquilizarlos.

Ejercicios de respiracion para ninos

Es tiempo para respirar

Tomar un tiempo para respirar es importante. Las pausas que el niño realice mientras respira son vitales para ayudarlos a pensar mejor las situaciones, bajar el nivel de estrés y será un estupendo momento para que él descanse. Este movimiento lo pueden hacer juntos: inhalen por la nariz y hagan una pausa, exhalen por la nariz y hagan otra pausa. Ahora ambos inhalen y cuenten 4 tiempos, hagan un alto en la respiración, cuenten 1 o 2 veces y exhalen. Verás que este ejercicio de respiración los hará llegar a las nubes.

Ejercicios de respiracion para ninos 3

Respira como un conejo

La mejor vía para enseñar a un niño es la imaginación, enséñale un movimiento que a mí me encanta, la respiración tipo conejo. Ésta la puedes lograr si olfateas rápidamente por 3 tiempos y finalizas con una larga y prolongada exhalación. Si implementas esta técnica de respiración podrás contribuir a la limpieza de las vías respiratorias del niño. También lograrás bajar sus niveles de rabia cuando esté molesto.

Ejercicios de respiracion para ninos 6

Respiración de elefante

La respiración tipo elefante es muy divertida para los pequeños. Presta atención, debes hacer que el niño esté parado con los pies separados enlazando sus manos frente a su pecho y colocando sus brazos frente al cuerpo hacia el frente. Hecho esto, indica al niño que respire por la nariz mientras levanta los brazos llevándolos hacia la cabeza; seguidamente, el niño debe exhalar por la boca mientras baja los brazos y los posiciona entre las piernas. Simple ¿verdad? te recomiendo que el pequeño haga este movimiento por 3 o 4 rondas.

Ejercicios de respiracion para ninos 8

Como ves, estos sencillos ejercicios para la respiración en niños están llenos de creatividad. La simpleza de esta rutina puede significar una vida libre de tensiones. Recuerda que la niñez es una de las etapas más hermosas de la vida de un ser humano. Implementa estas técnicas de respiración y verás que el niño vivirá con una sonrisa en la cara.

 CRISTIAN MENDOZA

Fuente: VIX.COM

“Los cuentos tienen el poder de sanar heridas”.Susan Perrow

 

Susan Perrow, cuentacuentos, formadora de maestros, consultora y educadora de padres.

Tengo 64 años. Soy australiana. He trabajado en el Gobierno australiano para utilizar el cuento como herramienta terapéutica. Casada, tres hijos y siete nietos. Formo parte de un partido político que promueve las energías renovables. Todos poseemos una chispa divina y estamos aquí para desarrollarla
img_ajimenez_20160415-173110_imagenes_lv_propias_ajimenez_perrowb3-kWGI-9JKGK7G93X8N5D0J-992x558@LaVanguardia-Web.jpg

¿Cuál ha sido el cuento más importante en su vida. El que la transformó?

Una noche le conté a mi hijo mayor, Kieren, que tenía entonces siete años, un cuento tradicional inglés, Los brownies.

¿De qué trata?

De un padre que había perdido a su esposa y estaba siempre malhumorado. El hijo le preguntó a su abuela por qué su padre se había olvidado de sonreír, y ella le explicó que los brownies, unos duendecillos, ya no acudían a su casa a hacer las tareas domésticas.

La historia es larga, pero la cuestión es que el niño del cuento acaba entendiendo que él debe hacer la tarea de los brownies, así que mientras su padre duerme limpia la casa.

¿Por qué ese cuento cambió su vida?

Durante dos semanas Kieren se levantó muy temprano y limpió la casa mientras yo dormía.

¿Gruñía usted?

Me acababa de divorciar, probablemente yo era esa madre que se había olvidado de sonreír. A raíz de ese acontecimiento, hace 32 años, me tomé en serio los cuentos y les dediqué la vida.

¿Qué ha descubierto?

Los cuentos hablan directamente a la imaginación de los niños, les abren mundos y tienen el poder de sanar sus heridas, miedos y malos comportamientos; los incentivan y los educan. ¿Sabe qué le dijo Einstein a una madre que le pidió consejo para potenciar la mente matemática de su hijo?

“Si quiere que sea más inteligente, cuéntele cuentos a su hijo”.

…Cuando ella insistió en lo de las matemáticas, Einstein añadió: “…Y cuéntele más cuentos si quiere que sea sabio”. Si yo le hubiera dicho a mi hijo “mamá va muy cansada y debes ayudarla”, ¿cree que habría funcionado?

No.

Para los niños el mundo imaginativo y espiritual puede ser tan real como el físico y cotidiano, y cruzan ese puente continuamente.

¿Hay cuentos para cada situación?

