Meditaciones de Comunicación Celestial y su efecto positivo en los niños (cantos, mantras, música, movimiento, baile)

yoga-para-nic3b1os

En  este artículo plantearé el efecto positivo que tiene el trabajar Meditaciones de Comunicación Celestial en los niños.

Como mencionaba con anterioridad en otro artículo, la M.C.C es una herramienta que puede ser utilizada por todas las personas sin importar su edad. Cuando hablamos de niños específicamente, estas logran tener gran impacto trascendental, pues mientras a más temprana edad utilicemos estas estrategias tan integrales y sanadoras, mayores serán los beneficios que tendrán las próximas generaciones en el transcurso de su vida.

No hay que olvidar que es en nuestra niñez donde se gestan y toman forma todas nuestras creencias, ideas y percepciones que tenemos sobre nosotros mismos, los demás y nuestra realidad. Un niño es el reflejo y espejo de las vivencias que experimenta día a día con sus más cercanos. Hace suyas como una esponja las ideas y creencias de sus padres y figuras significativas respecto a su persona y la vida en general. Cualquier experiencia negativa o positiva que viva queda grabada en el bagaje de su conciencia y creencias que es lo que más adelante proyecta y experimenta en su vida adulta.

Hoy en día ya es irrefutable la conexión que existe entre nuestros pensamientos, emociones y nuestro cuerpo. De este modo sabemos que cualquier experiencia vivida impacta directamente en nuestro cuerpo, ya sean positivas o negativas. Es como si nuestro cuerpo fuera un lienzo, y el pincel y las pinturas fueran nuestros pensamientos y sentimientos, nuestra mente. Llegamos de esta manera a darnos cuenta que herramientas como estas juegan un papel primordial a la hora de querer trabajar, trascender, cambiar, transmutar todo aquello que nos aleja de nuestro estado de bienestar, salud, armonía y felicidad, a través del contacto y reconocimiento que podamos tener con nuestro cuerpo, mente y espíritu, ya sea a través del movimiento y la música.

“La Comunicación Celestial es una disciplina en la cual te comunicas con el Dios Infinito a través de tu cuerpo, mente y alma. Entrelaza los tres. La corriente de sonido está allí, la mente está allí y el cuerpo está allí. Es muy sutil y eficaz”

Yogi Bhajan

En la actualidad contamos con una educación y un entorno que nos hace desconectarnos de nosotros mismos, de nuestra verdadera esencia. Podemos ver niños y niñas estresados, agobiados, ansiosos, con déficit en su atención, abrumados por las exigencias que imperan hoy en la sociedad. Nuestros niños de hoy serán los adultos del mañana, ¿queremos adultos desconectados y alejados de sí mismos o adultos conscientes de su divinidad, fuerza y poder personal?

 Hay que devolver la alegría, el gozo, la paz a nuestros niños y niñas, que recuerden que son uno con el infinito, pues cuando vuelves a ser consciente de esto vibras en sintonías altas, te transformas, sanas. Qué mejor herramienta entonces para que los más pequeños eleven sus vibraciones. Que puedan trascender y transformar las memorias de su cuerpo, mente y alma hacia algo más saludable y positivo a través del movimiento, la música, el baile y el canto que nos proporcionan las Comunicaciones Celestiales.

“Tú tienes la llave del mañana. El vacío mental, el aburrimiento físico, la bancarrota espiritual es lo que la gente padece en la actualidad y tú puedes liberarlos totalmente de esto con solo dar clases o talleres de Comunicación Celestial. Tú puedes aprenderla y practicarla”

Yogi Bhajan

SAT NAM

dbd5333ae5a9bc23b76107d31d0e9766 (2)

Los Mantras palabras de poder

Shreem-Brzee-Mantra-Om-Brzee-Namaha-Meaning-and-Chanting-Benefits.jpg

“La palabra mantra se refiere a una breve palabra o fórmula que actúa como una fuerza invisible, que pone en funcionamiento de una forma práctica, la energía contenida en el cosmos. El mantra, mediante la constante repetición  (= “yapa”) recarga el cerebro hasta hacerle capaz de alcanzar altos niveles de consciencia, ya que la resonancia del sonido viaja directamente al cerebro”.

Música y neurociencia: la musicoterapia, sus fundamentos, efectos y aplicaciones terapéuticas. Jordi A. Jauset Berrocal.

Un mantra es una palabra de origen sanscrito que significa “proyección creativa de la mente a través del sonido”. Por medio de su repetición, ya sea por medio del canto, voz hablada o mentalmente, se convierte en un instrumento para liberar la mente del flujo constante de pensamientos que la confunden y así alcanzar un estado de claridad, tranquilidad y paz.

No necesariamente tenemos que utilizar mantras en sanscrito u otro idioma sagrado, sino que también podemos usar mantras en nuestro idioma, ya existentes o de creación propia. De igual modo pueden ser una palabra, una frase o un texto que al ser dicho lleva a la mente a un estado meditativo y de concentración.

En el Universo todo es energía en constante vibración, es así como un mantra transmite una vibración que nos da la capacidad de influir nuestro mundo, es energía que nos proporciona la facultad de crear y crearnos. Esta energía tiene naturaleza atractiva y sabemos que según vibres atraes.

“Cada elemento del Universo está en constante vibración, manifestado hacia nosotros como luz, sonido y energía. Los sentidos humanos perciben solo una fracción del rango infinito de vibración, así que es difícil comprender que la palabra mencionada en la biblia es de hecho, la totalidad de la vibración que sostiene y subyace a toda la creación. Una persona puede sintonizar su propia conciencia en la conciencia de esa totalidad con el uso de un mantra. Al vibrar en ritmo con la respiración o un sonido particular que sea proporcional al sonido creativo o corriente de sonido, uno puede expandir su sensibilidad al espectro entero de vibración. Es similar a tocar una nota en un instrumento de cuerdas. En otras palabras, así como vibras, el Universo vibra contigo”

Yogi Bhajan

Un mantra tiene la capacidad de trabajar a nivel de subconsciente, responsable de un 95% de todo lo que generamos en nuestra vida, pues a través del mismo podemos cambiar ideas, pensamientos y creencias acerca de la concepción de nosotros mismos y el mundo. Nos da la posibilidad de entrar en lo más profundo de nuestro ser, liberarnos de nuestras limitaciones y reencontrarnos con nuestra esencia.

La ciencia ya está corroborando lo que los antiguos maestros sabían, que nuestros pensamientos y emociones son energía que tiene la capacidad de influir en el plano físico. Una palabra o mantra que se repite, se convierte en pensamiento, este a su vez en una creencia, esa creencia en emoción y esa emoción en una vibración. El simple hecho de mantener un pensamiento o emoción, es energía que tiende a atraer y crear en el plano material. Si pensamos o hablamos constantemente de la enfermedad acabaremos enfermos; si creemos que podemos, podremos.

De manera personal he podido comprobar el poder que tiene nuestra palabra. Hace ya algún tiempo me dedico a investigar temas sobre metafísica y espiritualidad, y he logrado experimentar la facultad que nos da la palabra para cambiarnos a nosotros mismos y nuestra vida.

Entonces…, que nuestros mantras hagan alusión a la vida, la salud, el amor, la alegría, el bienestar, la paz, la felicidad, la abundancia, nuestra esencia…Verás cómo experimentas cambios positivos en tu vida y todo aquello que te rodea.

“Yo creo que cuando tenemos una idea o cuando pronunciamos una palabra o una frase, de alguna manera salen de nosotros convertidas en una ley de la mente y nos vienen de vuelta convertidas en experiencias”

Louise Hay

“Los mantras no son pequeñas cosas, los mantras tienen poder. Son vibraciones de la mente en relación al cosmos. La ciencia del mantra está basada en el conocimiento de que el sonido es una forma de energía que tiene estructura, poder, y un efecto preciso y predecible en los chakras y la mente humana”.

Yogi Bhajan

dbd5333ae5a9bc23b76107d31d0e9766 (2)

 

¿Sabes qué son las meditaciones de comunicación celestial y sus beneficios?

maxresdefault.jpg

La Meditación de Comunicación Celestial consiste en una meditación activa, en movimiento, dinámica. Este tipo de meditación es parte de la Tecnología del Kundalini Yoga como lo enseñó Yogi Bhajan.

Consiste en movimientos del cuerpo o parte de él (danza), unido al canto de mantras y ejecución de diversos mudras con las manos, dedos y brazos. Al escuchar y cantar el mantra y/o melodía específica, dejas que tu cuerpo fluya y se exprese siguiendo su ritmo. Es una herramienta eficaz para la relajación mental en donde el mantra y su melodía son expresados a través del movimiento.