La experiencia me lo ha demostrado, como cuando una madre me pidió ayuda para destetar a su hijo de tres años. Inventé el cuento de un koala ya crecidito al que su madre ya no podía cargar en la espalda. El niño siguió pidiendo el cuento, lo fue asimilando, y dejó de mamar.

Increíble.

El cuento se asienta en la cabeza del niño, se convierte en parte de él. Alguien le preguntó a uno de mis hijos a sus seis años por qué le gustaban los cuentos. Él respondió: “Porque piensan sobre lo que yo pienso”.

Hay cuentos luminosos en toda cultura.

Sí, y también podemos aprender a crearlos para combatir la mentira, avaricia, timidez, rabia, envidia…, no hay comportamiento que un buen cuento no pueda iluminar y transformar.

Los adolescentes ya no quieren cuentos.

No quieren sermones, hay que ser sutil para que la historia les alcance, pero yo he visto como el poder de un cuento conseguía que una chica que no quería salir de casa con su silla de ruedas acababa identificándose con una historia y aceptando su situación.

Un simple cuento ¿puede cambiar nuestra actitud ante la vida?

Sí, y proponernos nuevos caminos. Cuando mi hijo pequeño tenía cinco años sorprendió a los mayores hablando de la falsedad de Papá Noel, y decidí inventar un cuento.

¿Cuál era su mensaje?

Que Papá Noel es un espíritu generoso que entra en los niños cuando son lo bastante mayores para ser capaces de construir sus propios regalos. A mis dos hijos mayores les inspiró tanto que inventaron cantidad de regalos para amigos y parientes que envolvieron y pusieron bajo el árbol.

¿También existen cuentos para curar el alma de los adultos?

Imparto seminarios en todo el mundo enseñando a los adultos a crear cuentos sanadores, y la barrera con la que me encuentro para desarrollar su pensamiento imaginativo es el escepticismo, pero los resultados son evidentes…

Consiguió que la Narración de Cuentos fuera asignatura universitaria.

El Gobierno canadiense está invirtiendo mucho esfuerzo en tratar de establecer un currículo educativo que pone el cuento en el centro del día a día de las clases.

¿Para cualquier asignatura?

Sí, el cuento ayuda a crear una conexión imaginativa con la asignatura aumentando la posibilidad de que el niño se entusiasme con el tema.

¿Qué cuento le ha ayudado a usted?

Cuando estábamos en Kenia impartiendo un curso en la Universidad de Nairobi, mi segundo marido y yo fuimos secuestrados por siete hombres armados. Nos ataron y nos llevaron a un lugar donde había otras personas secuestradas, algunas mujeres habían sido violadas.

Un mal trago…

Sobrevivimos de milagro, pero quedamos totalmente traumatizados. Rescindí el contrato y volvimos a Australia. Acudí entonces a un seminario de una famosa cuentacuentos norteamericana, Nancy Mellon, que al ver mis cuentos llamó a su editor inglés.

…Y se hizo famosa.

Los cuentos suelen partir de una situación de desequilibrio y a través de un viaje se llega a una situación de equilibrio. La situación más traumática de mi vida me llevó a lanzar mi carrera.

Fuente: LA VANGUARDIA

51QMVpTBLpL._SX373_BO1,204,203,200_ (1).jpgPara más información y compras de los Cuentos de Susan Perrow, entra a este enlace: Cuentos Sanadores

CÓMO LOGRAR QUE LOS NIÑOS MEDITEN

1439937270_0042_830x364.jpg

Cada vez más niños muestran signos elevados de estrés, inquietud y ansiedad desde una corta edad. Nosotros sabemos que la meditación es una gran herramienta para encontrar paz y equilibrio en medio de nuestras agitadas vidas: es por eso que disfrutamos meditar. ¿Qué podemos hacer para que a nuestros hijos también les guste la meditación?

Beneficios para los niños

La revista Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (JAACAP) y los CDC (sigla en inglés de Centros de Control de Enfermedades) han publicado investigaciones que calculan que se diagnosticó trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) a dos millones más de niños en los Estados Unidos entre 2003 y 2012, y que un millón más tomaban medicamentos para controlarlo. Lo más preocupante es que la mayoría de esos diagnósticos se hicieron en niños menores de seis años.

Un estudio llevado a cabo en la Unidad de Investigación sobre Terapias del Royal Hospital for Women en Sydney, Australia, mostró que hubo mejoría significativa en los síntomas del TDAH en niños a quienes se enseñaba a meditar. Sus periodos de atención fueron más prolongados, mientras que su hiperactividad disminuyó.

Otros efectos alentadores enumerados fueron:

  • Mejoría en la relación con sus padres.
  • Aumento de la autoestima.
  • En cincuenta por ciento de los niños que tomaban medicamentos fue posible reducir la dosis o eliminarla por completo, y aun así siguieron mejorando a través de la práctica continua de la meditación.

Presentar a nuestros hijos estas técnicas antiguas pero muy prácticas podría ayudarles a lograr un mejor manejo del estrés y crecer teniendo una vida más sana. Entonces, ¿cómo conseguimos que a nuestros hijos les entusiasme la idea de meditar? He aquí algunos consejos y técnicas de meditación que me han funcionado con mis hijos de tres, cinco y seis años.

Conviértete en el Cambio

Los niños tienden a copiar el comportamiento de sus padres. Así, adentrarlos en el camino de la meditación puede ser tan sencillo como darles el ejemplo. Si tus hijos observan que tú meditas, se establece una atmósfera que ellos pueden aprender. En las mañanas, cuando estoy sentada meditando, mis hijos se despiertan y vienen a sentarse en silencio conmigo (ya sea en mi regazo o cerca), y realmente disfrutan comenzar su día en silencio.

Practica el Silencio

Programa un día, o incluso sólo medio día, dedicado al silencio. Aunque se trate de sólo algunas horas, será una verdadera dicha para ti y una gran lección para tus pequeños.

Puedes plantearlo como un juego: “Vamos a ver quién puede ser el más callado.” Ellos deben verlo como algo divertido.  Luego, cuando rompas el silencio, inventa un juego o canción sobre romper el silencio con palabras amorosas, amables y llenas de buenas intenciones.

Comienza Poco a Poco y de Manera Sencilla

Muchos expertos recomiendan un minuto de meditación por año de edad, comenzando a partir de los ocho. Si han diagnosticado TDAH a nuestros hijos antes de los seis años, quizá debamos comenzar antes. La manera de hacerlo dependerá de la naturaleza y la edad de tu hijo, y tendrás que descubrirla mediante prueba y error. Mi hija, que apenas acaba de cumplir tres años, por lo general permanece más tiempo meditando que sus hermanos mayores.

Pranayama (Ejercicios de Respiración)

La respiración está relacionada con el prana (la energía de la fuerza vital) y oxigena todas las células de nuestro cuerpo. El pranayama ha sido una de las herramientas más importantes para el bienestar de mis hijos, así como para mi propia salud mental. Les ayuda cuando están a punto de ponerse a llorar o cuando están demasiado emocionados como para expresarse con claridad. Sólo tengo que decirles: “Vamos a respirar”, y ellos ya saben exactamente qué hacer.

Éstas son algunas de las técnicas de respiración favoritas de mis hijos:

  • Ujjayi (Respiración victoriosa): Intenta practicar el “sonido del océano profundo” en la parte posterior de la garganta mientras respiras profundamente moviendo el abdomen. En verdad los tranquiliza y asienta su energía. Aprende la versión adulta de Ujjayi.
  • Nadi Shodhana (Respiración relajante): Se dice que equilibra los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro, lo que lleva a un mejor desarrollo cognitivo. Comencé a enseñarles una versión sencilla, tapándose una fosa nasa mientras inhalaban y exhalaban por la otra, y luego cambiando de lado. (Cuando mi hija cumplió cuatro años, ya era capaz de hacer una versión avanzada).
  • Kapalabhati (Respiración de fuego): A los niños les divierte ver el movimiento de su propio abdomen cuando lo contraen al tiempo que expulsan el aire por la boca.  Aprende la versión adulta de Kapalabhati.

Yoga

No hay nada como hacer yoga en familia. Los saludos al sol son una forma divertida y por lo general fácil de practicar yoga juntos. Se dice que estas 12 posturas mantienen los canales de energía del cuerpo abiertos y fluyendo adecuadamente, previniendo así múltiples enfermedades.

El yoga es meditación en movimiento; hay que enfocarse en la práctica misma, la respiración y las posturas. Asegúrate de que tus niños respiren de manera uniforme a lo largo de toda la práctica.

Visualizaciones

Ésta es una gran rutina para antes de dormirse. Yoga Nidra es una práctica antigua que lleva la conciencia a distintas partes del cuerpo mientras uno está acostado y en quietud. Me gusta dar suaves pellizquitos a mis hijos y decirles que se trata de un mágico polvo dorado de hadas que cae sobre distintas zonas de su cuerpo. Esto es excelente para trabajar la conciencia corporal, además de brindar a sus mentes algo en qué enfocarse. Es muy relajante y de gran ayuda para tener lindos sueños.