“Todo viene del estrés. Si quieres eliminar el estrés interno desarrollado, aquí hay una solución. No hay poder más grande que el poder de la palabra, y cuando la palabra se forma a través del cuerpo, todo el ser se purifica y se relaja”

Yogi Bhajan

Las Comunicaciones Celestiales pueden efectuarse de manera sentada, donde  se realizan movimientos de brazos, manos y tronco, de esta manera la parte superior del cuerpo se involucra en la meditación. Asimismo y en ocasiones pueden realizarse moviendo todo el cuerpo, es un baile donde los protagonistas son todo tu ser en conexión y unión con tu parte Infinita.

Aquí algunos ejemplo de Meditación de Comunicación Celestial que puedes practicar en casa:

A la hora de practicarlas se pueden realizar y seguir Comunicaciones Celestiales ya existentes, o bien del mismo modo, cada uno puede crear la propia. De igual forma podemos realizarlas al ritmo de mantras musicalizados en lenguas sagradas o en nuestro idioma o cualquier otro. Cada mantra te hará vibrar en la frecuencia de su significado específico, por ejemplo, el mantra del video que te mostré arriba es ONG NAMO GURU DEV NAMO que significa: Llamo a la sabiduría Divina en mí, que me mantiene en equilibrio, paz y armonía. Cantar este mantra te permite relacionarte con el maestro divino interior que todos tenemos. En otra oportunidad hablaré del poder sanador y elevador de los mantras.

Del mismo modo, puede que haya una canción en tu idioma cuyo mensaje sea elevador, inspirador y profundo; que te hable cuando la escuches y quieras nutrirte y plasmarte de lo que transmite, esta sería entonces una buena instancia para que la cantaras ya no sólo con tu voz sino que con tu cuerpo, así tu alma y tu mente se adueñarán del mensaje. Solo es cosa de soltarse y dejar que fluya nuestra creatividad y manifestemos nuestra música interior.

Sin duda son una herramienta sanadora, enriquecedora, que nos permite que tanto cuerpo, mente y espíritu vibren y fluyan al ritmo de mantras y melodías, permitiendo esto nuestra conexión y comunicación, como su nombre lo indica, con nuestra parte divina, celestial, nuestra  esencia que es bienestar ilimitado.

De acuerdo a las enseñanzas de Yogi Bhajan este tipo de meditaciones son Kirtan, donde Kir es mano, y Tan es cuerpo, de este modo es unir la acción de manos y cuerpo.

“Trata de entender el significado básico. La palabra es Kirtan, “Kir” significa “la mano” y “Tan” significa el cuerpo. Cuando las manos y el cuerpo se encuentran, la música interior es creada. Suponiendo que no tienes lugar para tocar un instrumento; deja que tu cuerpo se convierta en el instrumento. Y “pavan” el “prana” se convierte en tu proyección. Esta Comunicación Celestial, la cual tú llevas a cabo, es extremadamente efectiva para todo tu ser”

Yogi Bhajan

Beneficios de las Comunicaciones Celestiales:

La práctica de Comunicaciones Celestiales aporta numerosos beneficios tanto a nivel físico, mental, emocional y espiritual. Pues son un tipo de meditación que no solo nos aporta relajación y quietud, sino que cuenta con una variedad de beneficios los cuales enumero a continuación:

La Comunicación Celestial es el alimento más grande y maravilloso para sanar el cuerpo, para la mente equipada con inteligencia y creatividad, para la elevación del alma y la expansión del espíritu”.

Yogi Bhajan

  1. Trabajan y estimulan el triángulo superior, los chakras 5 º, 6 º y 7 º.  El movimiento de los brazos y el canto de mantras abre el corazón y pulmones, fortalece el aura, y aumenta el cuerpo radiante. Al fortalecerse el Aura y el Cuerpo Radiante, conectamos con nuestra Prosperidad y todo lo que deseamos fluye a nosotros.
  2. Permiten la conexión con nuestra intención y voluntad.
  3. Fortalecen nuestra Autoestima. Nos permiten conectar con nuestras emociones y sentimientos.
  4. Relajan las partes tensas de nuestro cerebro, a través de las conexiones nerviosas que se llevan a cabo por medio de las yemas de los dedos, que son las partes centrales activas y los meridianos en el ser humano. Esto es debido a que los dedos se mueven con el prana para comunicarse. La tensión del patrón neuronal es liberado.
  5. Proporcionan relajación física, emocional y mental. Así como también alivio, paz y bienestar a nuestro ser.
  6. Unifican nuestro cuerpo, mente y espíritu. Se armonizan a través del canto y los movimientos, la dualidad se retira.
  7. Estimulan la coordinación, despiertan nuestra  alegría y felicidad, levantan nuestro ánimo. Del mismo modo potencian nuestra atención,  concentración  y estimulan la memoria. Esto último es totalmente satisfactorio cuando hablamos de niños y niñas.
  8. Permiten superar y dejar atrás nuestros miedos y temores y abrirnos al amor de nuestro ser divino.
  9. Alzan la confianza en nosotros mismos y la vida, pues al conectar con nuestro ser infinito nos empoderamos, y esto hace que enfrentemos con mayor soltura y seguridad los desafíos de nuestra vida.

Meditación de Comunicación Celestial para Niños:

“La Comunicación Celestial es nuestro regalo al mundo. Relaja las partes tensas del cerebro a través de las conexiones nerviosas de las yemas de los dedos, activando los meridianos. Los dedos se mueven con el prana para comunicarse y este “melón” se vuelve un cerebro humano. La tensión del neuro-patrón se alivia en un patrón relajado de su propia originalidad. Es una liberación fantástica. El cerebro sale de su fatiga” Yogi Bhajan

 

“A esto se llama Comunicación Celestial. Es el lenguaje de los cielos. Bailada y creada por el ser humano sobre la tierra. Te dará una relajación creativa. La Comunicación Celestial es un camino extremadamente positivo para relajar nuestro ser totalmente, así que cualquier baja de energía, tú puedes llenarte de nuevo a través de ella.” Yogi Bhajan

 La Meditación de Comunicación Celestial es una técnica que puede aplicar y practicar cualquier persona. Niños, jóvenes, adultos, adultos mayores, pueden beneficiarse de tan completa y elevadora herramienta con diversos fines. Puede que algunos busquen reencontrarse consigo mismo, trabajar miedos o bloqueos, trabajar su estado de salud, mejorar su atención y concentración o bien sólo divertirse y elevar su alegría y felicidad. Lo trascendente en todo esto es que en el momento que practicas esta meditación a través del baile y el canto, conectas con la vibración de la fuente infinita y bienestar de la cual todos somos partes, y cuando haces conexión nada puede ir mal.

En otro artículo te hablaré más de esta enriquecedora herramienta y te contaré sobre algunos de los mantras que pueden utilizarse y su significado 🙂

dbd5333ae5a9bc23b76107d31d0e9766 (2)

“Cada órgano dañado responde a un sentimiento”

maxresdefault (1).jpg
Christian Flèche, psicoterapeuta, padre de la teoría de la descodificación biológica

53 años. Nací en Arcachon y vivo en la Provenza. Casado, tres hijos. Licenciado en Enfermería. Me interesa la relación de persona a persona. Mi religión es vivir el momento presente y como Jung creo que la enfermedad es el esfuerzo de la naturaleza por curar el cuerpo.

 

El cuerpo es nuestra herramienta de curación?

 Yo era enfermero en un hospital de Normandía y observe que pacientes con la misma enfermedad, tratamiento y doctor evolucionaban de manera muy diferente.

Bueno, cada uno es cada cual…

 Exacto, mi hipótesis es que las enfermedades son una metáfora de las necesidades físicas y emocionales de nuestro cuerpo. Cuando no hay una solución exterior a esa necesidad, hay una solución interior.

¿Eso es para usted la enfermedad?

 Sí, una solución de adaptación. Cada órgano del cuerpo quiere satisfacer su propia función, es decir, atrapar oxígeno, alimentos… Si el cuerpo quiere comer, pero en el exterior hay guerra y no lo consigue en un plazo razonable, se produce un shock.

¿Nace el conflicto?

 Sí, el inconsciente inventa una vía suplementaria de supervivencia: un síntoma, que es una solución o una tentativa de solución inconsciente e involuntaria a ese shock vivido. En ese caso, el miedo a morir de inanición atacaría el hígado.

Póngame otro ejemplo.

 Una persona que siempre tiene prisa puede desarrollar un nódulo en el tiroides, que envía más tiroxina y aumenta el metabolismo del cuerpo, eso la hará más rápida.

Pero tener prisa es psicológico.

 Todo lo que captamos a través de los cinco sentidos, de los captadores neurovegetativos que vienen del interior del cuerpo, lo que pensamos o imaginamos, se traduce en realidad biológica.

¿Y provoca un síntoma?

 Si no hay una solución concreta y consciente, sí. De manera que si escuchamos algo muy desagradable que nos afecta podemos tener acidez de estómago. Y hay algo muy importante que tener en cuenta.

Dígame.

 El cerebro no distingue entre lo real o lo imaginario. Un trozo de limón en la boca o la idea de un trozo de limón en la boca provocan la misma salivación. En función del sentimiento particular, el shock afecta a una zona precisa del cerebro, visible por el escáner, a un órgano y a una realidad energética.

¿Realidad energética?

 Somos una unidad compuesta de cuatro realidades inseparables: orgánica, cerebral, psíquica y energética. No hay ni una sola célula del cuerpo que escape al control del cerebro, y este no escapa al control del pensamiento, consciente o inconsciente; de manera que ni una célula del cuerpo escapa al psiquismo. Un shock siempre va acompañado de un sentimiento personal que repercute en los cuatro niveles biológicos.

¿Y es irreversible?

 Cuando encontramos la solución esos cuatro niveles sanan simultáneamente. Una paciente tenía dolor en el hombro. “¿Desde cuándo?”, le pregunté. “La primera vez estaba sola con mis hijos” “Si estas con tus hijos, no estás sola, ¿quién falta?” “Mi marido que nunca está, yo necesito estar arropada”. Cuando lo reconoció, el dolor desapareció.

A lo largo de un día no satisfacemos todas nuestras necesidades fundamentales.

Cuando no las satisfacemos, nace una emoción. Si esa emoción se libera en el exterior bajo una forma artística, a través de la palabra, el baile o los sueños… todo va bien. Cuando el acontecimiento no está expresado, queda impreso y el cuerpo será el último teatro de ese evento.

¿Todo conflicto provoca enfermedad?

 No, es necesario que sea dramático, imprevisto, vivido en soledad y sin solución. Cuando se dan estos cuatro criterios, el trauma se manifestará a través de la biología.

¿Distintas emociones corresponden a distintos órganos del cuerpo?

 Sí, todo lo que tiene que ver con la epidermis responde a conflictos de separación; el esqueleto, a una desvalorización; la vejiga corresponde a conflictos de territorio. Para las mujeres diestras, problemas en el seno y hombro izquierdos corresponden a problemas con los hijos y viceversa para las zurdas; los desajustes en el seno y hombro derechos corresponden para las diestras a problemas con la pareja y viceversa.

¿Estómago e intestino?

 No tener lo que se quiere y no poder digerir lo que se tiene corresponde al duodeno y estómago. El colon corresponde a un conflicto asqueroso, podrido. En el recto están los problemas de identidad: “No me respetan y me dejan de lado”. Los riñones es la pérdida de puntos de referencia. Los huesos: grave conflicto de desvalorización…

¿Lo adecuado para estar sano?

 Revalorizar las emociones, ser consciente de las emociones y expresarlas, es decir: bailar más a menudo. La gente está mucho tiempo en lo emocional pero son emociones procuradas: fútbol, cine… Un malestar compartido disminuye a la mitad, continúa compartiéndolo y acabará desapareciendo. Una felicidad compartida se multiplica por dos.

La ira y la violencia se expresan a sus anchas.

 Un hombre tiene miedo, el miedo produce rabia, y la descarga enfadándose con su mujer. Cuando estamos en contacto con la emoción auténtica, se transforma; cuando lo estamos con la emoción de superficie, no hay cambio. Si el hombre se dice: “Lo que tengo es miedo”, su miedo disminuye a la mitad. Hay que tomar conciencia de uno mismo.

Ima Sanchís | Inmaculada Sanchís Jost

Sonido que sana y transforma Entrevista a Snatam Kaur

fran_gealer_2.jpg

La siguiente entrevista fue realizada por el fundador de KundaliniHoy Gurudev Singh el 30 de marzo de 2016 en vísperas del inicio de la gira de Snatam por América Latina.

Gurudev Singh (GDS)- Querida Snatam, gracias por aceptar mi invitación para esta entrevista con KundaliniHoy.

Una de las práctimas más poderosas que hay en Kundalin Yoga es la práctica del sonido y el mantra. El yoga nos enseña que los mantras tienen el poder de invocar un sentido de bienestar, la transformación personal y la sanación propia, y son una de las bases más importantes de nuestras enseñanzas. ¿Podrías decirnos cómo te ha tocado y elevado el sonido?

Snatam Kaur (SK)- He tenido la oportunidad de ver cómo esta corriente de sonido afecta a las personas desde la primera vez que lo experimentan en mis conciertos y en las clases de Kundalini Yoga. Algunas veces veo a personas que llegan al concierto acompañando a alguien sin realmente querer estar ahí. Se sientan con los brazos cruzados y parece que cuentan los minutos para que termine el concierto. Pero después de unos minutos de escuchar la música y los cantos, relajan los brazos y empiezan a sonreír. Es una experiencia real que he visto muchas veces.

También recibo muchas cartas de personas que han experimentado estos cantos o la corriente del sonido y me cuentan cuánto les ha ayudado en la vida. Desde personas que han sentido un alivio y sanado después de la muerte de un ser querido hasta un veterano de la Guerra de Irak que al escuchar el mantra RA MA DA SA logró llorar por primera vez y soltar sus emociones. Esto fue el principio de su sanación. Asi que sé cómo este sonido puede imapactarnos desde la primera vez que estamos expuestos a él.

También estoy descubriendo cómo me impacta en mí en mi vida personal al estar resonando con el matra día con día. El efecto es muy bello y lo describiría como un jardín en el que plantas flores. Con cada año que pasa el arbusto de flores crece y se hace más grande y frondoso. Estos sonidos crean una resonancia que solo crece con el transcurso del tiempo.

GDS Es una forma muy bella de describir esta experiencia del sonido, como una planta que germina y crece. Al principio el sonido te toca con su belleza. Luego, al cultivarlo, esa sensación se vuelve cada vez más fuerte e importante en tu vida.

SK- Precisamente. Hay una sensación de resonancia que crece cada vez que entras en esa experiencia del canto. Regresas a ella el día de mañana y se va volviendo más fuerte y pronfunda dentro de nuestro ser. También impacta la interacción entre las personas que practican y hacen estos cantos juntos. Surje una experiencia y vibración compartida entre tú y la otra persona.

En realidad me di cuenta de esto en un retiro de parejas en el que participamos mi esposo y yo. Al final del retiro tuvimos una ceremonia en la que cada pareja declaraba sus votos uno al otro. Mi esposo y yo elegimos cantar juntos antes de decirnos nuestros votos. Los otros participantes nos vieron y sintieron la belleza que resuena entre nosotros. Yo me di cuente que no todas las personas tienen este tipo de experiencia entre ellas. El canto es algo muy especial que mi esposo y yo tenemos en nuestro matrimonio. Hemos crecido juntos en la corriente del sonido.

Siento que es muy importante que las parejas e incluso las familias canten juntos. Estos cantos elevan la vibración de cómo nos relacionamos unos con otros y profundizan nuestra conexión.

GDS- Estoy de acuerdo. Mencionas la idea de la resonancia y el canto al mismo tiempo. A veces me imagino que tenemos dentro de nosotros cuerdas sagradas y que lo único que tenemos que hacer es cantar correctamente para que esas cuerdas resuenen. Esa resonancia toca nuestra sensibilidad más profunda, nuestras emociones y nuestros pensamientos. Para mí esta experiencia es más real aun cuando cantamos juntos como grupo, porque esa resonancia adquiere un poder mucho mayor. ¿Tú tienes una experiencia similar?

SK- Claro, definitivamente en el sentido de que somos instrumentos. Cuando uno toca la cuerda correcta se escucha la vóz interna, la voz del alma. Esto me sucede especialmente durante mis conciertos. En realidad quedo pasmada por la belleza de escuchar a todos cantando mantras sagrados, porque siento que estoy escuchano la esencia del alma de cada persona y nos convertimos en una sola voz.

GDSEn un sentido es como que tú eres el director de una orquesta.

SK- En cierto sentido sí. Siento que el Guru es sin lugar a dudas es el director en ese momento y que yo solo tengo que seguir la partitura de música frente a mí.

GDS- Es como una sensación de una expansión vasta.

SK- Es tan bello que a veces me salen lágrimas. También puede sorprender porque pasamos tanto tiempo dentro del pequeño mundo de nuestras propias vidas, con nuestros patrones de pensamientos, preocupaciones, deseos, traumas y dramas. Cuando nos juntamos y cantamos juntos nuestras voces se unen y nos nace la sensación de ser uno en el alma. Siempre he sabido que estamos conectados de algún modo, pero el sentir esto en un canto es algo que siempre me sorprende. Es como decir, “Qué maravilla, todos somos uno”.