Cantar Mantras Juntos

A los niños les encanta cantar. Hacerlo mejora el enfoque y la concentración, además de tener efectos poderosos en el desarrollo cerebral. He aquí algunas de mis recomendaciones de mantras y algunos consejos para aprovechar la experiencia al máximo:

  • El Gayatri mantra tiene 24 sílabas, cada una de ellas conectada a una parte del cerebro distinta. Se ha utilizado para mejorar la inteligencia y la intuición. También es una hermosa canción y un muy buen ejercicio para la memoria.
  • OM es el sonido del universo y de la inteligencia divina, y ciertamente los niños pueden conectarse con eso. Permite a tus pequeños jugar con el tono y el volumen de sus OM e ir a su propio ritmo. El sonido podría ir desde un singular y armonioso coro hasta el ruido de los diferentes animales de la selva.
  • Entonación de los chakras: Cuelga un diagrama o ilustración de los chakras (los siete principales centros de energía del cuerpo). Señala el chakra y haz que tus niños se imaginen el color correspondiente en esa zona de su cuerpo. Haz que canten el mantra asociado con ese chakra. También pueden hacer sonidos similares sólo con vocales, como: ooo, ouu, aaa, aii, eii, iii.

Después de entonar los mantras, diles que mantengan los ojos cerrados un rato y noten cómo se sienten. Ésta es una poderosa herramienta de meditación que puede ayudar a los niños a tomar conciencia de los efectos de utilizar mantras.

Masaje

Además de los incontables beneficios para la salud que brinda, un masaje constituye una de las más maravillosas maneras de lograr que a tus hijos les ENCANTE la meditación. No sólo fomenta la conciencia corporal, sino que crea un espacio de amorosa y profunda conexión entre tu hijo y tú. Pídeles que te digan en qué zonas se siente bien el masaje (muy probablemente serán los pies, las manos, la cabeza y el rostro, como a la mayoría de nosotros). Te recomiendo utilizar un aceite orgánico de coco.

Sé Creativa

Aquí tienes otras formas creativas de incorporar la meditación a la vida de tus hijos:

  • Prepara el espacio para meditar. Reúne una piedra (tierra) que haya recogido alguno de tus hijos en el campo, llena un vaso con agua, prende una vela (fuego) y utiliza algo como una pluma para representar el elemento aire. Coloca estos objetos en el centro de una habitación. A los niños en verdad les gusta esto y de alguna manera saben que así se está creando un espacio sagrado. Siéntense en círculo alrededor de los elementos y comiencen la meditación.
  • Haz que observen una vela encendida durante un lapso de tiempo, lo que puede ser una práctica de meditación para el enfoque y la disciplina (el fuego es lo bastante interesante como para captar la atención de los niños).
  • Jueguen a ver qué tan lento y conscientemente pueden caminar de un lado a otro de una habitación con un libro que hayas puesto sobre su cabeza.

Lo principal de todo esto es no obligar a tus hijos a meditar, sino despertar su curiosidad y acostumbrarlos a hacerlo. Haz de la meditación una experiencia positiva y divertida durante su infancia, de manera que sea más probable que continúen practicándola al crecer.

por: Bess O’Connor

Fuente: choprameditacion.com

Yoga para niños, jugando al equilibrio

 

untitled.png

La práctica regular del yoga aporta a los pequeños ventajas tanto físicas como emocionales. En esta enseñanza se utilizan juegos y experiencias lúdicas para lograr que vean el yoga como algo no solo saludable, sino también muy divertido.

Los beneficios del yoga abarcan un amplio espectro. Como escribe el presidente de la Asociación Shiva -Shakti de Yoga Integral, José Manuel Vázquez Díaz, en la introducción a su libro Manual de Yoga Integral para occidentales, “el yoga es una manera de estar en forma física y mentalmente; una manera de descansar, de recuperar energía y lucidez. Además,a poco que profundicemos, el yoga se convierte en una herramienta de reflexión y toma de conciencia de uso diario”. Por estas razones, esta disciplina ancestral ofrece beneficios físicos y mentales de los que, sin duda, también pueden disfrutar los ni ños. Sin embargo, el yoga parece en un primer momento una práctica alejada de lo que puede interesarles. ¿Cómo convencer a los más pequeños, siempre en busca de emociones y movimiento, de que una actividad basada en la serenidad y la concentración también puede ser muy divertida? “La clave –responde Mar Fontova, profesora de Kundalini Yoga y de yoga para niños es que tiene que ser un juego. Porque los niños aprenden jugando”.

Encontrar la calma:

LAS CLAVES DE YOGA …

Al igual que en el caso de los adultos, las prácticas de yoga con niños se basan en tres grandes pilares:

• La respiración.

• Las asanas, o posturas.

• La relajación.

… PARA REDUCIR EL ESTRÉS

Hoy en día, los niños viven, al igual que los adultos, rodeados de estímulos. Desde la pantalla del iPad a la del ordenador o la del móvil, pasando por los mil y un reclamos de la televisión, todo parece invitarles a la dispersión. Además, las exigencias escolares especialmente a partir de cierta edad y los entornos ruidosos y bulliciosos de las grandes ciudades hacen que sus niveles de estrés sean, a menudo, más altos de lo que imaginamos. La práctica del yoga se convierte así también para ellos en una válvula de escape y en una forma de aprender a recuperar la serenidad.

APRENDER JUGANDO

El juego se convierte así en la llave de acceso para que los niños disfruten de una prácitca milenaria que no solo les ayuda a mejorar su condición física, sino también su autoconocimiento,e incluso su autoestima. Así, Mar Fontova, que imparte clases en el centro Anandaioga y en diferentes escuelas de Lleida, apunta que en las clases de yoga con ni ños “jugamos a respirar, jugamos a saltar y soltar emociones, jugamos a meditar, jugamos a hacer asanas de yoga que les dan equilibrio... Y, jugando, ellos incorporan estos ejercicios a su día día de una manera divertida”. Aprovechando el hecho de que muchas de las posturas de yoga (asanas) están inspiradas en el movimiento de los animales,o que pueden relacionarse con ellas, los juegos implican a menudo imitar el movimiento de un determinado animal, para lograr así captar la atención de los niños.

“A través del juego, los niños y niñas se familiarizan con el yoga,y poco a poco van incorporando ese aprendizaje a su vida diaria”.

PARA TODA LA VIDA

La infancia es un momento idóneo para iniciarse en el yoga, porque, como se suele decir, los niños son como esponjas, están en un proceso de aprendizaje constante, aprendiendo no solo a descubrir el mundo, sino también a relacionarse con él. Las enseñanzas que incorporan del yoga entre ellas, aprender a concentrarse, a relajarse, a escucharse y a gestionar mejor sus emociones les serán beneficiosas a lo largo de toda la vida. Un aprendizaje que, al hacerse a través del cuerpo, de forma práctica y lúdica, les resulta mucho más accesible y fácil de asimilar. “Si le dices a un niño que tiene que relajarse o tranquilizarse, muchas veces no es fácil para él porque no sabe exactamente qué es lo que le estás pidiendo –explica Fontova–. En las clases de yoga lo experimentan, tienen momentos de relajación, se tranquilizan, paran por unos momentos, y después, cuando quieren tranquilizarse en la vida diaria, saben qué emociones tienen que buscar y qué hacer para lograrlo.

CUERPOS EN FORMA

Pero los beneficios del yoga para los pequeños de la casa no solo se reflejan a nivel mental. El yoga es también un excelente entrenamiento físico que aporta múltiples ventajas. En esta disciplina se ejercita la conciencia corporal,y se hace especial hincapié en la correcta alineación de las diferentes partes del cuerpo, lo cual mejora la postura corporal y ayuda a evitar futuros problemas en la columna vertebral. Además, la práctica regular de yoga ayuda a los niños a desarrollar la elasticidad, la flexibilidad de las articulaciones y el equilibrio físico, lo cual, subraya Fontova “también repercute en el equilibrio mental”.

“El yoga ayuda a los niños a desarrollar la flexibilidad, la coordinación y el equilibrio y también a ser más expresivos y creativos”.

Por otro lado, mejora la coordinación y les ayuda a expresarse, a poder soltar,a poder crear,e incluso a ser más dinámicos. De hecho, el yoga está recomendado tanto para niños introvertidos y retraídos, a los que ayuda a ganar confianza en sí mismos y a abrirse a su entorno, como para niños muy activos e inquietos, a los que les puede enseñar a relajarse y a encontrar momentos de reposo y de calma.

NO COMPETITIVO

Al tratarse de un yoga especialmente adaptado para ellos, los niños pueden empezar a practicarlo muy pronto. De hecho, se aconseja comenzar las primeras clases con cuatro años, aunque pueden incluso empezar antes con el yoga en familia. Este se refiere a las clases en las que padres e hijos comparten ejercicios sencillos y divertidos a los que luego pueden jugar en casa, cuyos beneficios repercuten en toda la familia. Para asistir a una clase de yoga, el niño debe usar un pantalón y una camiseta cómodos, y la práctica se realiza, normalmente, con los pies descalzos. Una vez aprendidos los ejercicios, pueden practicarse en casa. Por otro lado, y a diferencia de otras prácticas físicas habituales en los niños, el yoga no es competitivo, porque en él lo importante es la evolución personal de la persona, tanto física como mental. Así, los niños se divierten y liberan estrés, en vez de alimentar nuevas presiones ligadas a la práctica de una actividad con ganadores y perdedores.