GDS- ¡Absolútamente! Cuando todos estamos cantando es como que mi pequeño ser, mi pequeño ego se disuelve en la totalidad del grupo. Mi propia voz se disuelve en el canto colectivo y me vuelvo parte ese algo más grande que está sucediendo a mi alrededor.

SK- Si, y pienso que esto se hace posible por la vibración misma de los cantos sagrados que estamos compartiendo con las personas. Esta vibración viene de un linaje de maestros y gurús que le dieron a sus poemas y canciones una frecuencia más allá del ego, de la entrega de uno mismo a lo divino. Así que aunque no entiendas el significado de las palabras, sientes esa frecuencia.

Cuando estoy en casa cambiando de estaciones de radio a música diferente, siento una sensación de alivio y relajación cuando llego a una estación de radio que está tocando música sagrada. Hay mucha música maravillosa, música muy bella, pero encontrar una frecuencia vibratoria en la que uno entrega el ego para permitir que la energía divina entre en nosotros es muy especial y asombroso.

GDS- La música en general me toca de muchas formas distintas. Puedo escuchar jazz y sentirme inspirado. Puedo escuchar a Bach y sentirme movido. Pero cuando escucho la corriente de sonido o naad en música como la tuya, o en Gurbani Kirtan (música sagrada Sikh), tengo una experiencia completamente distinta. ¿Cuál dirías que es la diferencia entre la experiencia que tiene la gente con la música en tu concierto en contraste con ir a un concierto de jazz o de música popular?

SK- Soy una gran fanática de la música y especialmente amo encontrar música que me toca, que me eleva y es positiva. Una cosa que sucede con la música de mantras es que puedes escucharla una y otra vez. No me cansa. En mi experiencia ese no es el caso con todos los mantras o con cada canción, pero cuando encuentras un mantra que realmente es para ti en un momento dado, se convierte en alimento para tu alma y quieres escucharla una y otra vez. Así es que esta música a menudo trasciende la barrera de “si escucho esta canción 2 veces me voy a cansar y quiero escuchar algo nuevo”.

En los conciertos de mantras, como el mio, o cuando estoy enseñando clases de Kundalini Yoga, o estoy tocando en Gurdwara (templo), repetimos una línea una y otra vez, y no se casa uno porque esto alimenta el alma. Hay otros tipos de música que también nutren el alma, pero a menudo se vuelve aburrida al escuchar que se repite. Algunas personas me dirían que lo que estoy haciendo es ridículo. Pero en la música de mantras puedes repetir una línea muchas veces porque no es necesariamente de esta tierra, es un vínculo con otra realidad, con un nivel elemental.

GDS- A veces las personas van a un concierto para entretenerse y sus emociones son estimuladas. Pero en mi experiencia, tus conciertos me invitan a ir a los niveles más profundos de mi propio ser y reflexionar. Lo que emerge es una sensación de realidad de mi verdadero ser. ¿A ti te sucede algo similar?

Snatam_Kaur_1SK- Es comida que alimenta el alma. Esto lo sentimos en los conciertos porque mantenemos estos cantos sagrados en un estado de reverencia. Mi intención es servir ese espacio y tener la oportunidad para que todos los participantes tengan la experiencia de ese espacio. La pregunta fundamental para mi en cada concierto es, “¿llegamos a ese nivel”?

Yo misma empiezo por tener que superar todo aquello que me ha sucedio ese día en particular y entrar en ese lugar interior en el que escucho la voz y la devoción de mi alma. Este es mi reto. Así que inicio cada concierto entonándome con ONG NAMO GURUDEV NAMO porque aunque yo no pueda penetrar en ese espacio, al menos tenemos ese mantra como una póliza de seguro que nos mantiene dentro de esa conciencia.

Es como enseñar una clase de Kundalini Yoga en el que el maestro tiene que permancer presente y conciente. Siempre y cuando permanezca presente, y siga el ejemplo increible que nos mostró Yogi Bhajan las clases a las que asistí, todo sale bien. Para mi la prioridad más importante es mantener el espacio abierto para que la gente tenga esa experiencia.

GDS- Así que la experiencia no se trata de un espectáculo, como en un concierto normal, es más una invitación a tener una experiencia personal y grupal profunda.

SK- Sí, es una invitación para entrar en una experiencia devocional que podemos tener juntos.

GDS- El mundo te conoce por tu música bella, sutil y elevadora. ¿Cómo desarrollaste este regalo tan especial que tienes para combinar mantra, sonido, melodía y rítmo de una manera tan maravillosa y bella?

SK- Me llegó de muchas experiencias, muchas influencias y, por supuesto, de ser estudiante en las clases de Yogi Bhajan y experimentar el poder del Tantra Yoga Blanco. Todas estas fueron experiencias muy profundas en mi vida. También tuve la oportunidad de conectarme con la comunidad sikh a través del gurbani kirtan (cantos sagrados). Muchos de mis amigos son sikhs del Punjab y ellos me enseñaron. Puede viajar a la India y vivir junto al Templo Dorado. Estudié con uno de los grandes músicos que tocaban en el Templo Dorado de manera regular, el famoso ragi Hari Singh.

También vi a mi mamá en sus cantos devocionales de kirtan y cómo usaba esos cantos para sanarse a si misma y para despertar la sensación de coraje en los tiempos en que mis padres se estaban divorciando. Realmente empecé desde que era adolecente, cuando me di cuenta que me podía pasar cualquier problema al sentarme y cantar en la sala de meditación de la familia, o en el gurdwara. A veces cuando era adolescente hacía esto un par de horas hasta que cambiaba la energía. Siento que es ahí donde empezó mi carrera musical, porque las bases de mi carrera son el invocar la sanación y el abrir la experiencia a nuestro verdadero ser.

GDS- Es muy inspirador y espero que otros jóvenes en todo el mundo sigan su propio camino y exploren el poder de hacero esto, porque es muy bello y poderoso

SK-

GDS- ¿Hay algo más que quieras compartir con la gente en Sudamérica?

SK- Quisiera compartir una cosa más. Cuando estaba en las giras me di cuenta que la gente me miraba y pensaba, “que maravilla, ella tiene acceso a esta luz y a darnos esta experiencia”, pero no se sienten facultados para tener esta experiencia por sí mismos. Me volví una apasionada de empoderar a las personas para que puedan aprovechar este espacio. Así que escribí un libro que se llama The Original Light (La Luz Original), el cual trata sobre la sadhana acuariana, nuestra práctica de meditación matutina. Es un libro de instrucción con muchas de mis historias y experiencias personales. Me alegra tener algo que puedo compartir con las personas.

A menudo la gente viene a mi concierto o taller queriendo una transformación en su vida así que me concentré en aspectos del sadhana acuariano desde el principio hasta el fin. Yo misma llegué a tener una comprensión más profunda de esta práctica así que me emociona compartir estas reflexiones en mi nuevo libro. También cree un curso en línea que será ofrecido a finales de octubre de 2016. Espero que toda la gente en América Latina se sienta invitada y bienvenida para ser parte del curso. Nos focalizaremos en ayudar a que la gente integre las enseñanzas del libro en sus vidas y en cómo sostener una práctica espiritual.

GDS- ¿Tu libro está disponible en español?

SK- Estamos trabajando en eso. Estamos invitando a algunas editoriales en español a nuestros conciertos a lo largo de América Latina y esperamos que podamos tenerlo en español. Estamos haciendo todo lo posible para hacer que esto sea una realidad. El curso en línea será en inglés. También quiero comunicarle a todos que estaremos gragando un álbum en vivo en esta gira por América Latina. He preparado una serie de canciones que típicamente canto en inglés que serán cantadas en español en esta gira.

GDS- Maravilloso. Gracias, Snatam, por tu tiempo y apreciamos mucho tus palabras.

SK– Gracias por invitarme y verdaderamente aprecio el trabajo que estás haciendo tú en América Latina, es asombroso.

Fuente: Kundalinihoy

51s+J+NUiLL._AC_US218_.jpgPara acceder a compras e información de la discografía de Snatam Kaur entra a este enlace: Mantras Sagrados

“Creamos nuestro destino con la mente”

fotonoticia_20151112181258_1280.jpg
Maria Schneider, compositora, arreglista y directora de su propia big band
Tengo 50 años. Nací en Minnesota; vivo en Nueva York con Mike, un abogado que toca la batería. No tengo hijos. Los lobbies deciden políticas y su objetivo es el dinero; eso tan limitado es lo que mueve el mundo. ¿Dios?… Hay mucho más de lo que un ser humano puede imaginar.
Donde usted nació no había tienda de discos…
Windon era un pueblo rural muy muy pequeño. Todavía lo es. Pero en eso de no tener tienda de discos fueron unos adelantados.