05107.JPG

Yoga en las escuelas:

Cada vez son más los centros de educación primaria que ofrecen  a sus alumnos la posibilidad de seguir cursos de yoga y meditación para mejorar su rendimiento y ayudarles a gestionar mejor el estrés. Es el caso de la escuela Sant Josep, en Sant Vicenç dels Horts, donde, desde 2010, se imparten clases de yoga en horario escolar. Según diferentes estudios, la práctica regular del yoga aumenta la atención y la capacidad de concentración de los niños,y con ellas sus resultados académicos. En Francia, la Asociación RYE (Recherche sur le Yoga dans l’Education), reconocida por el Ministerio de Educación francés, lleva treinta y cinco años formando a profesores para que puedan practicar técnicas de yoga y relajación a sus alumnos.

Nuria Berlanga

Fuente: La Vanguardia

Juego y aprendizaje

1499546901_76762083.jpg

Niños jugando: pequeños emprendedores

Numerosos estudios señalan que los niños (de entre 3 y 7 años) de las últimas décadas son menos activos y pasan mucho menos tiempo que anteriores generaciones en espacios abiertos y en la naturaleza. Estos niños desarrollan, a menudo, estilos de vida muy sedentarios ligados a un consumo excesivo de televisión y videojuegos. La investigación está demostrando que el juego no estructurado en entornos naturales, o abiertos e inspiradores, aumenta laautoeficacia de los niños, entendida esta como la consciencia de la propia capacidad/habilidad de resolver problemas y de alcanzar objetivos. Una autoeficacia que va a dinamizar algunas funciones ejecutivas como: a) la capacidad de fijar metas; b) de inhibir la respuesta y evitar la impulsividad; c) de focalizar la atención, y d) de perseverar en la acción.

La total ausencia de juego libre en entornos naturales, o por lo menos en entornos amplios y atractivos, podría suponer consecuencias en su desarrollo cognitivo, en la maduración neuronal, es decir, en el despliegue del propio talento. La investigación señala incluso que el juego en estos entornos reduce los síntomas del déficit de atención en algunos niños. En general crece la sociabilidad y se mejora, para poner un ejemplo, en asuntos tan vitales como respetar los turnos del juego sin perder el control.

Además, se ha constatado el hecho de que el exceso de pantallas va ligado a menudo al consumo de alimentos muy calóricos. En España se ha triplicado en los últimos treinta años el número de niños con sobrepeso (que llegan al 26,1%) u obesos (que llegan al 19,1%). El niño que juega en entornos abiertos/naturales gana en experiencias llenas de realidad y sobre todo despliega actividad física. Por su parte, el niño pasivo, cuando la sobreestimulación de las pantallas desaparece, puede convertirse en un ser que anda entre el aburrimiento y la ansiosa búsqueda de nuevos estímulos externos reclamando mucha atención de los adultos. Existen investigaciones que señalan que el exceso de exposición a las pantallas podría suponer problemas de atención a partir de los 7 años.
El juego infantil es aprendizaje. John Dewey, Maria Montessori, Jean Piaget, Lev Vigotsky o Jérôme Bruner, entre muchos otros expertos, psicólogos y pedagogos, señalan como el juego está detrás del desarrollo de las funciones cognitivas, del lenguaje, de la maduración motora. Sin embargo, parece que muchos padres y algunas escuelas no se lo creen, o por lo menos actúan como si no se lo creyeran.

Los niños de estas edades quieren jugar para saberse capaces, lograr que las cosas funcionen, construir artefactos que les hablen de sus progresos: quieren resultados, logros (un ejemplo casi universal es que a los niños les gusta construir cabañas en entornos naturales). Y esos logros son motivadores y nacen de poner atención y esfuerzo en actividades a menudo diseñadas por ellos mismos y en otras ocasiones sugeridas por cuidadores (padres, maestros, monitores). Otros niños más pasivos intentan menos cosas pues tienen menos éxito en sus iniciativas quizá por falta de confianza o de entrenamiento. A menudo también por la baja calidad de sus funciones ejecutivas: son niños pasivos que podrían decirse a sí mismos: “Como nunca me sale nada bien, mejor no lo intento”. El filósofo y pedagogo José Antonio Marina relaciona las funciones ejecutivas con un concepto global, La inteligencia ejecutiva: Lo que los padres y docentes deben saber ,título de su reciente libro. Da que pensar.

Para estos niños, vencer cada reto es un nuevo juego con agradables recompensas. Sin embargo, los desafíos que plantean las pantallas, sobre todo los videojuegos, son menos estimulantes y a menudo más solitarios. Ante la consola pueden prosperar las habilidades visomanuales, entre otras, y existen destacables videojuegos educativos: pero son la solución de un momento. Lo que el mismo niño quiere, desea, elige, si le dan la oportunidad, es el juego libre, a veces dirigido, en entornos abiertos. Allí focalizan sus intereses y descubren aspectos ante los cuales quedan prendados, asombrados. Tal como señala Catherine L’Ecuyer en su libro Educar En El Asombro : “El asombro tiene un papel clave en el aprendizaje del niño”.

Para los niños, la belleza, el silencio y la aventura desencadenan auténticos torrentes de intereses y preguntas que están ausentes ante una pantalla que sobreestimula sin invitar a la acción y a la pregunta. En un tono más ensayístico y metafórico se podría decir que, antes de que las pantallas les hagan enmudecer, muchos niños, si juegan de verdad, son pequeños emprendedores llenos de curiosidad e ideas.

IGNASI DE BOFARULL

_________________________________________________________________

La Clave

Aprender desde el asombro

¿El aprendizaje se inicia desde dentro de la persona, o desde fuera? Platón decía que el asombro era el principio de la filosofía. La constatación de que algo es, mientras podría no ser. Tomás de Aquino hablaba del asombro como “el deseo para el conocimiento” y Chesterton decía que “del asombro parte la llama que ilumina los cuentos de hadas”.

Por otro lado, Dan Siegel, neurocientífico americano, afirma que existe algo más allá de la organización neurológica, una realidad intangible que actúa como motor de la persona. Según él, estaríamos a la expectativa del entorno, pero no completamente dependientes de ello. Y si es así, entendemos perfectamente el mecanismo por el que los niños que juegan aprenden más fácilmente que los que están entretenidos desde fuera hacia dentro.

Cuando se plantea el aprendizaje desde fuera hacia dentro, llenando la agenda de un sinfín de actividades estructuradas, los estímulos lo hacen todo por el niño porque sustituyen al asombro. El niño se acostumbra a niveles de estímulos cada vez más altos, por lo que su entorno cotidiano finalmente le aburre.

Esfuerzo y disciplina deben ir delante del caos controlado del juego libre, a través del cual la persona aprende desde la invención y el descubrimiento. El juego libre se caracteriza por el silencio que permite la reflexión y la concentración, imprescindible para la asimilación de los aprendizajes. El ruido continuo de las pantallas impide a nuestros hijos saborear la fibra misma de la vida y asombrarse por su belleza intrínseca, menos ruidosa pero no por ello menos importante. Así que cuando nuestros hijos se encuentran en la naturaleza, primera ventana de asombro de la infancia, y se sorprenden por el mero hecho de que la luna exista, ¡es que están filosofando! Es posible que lo veamos como una pérdida de tiempo, en el mundo frenético y utilitarista en el que estamos inmersos. Este asombro por lo que les rodea es lo que les llevará a ser ingeniosos, creativos. Desde el asombro, mirarán al cielo buscando explicación por la desaparición del humo que sale de las chimeneas, acercarán las hojas a las pinzas de la tijereta para ver si se hace con ellas y en la playa empezarán a inventarse tesoros por excavar. Todas estas preguntas y aventuras que parten del asombro de nuestros pequeños filósofos, si encuentran un entorno fértil en el juego libre, son el preámbulo de una reflexión aún más profunda sobre los misterios y las leyes de nuestro mundo.

CATHERINE L’ECUYER

Bibliografía

9788498677102Bajo presión: Cómo educar en un mundo hiperexigente de Carl Honoré

last-child-cover-lrg (1).jpgLast Child in the Woods: Saving Our Children From Nature-Deficit Disorder by Louv, Richard

51iX0EAFiiL._AA160_Educar en verde. Ideas para acercar a niños y niñas a la naturaleza, Heike Freire.

 9788415577423.jpgEducar En El Asombro. Catherine L` Ecuyer

 51ZO8zvo3+L._SX335_BO1,204,203,200_.jpgOcio y tiempo libre: un reto para la familia.Ignasi de Bofarull

 

Fuente: LA VANGUARDIA

 

“La adicción a la prisa nos impide ser felices”

Skärmavbild-2013-02-05-kl.-12.45.44

Encuentro con el impulsor del Movimiento Slow, quien publica ahora “La Lentitud Como Método”, con nuevas herramientas para vivir mejor en un mundo cada vez más veloz.

Hace una década publicó “Elogio de la lentitud”  , un best seller internacional que se convirtió en el manifiesto del Movimiento Slow y que dio origen a un sinfín de movimientos: desde la comida lenta, las ciudades lentas o el sexo lento hasta el club de la pereza, en Japón.

Ahora, con La lentitud como método, Carl Honoré quiere pasar de la filosofía y los estudios científicos y sociales a ofrecer herramientas para ser eficaz y vivir mejor en un mundo veloz. Para él, la gran revolución del siglo XXI será pasar de hacer las cosas lo más rentable y rápido posible a hacerlas lo mejor posible y pensando a largo plazo; y es aplicable a todo: planeta, política, trabajo, salud, relaciones, sexo.