¿?
Hoy en Estados Unidos sólo puedes comprar música por internet.

Usted fue pionera.
No quería que ninguna discográfica me dijera qué, cómo y cuándo, así que decidí vender mis discos a través de internet (1995). Ahora la gente los compra antes de que salgan y eso ayuda a pagar la producción; incluso mis fans me ingresan dinero cuando explico en mi web que quiero crear una obra.

¿Cómo llegó la música a su vida?
Fue una aparición. Evelyn Butler, una reputada pianista de Chicago, vino a cenar a mi casa. Era pelirroja, como yo entonces. Se sentó al piano y la vi tan feliz, tan suelta, que dije: “Yo quiero esto”. Tenía cuatro años.

¿Y qué hacía en Windon una estrella?
En un mes su marido y su hijo murieron de cáncer. La hija que le quedaba vivía en Windon. Fue mi profesora durante años. Era una mujer excéntrica que revolucionó mi pueblo. Amaba la música y a los niños.

¿Qué le transmitió?
La libertad y el placer. Para ella todo era música, no establecía barreras ni jerarquías entre los estilos musicales. Le debo mi estilo, esa mezcla entre clásica y jazz.

A los ortodoxos eso no les gusta.
Música es música, toma lo que quieras de donde quieras, sin límites, se trata de componer por el placer de hacer música.

¿Con qué relaciona usted la música?
Con la espiritualidad. Cuando estás tocando vas hacia dentro y lo que encuentras en tu fondo es expansión, puro universo, algo muy alegre.

Suena muy bien.
Es un lugar en el que las horas cuentan como minutos, esa es la felicidad de estar creando. Lo asombroso es cuando tú sacas fuera en forma de música ese universo y otro lo hace suyo, expandiéndolo a su vez dentro de él, conectando.

¿Nadie le dijo que no era normal que una mujer dirigiera orquestas?
La semana pasada conocí a una mujer en la azotea del Empire State. Ambas somos amantes de los pájaros y desde allí se puede ver como migran. La mujer es una investigadora farmacéutica muy poderosa en una profesión muy masculina. Nos pusimos a hablar y hallamos una cosa en común.

Cuénteme.
Cuando éramos niñas ambas íbamos a cazar patos con nuestro padre. Yo era la tercera hija de un padre que ansiaba un hijo. Me encantaba formar parte de la camaradería de esos hombres que me trataban como uno más: “¡Pinki, despluma el pato!”. Con el tiempo ambas nos hemos sentido confortables en una “profesión de hombres”.

¿Le gustaba matar patos?
Lloraba cada vez que mataba uno por muy orgulloso que estuviera mi padre y me preguntaba si no iría al infierno por ello.

Usted manda en una banda de 18 hombres, ¿cómo los motiva?
Dándoles música emocionante para tocar, respetándolos y ofreciendo a cada uno un lugar para brillar. Conmigo tienen una relación más sentimental de la que tendrían con un director.

Los llevó a su pueblo…
Mucha de mi obra es autobiográfica, trata sobre mi infancia y la gente que me rodeaba. Tocar ante ellos fue probablemente uno de los momentos estelares de mi carrera.

Hábleme de esas piezas biográficas.
Son como alquimia, el dolor se convierte a través de la música en algo bello. Le contaré una historia muy conmovedora: Compuse Sky blue para una amiga que se estaba muriendo de cáncer.


Un día estaba firmando discos en Detroit y se me acercó un chico: “Hace 18 meses me diagnosticaron un cáncer de próstata y me dijeron que no viviría más de 18 meses. Al escuchar Sky blue he tenido, por primera vez en todo este tiempo, un sentimiento de paz”. La música es muy poderosa.

¿De qué más habla su música?
De mi infancia y el paisaje de Windon: infinitos campos de maíz, una carretera, las vías del tren, la fábrica de lino en la que trabajaba mi padre. “¡Qué lugar tan inhóspito!”, dijeron los de mi banda cuando fuimos.

¿Deprimente?
Sí, una intensa belleza vacía que esconde cierta oscuridad. No era fácil vivir aislados. De niña, cuando tocaba el piano y veía pasar un coche por la carretera, tenía la fantasía de que en él viajaba un cazatalentos que con una antena especial escuchaba lo que sonaba en las casas, y que iba a descubrir mi gran talento y llevarme a Nueva York. Y cuando veía los Grammy por televisión me imaginaba a mí misma recibiendo el premio.

Ha recibido dos. Igual creamos nuestro futuro con los sueños de infancia.
Creo que sí, que creamos nuestro destino con nuestras mentes.

¿Por qué recrea su infancia?
Es cuando todo lo experimentas por primera vez: el dolor, el amor; luego todo se repite. Cuando mi banda llegó a Windon, el batería, que alucinaba como si hubiéramos aterrizado en Marte, me pregunto: “¿Tú te sientes más la María de aquí o la de Nueva York?”. Y lo supe: aquel es mi lugar esencial.

Ima Sanchís | Inmaculada Sanchís Jost

Fuente: La Contra. La Vanguardia

“La música puede variar profundamente el cerebro”

 

La-musica-puede-variar-profund_54201280756_54026874601_600_226.jpg

Stefan Koelsch, doctor en neurociencia, músico y psicólogo, neurobiólogo y sociólogo

Tengo 43 años. Divorciado y con dos hijos. Fundé la cátedra y soy profesor de psicología musical de la Universidad Libre de Berlín. Los políticos en Alemania y en Europa deberían estar más formados: no saben expresarse y muy pocos saben pensar. Creo en algo espiritual.

¿Sabe en qué creo?

No, ¿en qué cree?

Cuando los humanos están en armonía, cuando cooperan, emerge la cohesión social, entonces aparece un sentimiento de unidad, de comunión, y esto es lo que yo entiendo como un momento espiritual.

¿Me está hablando de la música?

Sí, eso es lo que tiene de especial la música, nos une.

Y se especializó en estudiar qué ocurre entre nuestro cerebro y la música.

Sí, todas mis especialidades han acabado aplicadas a la música (neurociencia, psicología biológica, neurobiología y sociología especializada en cognición). Quería entender cómo funciona la mente, y la música es la mejor herramienta para ello.

¿Por qué?

Es capaz de llegar a cualquier función cognitiva y afectiva del proceso mental, y por tanto a su correspondiente estructura en el cerebro. Puedes investigar distintas memorias, como la auditiva-sensitiva, la memoria a largo plazo, el aprendizaje, la integración visual y auditiva, el proceso de los errores…

¿Y a nivel afectivo?

Estudiamos el sistema emocional, la relación existente entre lo emocional y lo cognitivo y cómo se desarrolla en los niños.

Parece demasiado.

Pues es sólo una pequeña parte, también investigamos los aspectos terapéuticos de la música en pacientes con depresión, con parkinson y con enfermedades autoinmunes.

¿Y qué han descubierto?

Hay pacientes con afasia que no pueden hablar pero pueden cantar. Les enseñamos a cantar unas frases y luego las modulamos hasta que consiguen recitarlas.

Interesante.

Podemos ver a través de resonancias magnéticas que la música puede variar profundamente nuestro cerebro.

¿Hasta qué punto nos puede perturbar la música, deprimirnos o violentarnos?

Si la obligasen a escuchar música que no le gusta, sacarían lo peor de usted; si escuchara música que la entristece, acabaría con una depresión, y sabemos que la música puede ser utilizada como tortura y para manipular a las personas.

¿La percepción de la música es universal?

Uno de mis alumnos de doctorado se fue a África a estudiar a individuos que no habían escuchado nunca la música occidental. Les puso música alegre, música triste, divertida y música que daba miedo para ver si podían reconocer la emoción. Sus expresiones eran claramente reconocibles, lo que demuestra que la música occidental es universal.

¿Cuál es su investigación más citada?

Soy conocido por haber descrito la superposición del lenguaje y la música, ambos comparten la misma red, pero en los extremos se especializan. Es como una cooperación entre música y lenguaje. El cerebro no distingue entre música y lenguaje, especialmente en los cerebros infantiles.

¿Cómo aplicar su descubrimiento?

Los bebés no saben lo que significa leche o duerme, pero entienden la música del lenguaje. Aprendemos las palabras a través de su musicalidad. Por eso es muy importante que escuchen música, porque nuestros cerebros son musicales por naturaleza.

Entonces, ¿hay que estimular el lenguaje musical a los niños?