– Por qué se puso a investigar sobre el tiempo?
– Fue un momento epifánico: una noche, a la hora de la lectura del cuento, mi hijo pequeño me preguntó: “Papá, ¿por qué esta vez sólo hay tres enanitos?”.

– ¿…?
– Me saltaba líneas, párrafos y capítulos porque siempre tenía prisa.

– Es una triste realidad muy extendida.
– Yo me di cuenta de que había perdido la brújula y que debía reconectar con mi tortuga interior. Como periodista, quise entender mi adicción a la prisa y me puse a investigar en todos los campos.

– ¿Y descubrió que la prisa mata?
– Mata, nos lleva a cometer enormes errores, nos roba nuestro tiempo y nos impide ser felices. Vivimos en la hiperactividad y la hiperestimulación, y eso nos resta capacidad de gozo, de disfrute, de acceder al placer de cada momento. Mire qué bonito día hace.

– Precioso, sí.
– ¿Dará un paseo y comerá en una terraza al sol, o lo hará rápidamente en la oficina para poder ir al gimnasio?

– Es una opción bastante común.
– A mí eso del gimnasio me parece una metáfora del mal uso del tiempo. Podemos encontrar momentos de ejercicio mucho más sanos y agradables que estar encerrados en una jaula tecnológica con música, pantallas y sudor ajeno; pero somos adictos a las soluciones rápidas y empaquetadas.

– ¿Por qué hacemos eso?
– La industrialización trajo la idea de que el tiempo es oro y empezamos a contar minutos y a darles un valor económico. El tiempo se asoció al dinero y eso no nos deja vivir. Las soluciones rápidas conllevan errores que luego hay que subsanar con más tiempo y más dinero.

– Pero insistimos…
– Sí, porque por cada hallazgo, por cada solución rápida, por esos pequeños triunfos, recibimos una descarga química; eso, unido a que estar ocupado y estresado es signo de prestigio, lleva a que literalmente nuestra relación con el tiempo nos haga infelices. Debemos aprender de nuevo la lentitud.

– Primero habrá que valorarla.
– No hay más que informarse: todas las grandes ideas son el resultado de horas en soledad mirando el cielo, pensando y planificando. Cuando surge la chispa, esa brillante intuición no es más que el resultado de tu base de datos, de relacionar una idea con otra. Las investigaciones sugieren que se requieren diez mil horas de práctica para dominar una disciplina hasta el punto de poder dar los saltos intuitivos que diferencian a los mejores de los mediocres.

– Me está hablando de dedicar horas.
– Le estoy diciendo que son los detalles ínfimos y cotidianos los que marcan la diferencia, y para percibirlos y trabajarlos nuestro objetivo ha de ser el largo plazo.

– ¿Pensar en lo pequeño para llegar a lo grande?
– Para llegar a lo óptimo. Si no tiene tiempo de hablar con su pareja, de jugar y reír con sus hijos, ¿qué relación espera tener? Si en general dedicamos más tiempo a mirar la tele que a mirarnos a los ojos, ¿espera que la pasión se instale en su vida? ¿Qué cree que lamentará más su marido en su lecho de muerte, haberse perdido partidos del Barça o no haber amado más profundamente?

– Entiendo.
– John Wooden, considerado uno de los mejores entrenadores de la historia del deporte universitario, batió el récord al ganar diez campeonatos en diez años. Enseñaba a sus jugadores a ponerse las medias, cómo enrollarlas, meter la punta del pie e ir desenrollándolas. Decía que las medias arrugadas causan ampollas que afectan al rendimiento, pero sobre todo que la atención a los pequeños detalles que pasan inadvertidos es la diferencia entre ser campeones y casi campeones.

– ¿Qué nos aconseja para convertirnos en campeones?
– Acepte la incertidumbre, que es consustancial a la vida y que en esta sociedad llevamos muy mal. Reconozca las equivocaciones, porque eso permite cambiar la óptica y encarar el mundo con más frescura intelectual. Y, sobre todo, juegue.

– ¿A qué?
– A explorar sin prejuicios. Hoy la ciencia nos dice que el juego puro nos reorienta el cerebro y nos provoca una expansión de creatividad. Es otra manera de pensar que nos conecta con el otro para argumentar, desafiarnos, crear.

– Requiere esfuerzo.
– Buscamos atajos que tratan los síntomas del problema en vez de la causa y queremos que la solución nos entregue un punto final, pero para los problemas complejos no hay punto final.

– Su música de fondo es el tic tac…
– Gracias a las nuevas neurociencias sabemos que simplemente mirando un reloj al ser humano le entra angustia. Yo lo he desterrado.

Fuente: Clarín.com

la-lentitud-como-mc3a9todo Para compras e información del nuevo libro de Carl Honoré, entra a este enlace: “La Lentitud Como Método”