Sí, los niños a los que se les estimula el lenguaje musical aprenden más rápido los procesos del lenguaje, los matices, la sintaxis y la habilidad de escucha; y tienen menos problemas de dislexia. Cantar o hacer música es muy beneficioso para ellos.

¿Cómo se utiliza la música en los tratamientos de los trastornos afectivos?

Estamos haciendo un estudio con personas que padecen depresión, les hacemos tocar y cantar juntos. Mejoran y no tiene efectos secundarios como las drogas, pero todavía no podemos dar conclusiones científicas.

¿Qué otros experimentos curiosos me puede comentar?

Provocamos a personas diferentes emociones y vemos qué redes inician, mantienen o finalizan dichas emociones y qué procesos cerebrales provocan que se acelere el corazón, que suden las manos, se dilaten las pupilas o se altere la digestión, de hecho todos los órganos reaccionan, incluidas las hormonas y el sistema inmunitario.

¿Cuál es su objetivo?

Ayudar a pacientes que tengan algún problema en alguno de estos órganos.

¿Hombres y mujeres perciben la música de manera distinta?

Las mujeres son capaces de procesar la música con los dos hemisferios, mientras que los hombres lo hacen sólo con uno. Algo muy parecido sucede con el lenguaje, por eso los problemas de lenguaje se dan más en niños que en niñas. Después de un trauma físico o mental en el hemisferio izquierdo, los hombres tienen más dificultades para poder volver a aprender el lenguaje.

¿Cree en el poder de la música?

Conozco a mucha gente, yo incluido, que no hubiera sobrevivido sin la música. Yo casi muero, y la música me ayudó a sobrevivir. Es increíblemente poderosa y debemos tener cuidado de que no sea utilizada de mala manera.

¿Qué le ocurrió?

No quiero hablar de ello, pero creo que la música tiene efectos regeneradores a nivel biológico.

Fuente: LA VANGUARDIA. La Contra

 

Laura Renata: “La danza nos permite sentir desde adentro”.

laura_renata_monges.jpg

La danzaterapia llegó a la vida de Laura Renata Monges de la mano de una amiga. “Todo el dolor y enojo de mucho tiempo emergió a través de la danza y fue como un proceso de desintoxicación. Me permitió soltar lo que ni yo sabía que tenía adentro, me hizo mirarme de nuevo y sanar”, afirma.  Tras formarse en danzaterapia y danzas circulares Laura Renata imparte cursos en México brindando un espacio interno donde los alumnos puedan escucharse y verse a través del movimiento. Persigue que la danza sea una forma de “estar en calma” para escucharse, sentirse y aceptarse.

¿Qué hace la danza por nosotros? ¿En qué nos beneficia?

 La danza, y el movimiento en general, hacen mucho por nosotros. Los beneficios van desde lo más natural: darnos vitalidad, mover la energía estancada, liberarnos de tensiones o tonificarnos, hasta lo que para mí es lo más valioso que he encontrado en ella: ser consciente de mi cuerpo sin separarlo de mí (soy brazo, soy cuello, soy ojos, soy piernas, etc.), vincularme con mis emociones, entrar en ese espacio íntimo donde soy realmente yo, traspasando mis fronteras físicas para llegar a verme desde adentro. El cuerpo no miente, no te deja escapatoria. Si al danzar surge una emoción, no hay forma de evitarla, a menos que le demos cabida a la mente para detenerla, y ahí reside su valor terapéutico, en permitirnos sentir desde adentro y poder liberar esas emociones a través del movimiento.

“Es una forma de expresarnos en el terreno donde las palabras no son suficientes o el significado queda corto. Es un encuentro que integra lo que somos y sentimos…”

¿Qué es la danzaterapia?

Existen varias corrientes con relación a la danzaterapia. Una de ellas, señala que ésta nació en los años 20 en Alemania y que su pionero fuer Rudolf von Laban. Una de sus alumnas, Mary Wigman escribió un libro llamado: “El lenguaje de la danza” donde describe su experiencia como bailarina. Posteriormente, algunas de sus alumnas toman sus conceptos y los aplican con personas con trastornos mentales, descubriendo las posibilidades terapéuticas de la danza en estos pacientes. Después de ellas, Trudi Shoop y Marian Chace en la década de los 50, confirman los aspectos positivos de la danza en personas con trastornos mentales. Ninguna de ellas fue psicóloga, psicoterapeuta o enfermera, pero sí muy observadoras para ser consideradas las “Madres de la Danzaterapia” junto a otras bailarinas como Boas, Espenak y Whitehouse. En paralelo,Wilhelm Reich, quien fue discípulo de Freud en 1922 comienza a estudiar la relación de la energía y la sexualidad con la salud mental. Dos de sus alumnos: Alexander Lowen y John Pierrakos, después de trabajar un periodo con Reich, crean su propia forma de terapia psicocorporal y de análisis bioenergético. Básicamente, la danzaterapia con este enfoque, busca desbloquear emociones moviendo la energía acumulada a través de nuestra vida con movimientos específicos de acuerdo a diferentes segmentos del cuerpo: ocular, garganta, plexo solar, pelvis, etc.

¿Nos ayuda a desbloquear emociones?

A través de nuestra infancia, diferentes situaciones en nuestra vida van haciendo que nuestro cuerpo se forme una estructura de carácter. Esta estructura es una especie de “caparazón” que nos permitió sobrevivir a cada situación. Cuando crecemos, las emociones acumuladas se quedan ahí. Podemos hablar sobre lo que nos pasó, pero el cuerpo las conserva. El propósito aquí es desbloquear esa energía y permitir que el cuerpo recupere su fluidez original. Si algo que nos lastimó, por ejemplo, lo guardamos en nuestra estructura corporal y lo hablamos, el cuerpo se encargará de seguirlo recordando. Si además de expresarlo, lo movemos; entonces estaremos trabajando integralmente tanto la parte corporal que somos, con la parte de la expresión de ideas. En palabras simples: es irnos quitando, poco a poco, la “armadura” para recuperar nuestra energía vital. Yo me formé en esta escuela con la Maestra Mercedes Gálvez Cancino, en la Ciudad de México.

l1100829 dansen lage vuursche.jpg

¿Cómo comenzaste a interesarte por la danzaterapia?

 La danzaterapia llegó a mi vida a través de una amiga adorada de Barcelona, a quien conocí en un retiro de meditación y de silencio. lo cual fue toda una experiencia sobre lo que conocemos como sincronicidad”. Al terminar el retiro y ya que pudimos hablar, Alba quería quedarse unos días en la Ciudad de México y, afortunadamente para mí, se quedó varios meses y luego años yendo y viniendo de su casa a la mía. Ella es bailarina y me presentó a mi maestra de Danzaterapia: Mercedes Gálvez Cancino. Yo estaba atravesando un periodo crítico en mi vida y gracias a la danzaterapia pude parar de pensar y empezar a sentir. Todo el dolor y enojo de mucho tiempo emergió a través de la danza y fue como un proceso de desintoxicación. Me permitió soltar lo que ni yo sabía que tenía adentro, me hizo mirarme de nuevo y sanar.

¿Qué proyectos has desarrollado? ¿Y cómo han ayudado a distintas comunidades?

 La danzaterapia me ha dado la oportunidad de conocer gente maravillosa, de diferentes edades y con características sociales muy distintas a las mías. Trabajé casi tres años con jóvenes de Cuautla, en el Estado de Morelos. Uno de los estados con mayor índice delictivo e inseguro de nuestro país. Estos chicos de entre 18 y 21 años estudiaban para ser Interventores Comunitarios pero, con un entorno tan hostil y con historias familiares de violencia en algunos casos; a mitad del semestre de su licenciatura, deciden abandonarla. Dos mujeres extraordinarias y maestras de estos chicos, juntan a diferentes profesionales para ayudar a estos chicos a que no deserten y concluyan su carrera. El mayor miedo de estos jóvenes fue no ser capaces de cambiar a sus comunidades, no sentirse lo suficientemente fuertes y aptos para lograrlo… Con ellos dancé una vez por semana. Al principio fue todo un reto, pues pensaban que una clase de “baile” no les serviría para nada. Cuando les pedimos que nos dieran una oportunidad y danzaran, y vieron que no había que aprenderse ningún paso sino que era escucharse y ver su riqueza interna, las cosas cambiaron. Ganaron confianza en ellos mismos, expresaron sus emociones sin temor ni sentirse juzgados, compartieron momentos muy íntimos, se sintieron escuchados y recuperaron el juego y el gozo por sentirse unidos. Hoy día esta generación se graduó y muchos de ellos realizan proyectos muy interesantes con su comunidad. No quiero decir que la danzaterapia hizo la diferencia, estoy segura que fue todo el conjunto. Pero sí sé que esto les ayudó a mirarse de nuevo, con otros ojos. También he trabajado con gente de la tercera edad en comunidades de Morelos, en el Estado de México y actualmente en una residencia para ancianos de la Ciudad de México. Lo que más me asombra de trabajar con personas mayores es cómo llegan y cómo se van. No falta quien antes de empezar me advierte: “yo no puedo moverme mucho, me duelen las rodillas, o mi cadera está desviada, o no tengo fuerza, o…” Yo les digo que ellos son responsables de su cuerpo y que cuando decidan parar lo hagan. Hasta el día de hoy ninguno de ellos dejó de danzar. Incluso hay quienes olvidaron sus bastones en algún lugar del espacio…

“Es increíble como la idea que tenemos de nuestras carencias o dolencias se hace más grande cuando pensamos. No digo que no sean reales, sólo que cada vez me convenzo más que les damos más importancia, de lo que realmente nos limitan”.

Además haces danzas circulares y tradicionales. Explícanos un poco más de qué se tratan estas disciplinas.

 Las danzas circulares existen desde hace miles de años en la humanidad. A través de ellas se celebraban los nacimientos, matrimonios, cosechas, llegada de las lluvias, primaveras, el tránsito entre la adolescencia y la niñez, entre muchas otras. Era la forma de comunicar y compartir en comunidad. Bernhard Wosien bailarín, coreógrafo, pedagogo y pintor recorrió el mundo entre las décadas de los 50 y 60 rescatando las danzas de diferentes pueblos en el mundo. A finales de los 70 enseña, por primera vez, danzas circulares en Escocia. Para él, las danzas circulares posibilitaban una comunicación sin palabras y una integración amorosa entre las personas. A partir de aquí se empiezan a incorporar mucho más danzas, incluso contemporáneas y se les empieza a llamar “Danzas Circulares Sagradas”. Se denominan sagradas porque permiten a los participantes entrar en contacto con su esencia, con su Yo superior, con la divinidad que existe dentro de cada uno de nosotros, en compañía de los demás. Estas danzas generalmente se realizan en círculo, casi siempre tomados de las manos. Aunque también pueden danzarse en hileras o filas, en espiral, en círculos abiertos o sueltos; pero siempre recuperando el círculo para concentrar y compartir la energía generada durante la danza.

danzas-circulares.jpg

¿Cómo llegaron a México?

A México, las danzas circulares las trajo Gwyn Peterdi, una bella mujer de Estados Unidos, hace más de 20 años. Ella las comenzó a enseñar a un grupo de mujeres mexicanas quienes han conservado la tradición y las han enseñado a muchas más mujeres en México, como yo. Existen danzas folklóricas, contemporáneas, meditativas, etc. y pueden ser de muchos lugares del mundo. Para danzarlas no se necesita experiencia previa y cualquiera puede danzar. Incluso, aquí en México en mi grupo, danza una chica invidente quien me ha enseñado a guiarla y a admirar su capacidad para danzar. Las danzas circulares te enseñan a compartir, a observarte en relación con el otro, a compartir tu energía con quienes forman el círculo, a ser paciente y a disfrutar del paseo y la música.

¿Cuáles son tus proyectos a corto y largo plazo?

 A corto plazo continuar con las sesiones de danzaterapia para facilitar, a quienes danzamos, un espacio interno donde puedan escucharse y verse a través del movimiento. Que se den la oportunidad de ser “danzados” y permitir que surja lo que necesite ser expresado. Me interesa que quienes no podemos expresarnos fácilmente a través de las palabras, encuentren en la danza una forma de “estar en calma” para escucharse, sentirse y aceptarse. También continuar con las Danzas Circulares. Cada vez más el círculo de Chapultepec, donde danzamos, va creciendo. Me gusta que más jóvenes se incluyan y también más hombres. Me gustaría que el mito de “yo no sé bailar, o mi cuerpo no me permite moverme, o eso es sólo para mujeres” se borre de estos espacios para que las personas puedan sentirse… ¡es tan maravilloso permitirse sentir, que para mí eso ya es un regalo…! A largo plazo, me interesa crear un espacio donde la gente pueda expresar lo que necesita para liberarse y fluir, sin juicio. Quiero utilizar diferentes artes o herramientas como la danzaterapia, la escritura, la arteterapia y todo aquello que permita un encuentro entre lo que cada quien es y lo que sienten…

Fuente: Caras de la Información

 

 

Mandalas para niños y grandes una forma de meditar activamente

foto-mandala1

Hoy les hablaré de los “mandalas”, término que creo ya les es familiar, ya que cada día se dan a conocer los beneficios que poseen para chicos y grandes. Existe mucha literatura y libros en el mercado que pueden ayudarnos a experimentar y participar de sus aportes. Libros para adultos, también para niños, de los cuales te daré algunos datos más abajo.

En primer lugar el término mandala tiene su origen en la india, viene del sánscrito y significa “círculo sagrado”. El crearlos, pintarlos y muchas veces solo observarlos nos aporta muchos beneficios desde sanadores hasta meditativos.  Son una herramienta eficaz a la hora de conectarte contigo mismo, tu mundo interno, tu esencia, tus estados emocionales y mentales, darles forma y expresarlos.

Carl Jung conocido psiquiatra, manifestó que los mandalas eran representaciones de nuestra mente consciente e inconsciente. Por  lo mismo los utilizaba con fines terapéuticos con la finalidad de detectar desordenes emocionales y sanarlos.

A mí en lo particular me encantan los mandalas y ya he experimentado el pintarlos, fue en un momento de mi vida que atravesaba por muchos cambios y sin siquiera pensarlo un día comencé a pintar…, me entretenía, me relajaba, sentía que me expresaba. Ahora lo he dejado, pero creo que ha llegado el momento de retomarlo.

Buscando más información sobre el tema, encontré esta entrevista, realizada por el sitio “Básico con estilo” que te adjunto textual, para que de esta forma entendamos un poco más sobre los mandalas, y podamos nutrirnos de esta técnica y su infinidad de beneficios a veces desconocidos.

_____________________________________________________

¿Qué son los mandalas?

La palabra Mandala viene del sánscrito, que significa “círculo sagrado” y son círculos que nos llevan a nuestra esencia, a la totalidad e integración. Desde miles de años, los humanos hemos diseñado y pintado Mandalas con distintos objetivos. Lo usaron los Egipcios, Celtas, Chinos, Judíos, pero fueron los Tibetanos quienes les dieron un significado sagrado, como una herramienta de trabajo al camino de la sabiduría. En una época más contemporánea, Carl Jung, siquiatra suizo, investigó sobre el efecto de los Mandalas en el comportamiento de los hombres, siendo él su primer paciente. Jung se fascinó al ver que en sus propios sueños y en el de sus pacientes aparecen Mandalas, casi siempre cuando intentaban establecer la unidad interior.

Hoy, es una poderosa herramienta de autoconocimiento que nos permite realizar una meditación activa. Nos conecta ambos lados de nuestro cerebro a través de sus formas y colores, provocando cambios significativos en nuestro autoconocimiento y en la forma en que comenzaremos a ver nuestro mundo.

¿Cuál es el beneficio de pintar mandalas?

Son muchos los beneficios que obtendremos al pintar mandalas, comenzando por: Eleva nuestra alma y promueve la apertura de conciencia, tanto de uno mismo como de la vida. Nos facilita la meditación. Generan buena salud y bienestar. Aumenta la concentración y centra la conciencia. Ayuda a superar bloqueos y patrones erroneos en tu vida diaria.  Equilibra ambos hemisferios del cerebro. Ayudan a alcanzar todo nuestro potencial. Estimulan tu pensamiento creativo y tus habilidades innatas para resolver problemas.  Alinean tu cuerpo, mente, corazón y espíritu en armonía.

¿Cuál es la función que cumple en la meditación?

Nos ayuda a una meditación activa, a calmar nuestra mente y aquietar nuestras emociones, controla estados de stress y ansiedad, nos tranquiliza, logrando sentimientos de felicidad. Por lo anterior, podemos deducir que lo importante no es el fin, si no, el proceso de pintar el mandala.

¿Cómo debo pintarlos? Debo seguir alguna indicación especial o bien dejar fluir?

Eso siempre dependerá de lo que quieres lograr con el mandala. Mi recomendación es que elijas un mandala con el que te sientas más cómodo, sentarse en un lugar tranquilo, idealmente con música, prender alguna vela, incienso o algún aroma, todo lo anterior nos ayuda a preparar nuestro interior y empezamos a conectarnos con el que será nuestro mandala.

Podemos pintar con los materiales que más nos gusten, lápices de colores, lápices de cera, plumones, acrílicos,etc. Comenzaremos a pintar desde el centro hacia afuera, de forma ordenada e iremos eligiendo los colores en forma intuitiva, dejando fluir nuestros pensamientos. Al finalizar, les recomiendo colocar la fecha en que lo terminaron y un título.

¿Es recomendable para todas las edades?

Por supuesto. A los niños les ayuda aumentar la concentración, por lo que es muy bueno para los que tienen déficit atencional. Trabaja la capacidad de asombro y amplía su creatividad encontrando soluciones a los desafíos que se les presentan. Mejora la autoestima, la relación consigo mismo y con los demás.

Para los adultos mayores se utiliza para ayudar en la prevención del Alzheimer, ya que ejercita el cerebro a través de las formas, colores  y la conexión de los adultos con sus recuerdos. Se ha demostrado que la realización de esta tarea favorece la psicomotricidad fina, la relajación y el sentimiento de utilidad y autoestima.

Quisiera aprovechar para recomendar a los padres, pintar mandalas con sus hijos. La relación y la comunicación mejora. Se desarrolla un lenguaje especial y distinto entre ambos, facilitando la expresión de sentimientos entre ambos.

¿Qué consejo podrías darnos a la hora de querer trabajar con mandalas?

Antes que nada, sentir que lo hacemos desde el corazón, pensando que cada línea y cada color es parte de nosotros, de lo que tenemos dentro y que a veces, ni nosotros conocemos. Es importante utilizar materiales y mandalas con los que nos sintamos cómodos. Finalmente, dejar que todo fluya, los colores y las formas. www.mandalaschile.cl

________________________________________________________________________________

Ahora para finalizar, como te había indicado más arriba, te dejo algunos libros de mandalas para adultos y niños.

Mandalas para niños:

Mi primer libro de Mandalas Ve y compra en Amazon

C_Mandalas.indd

Taller De La Calma. (Colección libros con mandalas y temas específicos) Ve y compra en Amazon

978846960459 (1)

Para Despertar La Creatividad De Los Niños Taller De Mandalas Ve y compra en Amazon

51ljwCO7UVL._SX463_BO1,204,203,200_ (1)

 Haciendo clic en este enlace podrás acceder a muchos más con diversos temas y diseños entretenidos. Tú junto a tus hijos podrán elegir según sus preferencias: Libros Mandalas para Niños

Mandalas para adultos: 

En esta categoría quiero mencionar a  Claudette Jacques , autora de diversos libros de mandalas, cada uno enfocado a trabajar temas específicos  como: La autoestima, el amor, superar los miedos, cultivar la alegría, atraer la abundancia, para acompañar la sanación, acompañar el embarazo, aceptar los cambios, para vivir en el momento presente, para desarrollar la gratitud…, y muchos más.

En este enlace puedes acceder a compras y más información de su colección: Mandalas de Claudette Jacques

20120906041138

Y aquí te dejo más libros para elegir: Libros mandalas para adultos

Espero que toda esta información te haya ayudado a entender un poco más el maravilloso mundo de los mandalas.

Entonces…, lo único que necesitas son ganas y dejarte llevar. Te invito a que crees y pintes tu mundo junto a tus hijos.

                                          1932487_10205060856181554_3718532437824620895_n (1) (4) Autora: Evelyn E.

Creadora de la página Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación. 

                                                                 logo

 

 

“La arteterapia te ayuda a crearte de nuevo a ti mismo”, Miquel Izuel, arteterapeuta

LV_20150414_LV_FOTOS_D_54429909356-992x558@LaVanguardia-Web

¿Qué es la arteterapia?
Una disciplina de trabajo con la persona mediante herramientas artísticas.

“No sé hacer nada”, le dirá más de uno…
“Una cualidad preciosa… y muy rara”, replico. Y le propongo probar si es el primero que “no sabe hacer nada”.

¿Y qué sucede?
Acaba siendo autor, autor de su propia experiencia. La experiencia de sentirse vivo.

No todos tenemos pericias artísticas…
Al final siempre oigo: “¡He hecho algo que no pensaba que haría!”. Sí: en ¡todos! palpita la capacidad de expresar lo que somos.

¿Y qué somos?
No etiquetas: tú no eres periodista

¿No?
Tú eres también periodista, como aquel otro es también tetrapléjico…, pero ¡no es tu esencia! La arteterapia aflora esa esencia.

¿Con qué consecuencias?
¡Paliar sufrimiento! El paciente llega porque sufre. La arteterapia desconecta el córtex del cerebro profundo, emocional… y el paciente siente, y esa experiencia le procura un sentido nuevo. Y eso es sanador.

Lo entenderé mejor con un caso real.
Una madre trajo a su niña de 6 añitos, adoptada. Por una dolencia, la niña padecía incontinencia de esfínteres. Había que cambiar pañales a cada momento. La madre, trastornada, me soltó: “Yo no la compré para eso”…

Buf…
¡La madre sólo veía el síntoma, el problema! No veía a la niña… Me la dejó. La niña cogía plastilina, hacía bolitas y las aplastaba con la palma de la mano contra un papel. A veces se dormía. Y luego seguía…

¿Y eso?
No interpreto. Acojo, facilito. Y la niña empezó a pedir a la madre cambiarse sola… Y un día la niña recorrió con la yema del dedo el perímetro de esta sala y dijo: “Ya está”.

¿Ya está?
Sí. La niña dejó de tener incontinencia. Y… pudo contener a su madre. La niña… creó.

¿Qué creó?
Una experiencia autotélica, por sí misma, en sí misma. La niña se creó a sí misma. Toda experiencia mediada por un material es arteterapia. Experimentar, sentir…: ¡eso es!

¿Qué tipo de pacientes le consultan?
Niños con TDAH, chicas con anorexia y trastornos alimentarios, adultos con neurosis obsesivas, con psicosis… Sirve también para presos, ancianos…

¿Y qué hace usted?
¡Tener fe absoluta en la persona y en sus capacidades! Están ahí… y florecen. No trabajo con dificultades, sino con capacidades.

¿Me cuenta otro caso?
Una señora maniaco-depresiva sufría mucho. Oía voces de los otros… Estaba bloqueada. Un día cometí un lapsus: la llamé Alicia. Sorprendida, me dijo: “¡Ah, leí ese libro de niña, lo había olvidado!”. Y los recuerdos se amontonaron y se puso a escribirlos…

¿Escribir es arteterapia?
Escritura, lectura, escultura, música, pintura, títeres, canto, fotografía, vídeo, baile…

¿Qué escribió la mujer?
Cómo se escondía para leer, el olor del melocotón que comía mientras leía, el placer de esconderse en el jardín, en verano, en invierno… ¡Textos bellísimos!

¿Literariamente bueno?
Sí, de hermosa poética: lo sanador es que afloró una emoción, que ella la percibió y que generó una realidad…: ¡creó! Se recreó.

¿Con qué resultado terapéutico?
Dejó de ser prisionera de su sufrimiento. Llegó sintiendo que unos hilos internos la aprisionaban, ahora los sentía de colores y poco tirantes… “Cuando me muera… quiero irme con ellos”, me dijo un día…

Se emociona…
¡Su sufrimiento se aflojó! Sí, me emociono…

¿Qué lectura hace?
“¡Es una pena si sólo estás cuerdo!”, dijo Winscott… Que una desorganización interna sirva para reconstruirte a ti mismo.

¿Eso es creatividad?
No se trata de ser creativo, ¡sino de ser creador! De crearte. ¡Y para eso no hay recetas!

¿No?
“Dejad que los sueños ocupen el lugar que merecen”, dijo Fernando Pessoa, y añadió: “Necesito dormir para poder despertar”.

Cíteme otro pensamiento inspirador.
Me gusta mucho el escultor Chillida, que dijo: “Newton desmiente a Galileo y Einstein desmiente a Newton…, ¡pero yo no tengo necesidad de desmentir a Velázquez”!

¡Bravo!
Regálate oportunidades. Sal de tu comodidad, crea otra narrativa. Perder lo conocido es ganar lo que puedes llegar a ser. Pregúntate: “¿Tengo algo diferente que decirme?”

¿Se lo pregunta usted?
Sí, cada vez que me piden un artículo, ja, ja… Y cada noche, antes de dormirme, me pregunto: “Hoy…, ¿me he sentido vivo?”.

¿Y?
¡Muchas veces no! No importa. Todo es tan precioso, tan fugaz… ¡Eso es lo bonito! Una vez creí ver el rayo verde en un crepúsculo… Raro, extraordinario, único… Una pulsación sólo, nada que capturar. ¡Y ya está! La condición de que exista es que desaparezca.

Entrevista en LA CONTRA

Fuente: PLANO SIN FIN